• Cotizaciones
    domingo 14 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    Con nombre de tango

    Paredón y Después, creada por el arquitecto Diego Montero con estilo loft, combina la casa de veraneo y el atelier del artista plástico suizo-argentino José Etchepareborda y su esposa, Claudia Zapata

    A media cuadra de la Ruta 10, en la calle Duende Azul de La Barra, una fachada de cemento gris y un portón rojo no revelan demasiado de lo que hay detrás: allí, en un espacio de 200 metros cuadrados, se combina la casa de veraneo con el atelier del artista plástico suizo-argentino José Etchepareborda y su mujer, Claudia Zapata. Descendiente de suizos, italianos y vascos, Etchepareborda nació y creció en San Isidro pero a los quince años se mudó con su familia a Ginebra, donde aún reside. Allí terminó el secundario —en el liceo Jean Calvin, el mismo en que se formó el escritor Jorge Luis Borges— y luego asistió a la escuela suiza de Bellas Artes. Pero al graduarse optó por un oficio más rápidamente rentable, el de head hunter —dedicado a la selección y reclutamiento de recursos humanos—, para solventar los gastos de su familia. Se había casado con una suiza y tenía dos hijos.

    Ya separado, conoció a Claudia Zapata —uruguaya, criada entre Carrasco y Shangrilá—, que llevaba tres años recorriendo Europa y trabajando como au-pair para sustentarse. Un día, José le dijo a Claudia: “Voy a seguir trabajando, pero a los 50 me retiro y me dedico a pintar”. Hoy llevan 25 años de casados y hace seis que Etchepareborda se dedica por completo a la pintura, con un estilo que define entre abstracto y figurativo. “Empecé con la abstracción y después pasé al figurativo, porque me da la posibilidad de plasmar momentos que me gustan”, dijo a galería. Cuerpos femeninos, y también perros y gatos se repiten en sus obras. “Los señalo como momentos de felicidad. Busco que queden plasmados momentos presentes de emoción feliz”, agregó.

    Si bien por su vaivén entre Europa y Uruguay —viene todas las temporadas— no tienen mascotas propias, en una casa de veraneo en Francia aparecieron varios gatos “de la nada”, que se instalaron y hasta tuvieron crías. En La Barra, por otra parte, desde hace seis años recibían la visita de la gata de una vecina, que al verlos llegar solía instalarse por la temporada en su jardín, pero este verano no apareció. “La extrañamos. Hasta ahora no nos dábamos cuenta de lo que los animales significan para nuestro equilibrio; es como una pieza que falta”, agregó Zapata.

    La casa que tienen en La Barra es Paredón y Después, y este año celebra una década. La construcción, diseñada por el arquitecto argentino Diego Montero, integra atelier y espacio personal porque la pareja se propuso recibir a los interesados en su arte desde el living de su casa. Una cocina con barra digna de una discoteca encabeza una sala de estar, y allí se ya se pueden ver varios cuadros que el artista creó inspirado en el tenista Roger Federer, según Etchepareborda, el suizo que más se destaca en estos tiempos.

    Se trata de un espacio pensado para recibir público, y de hecho allí se organizó una de las inauguraciones del circuito artístico Gallery Nights, que Paredón y Después integró hasta hace dos años. Actualmente, el atelier está abierto al público pero con coordinación previa a través de [email protected].

    El fondo, con jardín y parrillero, también invita a recibir visitas, algo que pidió la pareja a su arquitecto desde el inicio. Pero a pesar de sus 200 metros cuadrados, la edificación tiene solo un dormitorio —en la planta alta, en estilo loft, con el baño personal de la pareja y una amplia terraza—, quizás para desalentar­ la presencia de huéspedes inesperados y reservar las noches para la calma.

    En el exterior de la construcción prima la piedra, mientras que por dentro lo hace la losa de portland. Su estilo loft, con sus amplios ventanales y lucernarios, es un sello de Montero pero también un pedido de Etchepareborda, que como artista necesita un espacio donde siempre llegue luz natural, pero sin que eso implique la entrada directa del sol. Montero, que también pinta, supo comprender la demanda a la perfección, según destacó la pareja. 

    GALERIA
    2017-02-12T00:00:00