¡Hola !

En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
$ Al año*
En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
* Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

¡Hola !

En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
$ por 3 meses*
En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
* A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

Así es el café atendido por robots en Tokio

Con camareros electrónicos controlados de forma remota por trabajadores discapacitados, DAWN Avatar Café está dando forma a un futuro más inclusivo

La idea de un bar atendido por robots normalmente provocaría bromas nerviosas acerca de que los androides se apoderaron del mundo, pero la empresa de tecnología Ory Lab marca la diferencia con visión e innovación, derribando el mito de que el trabajo humano será desplazado por ellos.

Nombrado DAWN Avatar Robot Café (DAWN es un acrónimo de Diverse Avatar Working Network), aquí quien recibe y saluda al llegar es un robot y quienes atienden las mesas, también. Todos cuentan con una cámara, un micrófono y un altavoz que se operan de forma remota, siempre que se cuente con una conexión web. Se trata de un modelo revolucionario para personas con discapacidades u otras limitaciones a los que se les dificulta aceptar trabajos convencionales.

Aunque Ory Lab ha abierto varios cafés temporales en la ciudad, DAWN es su primer lugar permanente, experimental, inaugurado a principios de 2021 con financiación colectiva y patrocinios corporativos. Pronto se convirtió en un destino popular para amantes del café y la realidad virtual en Tokio, pero han ido también expandiendo su oferta al colaborar con artistas y diseñadores para crear mundos virtuales que ofrecen experiencias inmersivas.

<em> DAWN se convirtió en un destino popular para amantes del café y la realidad virtual en Tokio. </em>DAWN se convirtió en un destino popular para amantes del café y la realidad virtual en Tokio. 
<em>Los robots, que tienen cámara, micrófono y altavoz, reciben y atienden a los clientes. </em><em>Foto: Gabriela Pallares </em>Los robots, que tienen cámara, micrófono y altavoz, reciben y atienden a los clientes. Foto: Gabriela Pallares 

El lugar es luminoso, posee una barra de bienvenida y preparación de bebidas, varias mesas con robots de menor escala, y líneas demarcadas en el piso con corredores de circulación clara para los simpáticos bots de 1,20 metros de altura, que pasan saludando y llegan a la mesa a servir el pedido en una bandeja incorporada. Lo más parecido a Robotina de Los Supersónicos… 40 años después. 

Próximo al mediodía, el ambiente parece llenarse con mesas de turistas, gente teletrabajando, familias y hasta alguna reunión de ejecutivos abstraídos en su conversación. Es agradable hablar con los pilotos de los OriHime, como se llaman estos robots, lo que demuestra la importancia de integrar el factor humano con la tecnología de punta. Son personas de todo Japón e incluso de Australia. Con la ayuda de iPads, pueden ver y comunicarse con los clientes, tomar sus pedidos y charlar sobre su historia y contarles desde dónde se están conectando.

<em> DAWN Avatar Café en Tokio. Foto: Gabriela Pallares</em>DAWN Avatar Café en Tokio. Foto: Gabriela Pallares
<em>Foto: Gabriela Pallares </em>Foto: Gabriela Pallares 
<em>Foto: Gabriela Pallares </em>Foto: Gabriela Pallares 

Con un sistema de última generación que permite a los miembros remotos del personal iniciar sesión en cualquier robot de la cafetería, los pilotos pueden saltar entre diferentes puntos de acceso dependiendo de dónde los necesiten sin tener que moverse físicamente. Cuando no están atendiendo a los clientes, pueden iniciar sesión en los robots estacionados en la trastienda para ocuparse de temas técnicos de funcionamiento.

El camino a la innovación. Aki Yuki, cofundadora y directora de Operaciones de Ory Lab Inc., ha amado la ciencia desde que era una niña pequeña. Durante su período escolar obtuvo varios premios en ciencias y fue distinguida en 2006 por el Ministerio de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología (el premio más importante) por su investigación sobre dinámica de fluidos en el Japan Science & Engineering Challenge (JSEC).

