¡Hola !

En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
$ Al año*
En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
* Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

¡Hola !

En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
$ por 3 meses*
En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
* A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

Los edificios tienden a ser dinámicos, adaptables y buscar generar comunidad

La tendencia indica que la arquitectura, tanto corporativa como residencial, se aleja de lo estático y cerrado, para darle espacio a lo híbrido e integrador

Un espacio de oficinas de 10.000 metros cuadrados, 300 unidades de residencia, zonas de entretenimiento, espacios verdes y estacionamiento. Este modelo de construcción resulta cada vez más habitual en las grandes ciudades del mundo, y se ha establecido como el gran desafío que hoy enfrentan los estudios de arquitectura y los desarrolladores inmobiliarios: crear edificaciones que combinen múltiples usos en una sola estructura. 

El fin principal tiene que ver con evitar el desplazamiento de las personas, de manera que en un corto radio puedan encontrar un lugar donde trabajar, comprar, comer y vivir. Esto se complementa con espacios públicos más amigables y funcionales que acaban integrándose a proyectos arquitectónicos, en diálogo con ese lenguaje de cohesión comunitaria. 

El futuro de la gestión urbana y corporativa radica en desarrollar espacios híbridos, con un esquema de superposición de funciones, en un marco sostenible que fomente el diseño innovador, la participación de buenas prácticas internacionales y la incorporación de últimas tecnologías. En este enfoque, los diferentes usos de un proyecto se combinan estructuralmente para crear experiencias nuevas y agregar valor a cada uno de los componentes. 

<em> El centro comercial Coal Drops Yard, varios edificios corporativos y residenciales, el complejo Gasholders y el Louis Cubitt Park son el nuevo polo de atracciones en Londres. Foto: Kings Cross FB</em>El centro comercial Coal Drops Yard, varios edificios corporativos y residenciales, el complejo Gasholders y el Louis Cubitt Park son el nuevo polo de atracciones en Londres. Foto: Kings Cross FB

En el universo corporativo. Esta tendencia se popularizó con claridad durante la pandemia, cuando empresas grandes y pequeñas debieron adoptar el trabajo remoto para poder continuar con sus actividades. A medida que se instaló la nueva normalidad, dejando atrás el distanciamiento social, los trabajadores volvieron a los espacios de oficina pero de forma híbrida. 

Esta modalidad llegó para quedarse: según la Organización Internacional del Trabajo, entre 20% y 30% de las personas de América Latina trabaja de manera remota. De aquí la importancia de que los espacios laborales ofrezcan algo más para atraer a los colaboradores. Ese plus se traduce en oficinas más dinámicas y lúdicas, con diseños cuidados que priorizan el confort y el contacto con la naturaleza. 

Hoy podemos decir que la flexibilidad es el denominador común que marca el vínculo entre las compañías y sus empleados, condición fundamental para retener talentos, ya que en este nuevo escenario las personas valoran lo híbrido en tanto modelo que les permite un mejor balance entre la jornada laboral y la vida personal. 

De igual modo, en contraposición a los modelos convencionales de espacios públicos aislados, surge con fuerza una nueva concepción de ciudad que borra los límites entre el interior y el exterior y genera áreas de territorios comunes. Esta configuración disruptiva del espacio público se basa en la superposición de múltiples capas con el objetivo de proporcionar un diferencial que repercute en un aumento del valor de estos inmuebles. 

<em> En Coal Drops Yard, las opciones son interminables: educación, tiempo libre, ocio, gastronomía, oficinas tecnológicas, residencias de alta gama, paisajismo, conectividad y hotelería conviven en planificada sintonía. </em><em>Foto: Kings CrosEn Coal Drops Yard, las opciones son interminables: educación, tiempo libre, ocio, gastronomía, oficinas tecnológicas, residencias de alta gama, paisajismo, conectividad y hotelería conviven en planificada sintonía. Foto: Kings Cros

La clave está en la hipermixtura, un concepto que explica cómo los diferentes usos del espacio público se fusionan estructuralmente para crear experiencias y otorgar valor a cada componente. Ya no se trata solo de la ubicación física, sino de la capacidad de generar compromiso. Los edificios pasan de ser estructuras estáticas y cerradas a convertirse en plataformas dinámicas, adaptables y personalizables, capaces de atraer y crear interés por sí mismas y por el entorno que las rodea.

Estas multiplataformas permiten a las personas interactuar con la vida urbana y explorar los espacios interiores, descubriendo diferentes perspectivas de la ciudad a través de la mezcla de programas. Por ejemplo, un centro comercial puede ser un lugar de compras, pero al mismo tiempo una plaza abierta preparada para diversos eventos que promuevan la interacción entre usuarios.

De la venta al evento. Un claro ejemplo de estos cambios que comienzan a expandirse exponencialmente sucede en el mundo del retail, donde a pesar del crecimiento de la compra online, la experiencia física sigue siendo insustituible. La relación entre la marca y el cliente se enriquece a través de la interacción que brindan los espacios comunes: lo que sucede en una tienda está definido por las experiencias compartidas. 

<em> El estudio del arquitecto Martín Gómez Platero ejerce una planificación adaptada a distintos usos superpuestos en Punta del Este y México. Foto: GP Arquitectos</em>El estudio del arquitecto Martín Gómez Platero ejerce una planificación adaptada a distintos usos superpuestos en Punta del Este y México. Foto: GP Arquitectos

En un futuro para nada lejano, las empresas y las marcas que sean capaces de desarrollar y mantener experiencias diferenciales para colaboradores y clientes serán las que prevalezcan con éxito. La capacidad de provocar interés en diversos públicos permitirá que sean estos mismos los que compartan sus vivencias a través de canales digitales. Y, así, el edificio se convierte en una caja de amplificación que se expande también en el mundo virtual.

