La última república del mundo nació en el Caribe

Después de casi 400 años, Barbados le dijo adiós a la monarquía parlamentaria y a la reina Isabel II

La república más joven del mundo es cien kilómetros cuadrados de superficie más pequeña que Montevideo y tiene aproximadamente la mitad de habitantes que Canelones. Es un paraíso ubicado en las Antillas, bañado por aguas atlánticas y caribeñas, que antes de la pandemia recibía turistas que casi cuadriplicaban su población estable, y que el 30 de noviembre completó su independencia, iniciada en 1966, abandonando el régimen de monarquía parlamentaria con la venerable reina Isabel II como jefa de Estado. Es Barbados, el del pasado azucarero y esclavista, el del ron más refinado del mundo y la tierra natal de la estrella internacional Rihanna, mucho más conocida en el mundo que su primera ministra, Mia Mottley, y que su presidenta, Sandra Mason.

El cambio de estatus a república, anunciado oficialmente en 2020 y añorado desde muchos años atrás, fue sin sangre, lo que no es poco tomando en cuenta los antecedentes mundiales en estas cuestiones (ver aparte). Tan sin sangre fue que el propio príncipe Carlos, el heredero de la Corona británica, estuvo presente en la ceremonia en la que Mason, de 73 años y hasta entonces gobernadora general, asumió como primera presidenta de la historia en Bridgetown, la capital, que con sus 108.000 pobladores es el principal puerto y principal centro comercial del país. La reina Isabel II, que en 69 años de reinado solo visitó la isla en dos ocasiones, mandó su beneplácito.

Es el fin del yugo colonial, sí, pero los 480 kilómetros cuadrados y los 280.000 habitantes de Barbados, una de las islas más prósperas del Caribe, seguirán siendo parte de la Commonwealth, la mancomunidad de 54 naciones que comparten lazos históricos con el otrora Imperio británico. De alguna forma se mantiene el cordón umbilical.

“Hoy el debate y el discurso se han convertido en acción. Hoy ponemos nuestra brújula en una nueva dirección, basándonos en los éxitos de los últimos 55 años y animados por la confianza generada por nuestros triunfos y logros”, dijo Mason —abogada y jurista— en su discurso inaugural. “A medida que viajamos hacia adelante, debemos evitar la trampa de simplemente revivir y confiar en los logros pasados como nación. En su lugar, debemos perfeccionar la definición del Estado y de la marca Barbados en un mundo más complejo, fracturado y turbulento”, agregó.

Como manera de imponer esa marca naciente en el mundo, las dos personalidades más famosas de Barbados estuvieron en la ceremonia y recibieron la distinción de “héroes nacionales”. Una de ellas es Rihanna, de 33 años, la estrella pop nacida en Saint Michael, una de las 11 parroquias en las que está dividido el país (vestigios de la Iglesia anglicana), considerada una de las figuras más influyentes del mundo del espectáculo en lo que va del siglo y, por lejos, la barbadense más universal. El otro es Garfield Sobers, de 85, uno de los mejores jugadores de cricket de todos los tiempos (el deporte más popular en Barbados y que pasa totalmente desapercibido fuera del mundo británico).

Rihanna ha entendido mejor que nadie el espíritu de estos tiempos y se cree que ha aportado algo más que un granito de arena para dar este paso. En marzo de 2020 posó en la revista Vogue con un durag, una prenda que los esclavos se colocaban en la cabeza. Y mucho de esto tiene que ver con dejar ese pasado atrás.

Pasado esclavista. Portales especializados en turismo como el de Costa Cruceros sostienen que las playas de Barbados, de arena fina y blanca y aguas turquesas donde nadan tortugas carey y tortugas laúd, son las “más hermosas del Caribe”. Buscar en Google Rockley, Bathsheba, Crane, Welches o Dover seguido por “beach” es la mejor prueba. Son cien kilómetros de costa bellísima, a lo largo de todo el perímetro de la isla; son particularmente atractivas las playas bañadas por ese mar tropical, ya que las atlánticas, también muy hermosas, son afectadas por corrientes más fuertes y eventualmente peligrosas. Aproximadamente un millón de turistas visitaban la ahora república al año, resultando su principal fuente de ingresos. Ahora se está tratando de volver a niveles prepandemia. 

El ron de Barbados, cuyo origen está situado circa 1650, había ubicado a esta isla en el mapa cuando aún era un enclave del comercio de esclavos y una fuente aparentemente inagotable de azúcar para el mundo. De hecho, el Morgan Lewis Windmilles es uno de los dos molinos de azúcar aún operativos a escala global, todo un monumento histórico de la isla.

