El equipo del JIIFF viajó a Cannes para dar a conocer el espíritu del festival y fortalecer el cine nacional

El Festival de Cannes volvió a congregar —por segundo año consecutivo— a representantes del José Ignacio International Film Festival (JIIFF) con el objetivo de potenciar el impacto del festival a escala internacional e impulsar el cine nacional.

Durante una semana, el equipo del JIIFF se instaló en el barco Alhambra para convertirse en sede flotante de una intensa grilla de actividades.

Instalado frente al Palacio de Festivales y Congresos de Cannes, entre el martes 14 y el domingo 19 de mayo los encuentros organizados en el barco buscaron dar a conocer la esencia de José Ignacio. “Es un gran desafío poder llevar a Cannes el espíritu de nuestro festival, no solo a través del cine, sino también de la ambientación, la gastronomía y la música”, explicó el productor general del JIIFF, Martín Cuinat.

La principal actividad a bordo fue la presentación del Fondo Pfeffer del Sur, que otorgará un premio de 50.000 dólares a un proyecto iberoamericano de largometraje de ficción seleccionado para integrar el JIIFF Lab. Este incentivo, cuyas bases se anunciarán en julio, busca potenciar la industria audiovisual de Uruguay y sus relaciones de coproducción internacional. El nombre de este fondo, de características inéditas en la región según explicaron autoridades del JIIFF, está inspirado en los principales benefactores del festival, María y John Pfeffer, quienes lo apoyan desde­ 2020, y  especialmente en esta aventura cinematográfica sobre las costas francesas.

En el Alhambra también se realizaron las avant premières de las dos películas coproducidas por Uruguay que participaron en la Semana de la Crítica (Simón de la montaña, del director Federico Luis, coproducida con Argentina y Chile) y en la Quincena de Realizadores ( Sabana y la montaña, de Paulo Carneiro, coproducida con Portugal) del festival internacional. 

Entre actividades de networking y entretenimiento, los cofundadores y programadores de JIIFF, Fiona Pittaluga, Mariana Rubio Pittaluga y Pablo Mazzola, participaron en exhibiciones y presentaciones de películas para escoger los títulos que se proyectarán en la edición especial de verano, que celebrará 15 años de historia.

Al funcionar como una embajada itinerante de Uruguay en el mundo, la Agencia de Cine y Audiovisual de Uruguay (ACAU) tuvo su espacio, en el que se dieron encuentros de coproducción y alianzas estratégicas con delegaciones de otros países, como España, Italia, Alemania, Bélgica, México, Colombia y Brasil­, entre otros.

La gastronomía del parador La Huella, de José­ Ignacio, estuvo presente para realzar cada una de las actividades realizadas en el barco. Sus dos chefs, Vanessa González y Andrés Viñales­, prepararon platos tradicionales, varios de ellos elaborados con ingredientes locales, como el dulce de leche.

Esta experiencia en Cannes se sumó a los esfuerzos de JIIFF por trabajar dos grandes objetivos: desarrollar un evento cinematográfico que refuerce la identidad cultural de José Ignacio y de Uruguay, y posicionarse como un motor capaz de potenciar la industria de cine nacional.