La explicación de este nuevo paradigma radica en que las personas ya no acuden a los locales únicamente para comprar productos (de hecho pueden hacerlo por la web). Por eso la tendencia pasa de la venta al evento y todas las acciones de retail se basan en la creación de escenarios vinculados al entretenimiento. Ejemplo de esto son los acuarios dentro de centros comerciales o las tiendas temáticas que incluyen canchas deportivas en su azotea. 

Atrás quedan los diseños genéricos de construcciones residenciales o comerciales propios de los años 80. La evolución va hacia un enfoque que destaca las cualidades especiales de los lugares comunes, transformándolos en lugares prácticamente escenográficos. La arquitectura adquiere valor al desarrollar sitios que ofrecen experiencias simbólicas y estructurales, elevando la imagen de una marca o de una ciudad. 

<em> Otro ejemplo de la arquitectura hipermixta y superpuesta, del estudio Gómez Platero, en Ciudad de México. Foto: GP Arquitectos</em>Otro ejemplo de la arquitectura hipermixta y superpuesta, del estudio Gómez Platero, en Ciudad de México. Foto: GP Arquitectos

Edificios abiertos. Los límites se desvanecen gracias al valor de lo compartido. La fachada de un edificio ya no solo cumple una función de cierre o aislamiento, sino que se convierte en una membrana permeable que conecta lo que ocurre adentro con lo que pasa afuera. De esta manera se amplía el área de influencia y los espacios se integran en vez de separarse. 

A escala local son varios los proyectos que comienzan a acercarse a esta tendencia. El Arocena Shopping Mall dispone una planta baja a servicios comerciales y ofrece una zona residencial en planta alta; mientras que el Word Trade Center ofrece un mix similar con zona de servicios a nivel de calle y varios pisos de oficinas corporativas. 

La máxima expresión del desarrollo de espacios híbridos e hipermixtos en el plano internacional se observa en algunos de los trabajos que el arquitecto uruguayo Pablo Laguarda lideró en China, interceptando oficinas, viviendas, entretenimiento y retail en una única construcción. 

El proyecto diseñado para Grupo Vanke en Chengdu presenta un enfoque innovador en lo que refiere a usos mixtos, ya que integra área de oficina, un hotel y locales comerciales en un espacio de 105.000 metros cuadrados. La construcción está compuesta por varias torres permeables a nivel urbano, con múltiples accesos desde la acera hacia el centro comercial, lo que facilita un recorrido fluido y continuo entre la calle y el complejo. 

<em> El complejo OCT se ubica  en China y fue realizado por el estudio Laguarda Low Architects. </em><em>Foto: Laguarda Low</em>El complejo OCT se ubica  en China y fue realizado por el estudio Laguarda Low Architects. Foto: Laguarda Low
<em>OCT. Foto: Laguarda Low</em>OCT. Foto: Laguarda Low

¿Qué son los BID y cómo transforman el concepto de ciudad? La consolidación de ciudades como espacios hipermixtos en los que conviven experiencias diversas conlleva al surgimiento de los llamados Business Improvement Districts (BID). Estos son organizaciones integradas por propietarios privados y negocios dentro de un distrito legalmente establecido, que tienen el objetivo de mejorar y promover el desarrollo de esa área. 

Los BID financian servicios, que complementan aquellos que ofrece el Estado, mediante un impuesto especial abonado por los establecimientos que integran el distrito. De esta forma se mejoran aspectos de limpieza, seguridad e infraestructura, favoreciendo el crecimiento económico y comunitario del área de influencia 

En algunas latitudes, los BID han logrado impactar muy positivamente en la dinámica de ciertas áreas urbanas. La ciudad de Nueva York es sin dudas gran referente de casos de éxito. Existe incluso la NYC BID Association, una organización integrada por los líderes de estos distritos de mejoramiento comercial que se distribuyen en todo el territorio. 

El proyecto de Bryant Park, impulsado por The Rockefeller Brothers, reconvirtió una zona que estaba supeditada al mercado de drogas, mejorando el parque con caminos, iluminación y puestos de comida. Hoy, Bryant Park constituye un importante centro social de la ciudad que ve pasar millones de turistas cada año. 


Puntos altos de edificios hipermixtos

Sostenibilidad y diseño ecológico. Incorporar tecnologías verdes y prácticas ecológicas pasó a ser clave en la arquitectura para reducir el impacto ambiental de los edificios. 

Diseño inteligente. Cada vez más se priorizan las edificaciones inteligentes y conectadas, a través de sistemas de automatización que permiten gestionar desde la eficiencia energética hasta la iluminación, la seguridad y el confort de los usuarios. 

Espacios comunitarios. Los proyectos arquitectónicos comienzan a centrarse en los parques urbanos para fomentar la interacción social y el estilo de vida saludable. 

Regeneración urbana. En lugar de construir estructuras desde cero, se tiende a renovar y rehabilitar antiguos edificios y zonas en desuso. La regeneración urbana se convirtió en una estrategia para preservar el patrimonio histórico y reducir la expansión desproporcionada de nuevas construcciones.