Durante la época de la colonización, Barbados aparecía como una isla despoblada, o poco pero peligrosamente poblada. Los españoles temían instalarse por la presencia de los indios caribes, presuntamente caníbales. Los exploradores portugueses le dieron el nombre a la isla de Os Barbados, por las higueras del tipo Ficus citrifolia, que tienen raíces colgantes que asemejan barbas. Así la bautizó el pionero luso Pedro Campos en 1536. Pero su historia moderna comenzó el 14 de mayo de 1625, cuando una avanzada británica al mando del capitán John Powell la reclamó para el rey Jacobo I al no encontrar ningún vestigio humano.

Comenzaba así una historia de 396 años que recién hace pocos días culminó. El primer enclave británico fue de un centenar de personas entre los cuales había una decena de esclavos, en febrero de 1627. Fundaron Saint James Town, la primera población del país, hoy Holetown.

“Lo que estamos haciendo ahora es un cambio simbólico y psicológico, porque si pensamos en el mandato británico, también pensamos en esclavismo. No los podemos separar. Durante mucho tiempo Barbados fue un líder mundial en producción de azúcar y ron, pero mucho de eso provenía de un sistema de esclavitud”, dijo a BBC Mundo el historiador barbadense Henderson Carter. La esclavitud es un estigma en la historia de la isla. Eso hizo que no pocos se molestaran con la presencia del príncipe Carlos en la magna ceremonia del 30 de noviembre, donde además recibió la Orden Honoraria de la Libertad de Barbados.

La alusión del príncipe Carlos a “las espantosas atrocidades de la esclavitud”, sobre todo para trabajar en las plantaciones de caña de azúcar, no morigeraron esas críticas. Según The Independent, el país —que tenía un código de trata escrito en 1961, el Barbados Slave Code— construirá “un museo de la esclavitud transatlántica con la colección más grande de registros de esclavos británicos fuera del Reino Unido”. Este estará en el Cementerio de Esclavos Newton en Christ Church, en las afueras de Bridgetown.

Hoy, 93% de la población de Barbados es afrodescendiente; en este caso concreto, descendiente de esclavos africanos.

Se estima que 600.000 africanos fueron arrancados de sus tierras y llevados a trabajar como esclavos a Barbados a lo largo de dos siglos. El comercio de azúcar (la isla era responsable de aproximadamente la mitad de la que llegaba a Europa), favorecía esta trata. Y fue tan fuerte el sometimiento que Barbados tuvo, al igual que el Imperio romano, su Espartaco. Bussa era un hombre del oeste de África que siendo muy joven fue capturado por mercaderes europeos y vendido a Barbados a fines del siglo XVIII. Si bien este comercio había sido abolido en 1807, las condiciones seguían siendo terribles. Como mayoral de una plantación en Bayley, tenía ciertos privilegios que le permitieron organizar una revuelta. Esta ocurrió en abril de 1816. Bussa murió en combate, como otros 50 esclavos bajo las balas del ejército de Su Majestad. Más de 200 fueron ejecutados y un número no precisado fueron mutilados.

En todo el Imperio británico, la esclavitud fue abolida en 1834, aunque en territorios como Barbados se estableció una “prórroga” de seis años. Recién en 1985, en Bridgetown, se erigió la Estatua de la Emancipación de Bussa. Desde 1998 es héroe nacional.

Quien en 2020 fue bajado del pedestal de héroe nacional en Barbados fue el vicealmirante Horatio Nelson, el héroe de Trafalgar, en 1805. Su estatua, erigida en 1813, fue retirada el 16 de noviembre del año pasado, a pedido de la población, porque su indiscutible genio como estratega naval según los historiadores europeos no tapaba su faceta de esclavista y supremacista blanco. El contexto internacional, en el año de las movidas mundiales por el Black Lives Matter, ayudó a dar ese paso.

Influir a otros. Otro 30 de noviembre, pero de 1966, 55 años atrás, Barbados había obtenido una independencia “negociada” con el Reino Unido. Sin embargo, además de seguir siendo parte de la Commonwealth, la forma de gobierno elegido fue la monarquía parlamentaria y constitucional. Eso  convertía a la reina Isabel II en su jefa de Estado, que en esa isla estaba representada por un gobernador general. La última persona en ocupar ese cargo, hasta el 30 de noviembre, fue la ahora presidenta Sandra Mason.