Pero Yuki tuvo que ser hospitalizada durante un período prolongado con tuberculosis, lo que le impidió participar en la Feria Internacional de Ciencia e Ingeniería de Intel (ISEF). Al año siguiente, en 2007, volvió a presentarse y ganó premio utilizando su decepción anterior como trampolín. En ese momento, Yuki se hizo amiga de Kentaro Yoshifuji, ganador del premio en 2004, quien luego se convirtió en director ejecutivo de Ory Lab Inc.

<em>Con la ayuda de iPads, las personas que manejan los robots pueden ver y comunicarse con los clientes, tomar sus pedidos, charlar sobre su historia y contarles desde dónde se están conectando. </em><em>Foto: Gabriela Pallares </em>Con la ayuda de iPads, las personas que manejan los robots pueden ver y comunicarse con los clientes, tomar sus pedidos, charlar sobre su historia y contarles desde dónde se están conectando. Foto: Gabriela Pallares 
<em>Foto: Gabriela Pallares </em>Foto: Gabriela Pallares 

Yoshifuji también la pasó muy mal con una enfermedad que lo obligó a ausentarse mucho durante la primaria y secundaria. Tenía ya una idea: usar un robot para combatir el aislamiento social. Los dos amigos se llevaron bien de inmediato al compartir esas inquietudes y antecedentes personales, y decidieron lanzar el proyecto del robot alter ego, junto con otras personas con las que tenían amistad a través de JSEC. El prototipo de OriHime fue terminado en 2009, pero recién en 2013 lograron producirlos en masa y ofrecerlos en el mercado a través de un modelo comercial de alquiler mensual. Actualmente proporcionan OriHime a grandes empresas que promueven activamente el teletrabajo, así como a hospitales y particulares.

<em> La empresa de tecnología Ory Lab tiene la misión de dar herramientas y accesibilidad a discapacitados, adultos o impedidos de trabajar presencialmente es un aporte significativo para mejorar esos comportamientos y tendencias. </em>La empresa de tecnología Ory Lab tiene la misión de dar herramientas y accesibilidad a discapacitados, adultos o impedidos de trabajar presencialmente es un aporte significativo para mejorar esos comportamientos y tendencias. 
<em>Los robots de Ory Lab pueden acompañar a los humanos, jugar con ellos y ayudarlos en distintas actividades. </em>Los robots de Ory Lab pueden acompañar a los humanos, jugar con ellos y ayudarlos en distintas actividades. 
<em>Kentaro Yoshifuji, CEO de Ory Lab Inc.</em>Kentaro Yoshifuji, CEO de Ory Lab Inc.

La firma Ory Lab declara en su web combatir la soledad y la falta de diálogo con la robótica. Sus dispositivos dan idea de presencialidad en ambos sentidos y así, desde chicos que no pueden asistir al colegio, gente que no puede ir a su lugar de trabajo o adultos mayores que quieren comunicarse con amigos y familia pueden tener una alternativa para hacerlo.

Esta compañía, además, ha desarrollado OriHime Eye, un dispositivo de comunicación para pacientes con discapacidades físicas graves que solo pueden mover los ojos, las yemas de los dedos y realizar otros pequeños movimientos muy limitados. El control de la computadora se realiza con un software que reproduce un teclado analógico transparente en la pantalla. El dispositivo de entrada de línea de visión, también conocido como sistema de seguimiento ocular, desarrollado en cooperación con pacientes con esclerosis lateral amiotrófica (ELA), entre otras enfermedades, lo ayuda a ingresar caracteres y leerlos en voz alta usando el dial transparente con sus ojos.

“OriHime es una tecnología que puede transmitir la presencia de una persona, su mente y sus sentimientos”, sentenció Aki Yuki.

La iniciativa también ha colaborado para que varios pilotos de robots trabajen para empresas importantes como Microsoft. 

Japón tiene una de las más altas tasas de suicidios a escala global (21.800 en 2022). El rol de Ory Lab de dar herramientas y accesibilidad a discapacitados, adultos o impedidos de trabajar presencialmente, es un aporte significativo para mejorar esos comportamientos y tendencias. “Todos llegaremos a una edad donde estaremos más aislados o dependientes de nuestra cama”, declaró su director, “no es bueno para la autoestima sentir que uno pierde valor, ni que solo puede recibir cuidado en vez de dar algo a cambio, y nosotros queremos hacer que eso cambie”.