¡Hola !

En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
$ Al año*
En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
* Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

¡Hola !

En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
$ por 3 meses*
En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
* A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

Todo lo que está mal con la secuela de Sex and the City

Desde la emisión del primer episodio de And Just Like That la serie ha tenido desde la posibilidad de una demanda por parte de una marca hasta denuncias por violación contra Chris Noth, el actor que interpreta al célebre Mr. Big

Desde la emisión del primer episodio de And Just Like That la serie ha tenido desde la posibilidad de una demanda por parte de una marca hasta denuncias por violación contra Chris Noth, el actor que interpreta al célebre Mr. Big

Hace exactamente un año, Sarah Jessica Parker posteaba un video enigmático sobre la ciudad de Nueva York en el que dejaba entrever que Sex and the City tendría una nueva temporada, 17 años después de la emisión de la última. Serían las mismas protagonistas —salvo por Samantha, Kim Cattrall— pero el título sería And Just Like That. Casi un año después se estrenó por HBO Max el primer episodio, Hello It’s Me (Hola soy yo), y, desde entonces, una seguidilla de sucesos inesperados en torno a la trama y a los protagonistas, algunos escandalosos y otros no tanto, han mantenido a la serie entre los trending topics y a sus productores en vilo. Como un castillo de naipes, una vez caída la primera carta estaban destinadas a caer todas las demás.

Advertencia: esta nota contiene spoilers.

9 de diciembre. Se emiten los primeros dos episodios de And Just Like That por HBO Max, el primero de ellos con un final que da que hablar. Después de mostrar que el esquivo Mr. Big (Chris Noth) y Carrie (Sarah Jessica Parker) llevan finalmente una armoniosa vida de pareja, sin hijos y en un idilio sostenido, él muere abruptamente. ¿El motivo? Un ataque cardíaco a punto de entrar a la ducha luego de una sesión aeróbica intensa en una bicicleta fija marca Peloton (un sistema de entrenamiento de lujo que comercializa aparatos acompañados de videos). “Y así como así, Big murió”, termina diciendo la voz en off. Y así como así, también, las acciones de Peloton caen más de 11% en un día.

11 de diciembre. Los rumores empiezan a circular. ¿La compañía Peloton demandaría al programa por asociar el ejercicio con sus máquinas con la posibilidad de sufrir un accidente cardiovascular? ¿Estarían al tanto del uso que le darían a su marca?

Mientras tanto, se habla también de la ausencia de Samantha y de cómo los guionistas la resolvieron narrativamente. Según deslizan aquí y allá Carrie, Charlotte (Kristin Davis) y Miranda (Cynthia Nixon) en esos dos primeros episodios, la publicista se ha instalado en Londres por asuntos laborales y, aunque la amistad a la distancia no es la misma, el personaje aparece, por ejemplo, a través de las flores que envía para el velorio de Big. La verdad detrás del no de Cattrall para participar en esta continuación de Sex & the City tiene que ver con viejos rencores entre ella y Parker (que se remontan a principios de los 2000 y tienen que ver con la diferencia salarial entre ambas, dado que Parker se volvió productora de la serie en su tercera temporada). Con la misma seguridad con la que rechazó el papel de Samantha en la tercera película, que precisamente por eso no llegó a filmarse, declinó la propuesta de participar en And Just Like That. Dos días después de su estreno, la actriz posteó en sus redes sociales una foto tomando un aperitivo en un bar italiano en Toronto.

12 de diciembre. Tres días después de la muerte de Big en televisión, y en tiempo récord, Peloton despliega una estrategia menos combativa que una demanda y más eficiente. La compañía productora de Ryan Reynolds, Maximum Effort, filma y edita en un día y una noche un spot comercial en el que se ve a Chris Noth conversando en un ambiente romántico, frente a una estufa a leña, con la famosa instructora de Peloton, Jess King. “Me siento genial. ¿Deberíamos volverla a montar? La vida es demasiado corta para no hacerlo”, dice él, mientras la cámara se aleja y aparecen en el cuadro dos bicicletas de la marca. El anuncio parece ser la respuesta más astuta a la potencial publicidad negativa contra la marca.