Según enumeró Carter a la BBC, eso le daba poder ejecutivo a Isabel II, cuyos retratos estaban en los edificios oficiales; los ministros y jueces designados por el Parlamento le debían lealtad a ella, la denominación oficial de la Policía era Real Fuerza de Policía y la de la cárcel era La Prisión de Su Majestad.

Más allá de esos cambios, lo cierto es que Barbados seguirá en la Mancomunidad de Naciones, decisión que Carter calificó de “excelente” y “estratégica” en la citada entrevista. “El país debe jugar un rol de liderazgo en la Commonwealth. Barbados es reconocida como una nación democrática líder, como una nación que ha tenido elecciones desde 1966. En términos de ese liderazgo democrático, tenemos que contribuir al desarrollo de la Commonwealth. Quedarse en la Mancomunidad es un movimiento muy importante porque Barbados es considerada por el mundo como un país negro líder”, justificó. 

Esa influencia, aventuró, puede motivar a varios de los integrantes de la Commonwealth que estaban en su misma situación, tales como San Vicente y las Granadinas, pero también a países más grandes como Jamaica, Nueva Zelanda, Australia y Canadá, todas ellas monarquías constitucionales pero que tienen aún hoy a Isabel II como su jefa de Estado.

“Barbados no está haciendo nada nuevo, pero lo que está haciendo es de suma importancia”, dijo el primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves, en declaraciones a la agencia EFE. “Tengo la esperanza de que, en mi vida, todos o la mayoría de los países independientes de Caricom (Comunidad del Caribe) pasen de un sistema monárquico a uno republicano”. Este jefe de Gobierno piensa en Antigua y Barbuda, las Bahamas, Belice o Granada, por ahora con un estatus diferente al de Guyana (república desde 1970), Trinidad y Tobago (1976), Dominica (1978) y ahora Barbados.

Una cosa es cierta: Barbados ha sido protagonista de todos los intentos regionales de organizarse, sea en la desaparecida Federación de las Indias Occidentales, la Asociación de Libre Comercio del Caribe o la Caricom. Se cree que este deseo reivindicativo de romper con el pasado esclavista, potenciado por movimientos como el nombrado Black Lives Matter y el activismo de Rihanna, es uno de los grandes catalizadores de esta decisión. El otro motivo esgrimido por distintos analistas es que las autoridades isleñas ven con buenos ojos a China, que ha manifestado crecientes intereses en el lugar. Negociar con el gigante asiático siempre será mejor sin la Corona británica poniendo reparos. Explotar el turismo y su sistema financiero, el que ha hecho que la Unión Europea lo haya incluido y retirado periódicamente de su listado de paraísos fiscales, conforman otra base para cimentar el futuro.

LAS OTRAS REPÚBLICAS MÁS JÓVENES

Sudán del Sur – 2011

Dos brutales guerras civiles y dos millones de muertos derivaron en la partición de Sudán, el país más grande de África. Un acuerdo de paz en 2005 entre el norte, predominantemente musulmán, y el sur, cristiano animista, derivó en un referéndum de independencia que arrojó un insólito 98,83% pidiendo la creación de un nuevo país.

Kosovo – 2008

La Guerra de los Balcanes es una herida aún abierta. Según compaginó el medio digital español El Confidencial, el Ejército de Liberación de Kosovo pasó en cuatro años de ser un grupo terrorista a estar apoyado por la OTAN contra la dominación Serbia. Tras varios fracasos en las negociaciones, el Parlamento kosovar votó unilateralmente su independencia, no reconocida por todos los países.

Timor Oriental – 2002

En 1975, esta porción de una isla en el archipiélago malayo pasó de estar bajo el yugo colonial portugués a la dominación indonesia, que causó la muerte de unas 100.000 personas en 25 años. El derrocamiento del dictador Suharto dejó paso a negociaciones, intervención de Naciones Unidas, una guerra civil breve, y finalmente el nacimiento de la primera república en el siglo XXI.

PERSONALIDADES

Rihanna nació en Barbados, donde vivió hasta sus 16 años. Además, hay otras personalidades muy famosas en el mundo del espectáculo cuyos ancestros provienen de la isla. Entre ellos está el actor Cuba Godding Jr. y el rapero LL Cool J, ambos estadounidenses (ambos de abuelos barbadenses); o los futbolistas ingleses Ashley Cole y Paul Ince (en estos dos casos, sus padres eran los nativos).