16 de diciembre. Aún no se ha emitido el tercer episodio cuando The Hollywood Reporter publica una noticia que involucra, una vez más, a Chris Noth. Dos mujeres, una de 40 años y otra de 31, dicen haber sido víctimas de violencia sexual por parte del actor, hoy de 67 años. Con sus nombres cambiados para conservar el anonimato, relatan en el medio cómo, una en Los Ángeles en 2004 y la otra en Nueva York en 2015, optaron por no denunciar la violación seguras de que o no les creerían o sus trabajos vinculados a la industria correrían riesgo. “Estas historias podrían haber sido de hace 30 años o 30 días —no siempre significa no— esa es una línea que no crucé”, asegura el actor en su respuesta pública a las acusaciones. “Los encuentros fueron consensuados. Es difícil no cuestionar el timing en que salen a la luz estas historias. No sé con certeza por qué está apareciendo ahora, pero sí sé esto: yo no violé a estas mujeres”. Después de ellas al menos otras dos mujeres denuncian ataques de Noth.

17 de diciembre. A3 Artists, la agencia de talentos que representa a Noth, rompe el vínculo con el actor y Peloton también disuelve su flamante acuerdo comercial, bajando el spot de todas sus redes sociales.

20 de diciembre. Entertainment Arts Research Inc. (EARI), la empresa que estaba en negociaciones para adquirir la marca de tequila premium Ambhar —de la que Chris Noth es accionista mayoritario y embajador— por 12 millones de dólares, se abre de la transacción. “En este punto no tiene sentido para nosotros avanzar con este trato a la luz de la denuncias, que deben ser tomadas con la mayor seriedad”, dice el CEO de EARI, Bernard Rubin.

21 de diciembre. Todas las miradas están en las protagonistas de And Just Like That, que finalmente optan por compartir una declaración firmada por las tres en una historia desde la cuenta de Instagram de Parker. “Nos entristece profundamente escuchar las acusaciones contra Chris Noth. Apoyamos a las mujeres que se han presentado y compartido sus dolorosas experiencias. Sabemos que debe ser algo muy difícil de hacer y las felicitamos por ello”, escriben, y firman Sarah Jessica Parker, Kristin Davis y Cynthia Nixon. Un sobrio mensaje de respeto a las víctimas, sin ninguna evaluación personal del asunto.

Ese mismo día Universal Television, la productora del programa de televisión protagonizado por Queen Latifah, The Equalizer, anuncia junto con la cadena CBS que Chris Noth —que interpreta al exdirector de la CIA William Bishop en el programa— ya no filmará más escenas ni aparecerá en nuevos episodios.

23 de diciembre. Se emite un capítulo en el que, abruptamente, el personaje de Stanford (Willie Garson), íntimo amigo de Carrie, le deja una carta comunicándole su partida a Tokio con su amante, una joven estrella de TikTok a la que representa. El actor murió en setiembre pasado, en pleno rodaje de And Just Like That, y esta fue la intempestiva salida del show que los guionistas eligieron para el personaje. Un golpe de timón para la trama.

29 de diciembre. Una fuente cercana a Sarah Jessica Parker declara a Us Weekly cómo la “entristecieron” y le “rompieron el corazón” las noticias vinculadas a su compañero de reparto por años, Noth. “Ella es ferozmente protectora con Carrie Bradshaw y está furiosa porque ella y todos los demás en el programa han sido puestos en esta posición”, dijo. “No se trata del dinero, sino de su legado. Carrie tenía que ver con ayudar a las mujeres y ahora, bajo su mirada, las mujeres dicen que han sido lastimadas”. Ese mismo día The Washington Post publica una columna titulada Sex and the City ignoró malas conductas sexuales y está enfrentando las consecuencias.

5 de enero. Las críticas al programa exceden las denuncias contra Chris Noth. La serie despierta un debate sobre el retrato que hace And Just Like That de la mediana edad a través de Carrie, Charlotte y Miranda. The New York Times publica un artículo en el que pregunta: “¿Por qué el reinicio de Sex and the City está poblado por adultos que parecen perplejos por todo, desde la política hasta sus propios cuerpos?”. Claro que no hay consenso al respecto, y las críticas positivas equilibran la balanza.

6 de enero. Chris Noth es eliminado definitivamente de And Just Like That. Una escena ya filmada del capítulo final, en que se veía a Carrie esparciendo sus cenizas en el Pont des Arts de París ya no contará con el actor. Las imágenes, que lo mostraban como una aparición fruto de la imaginación de ella, como una despedida definitiva de su historia de amor, fueron suprimidas.