Estilismo con mirada internacional

De la mano de Redken, el estilista mexicano Arturo Juárez llegó a Montevideo para compartir sus conocimientos

A los 15 años, motivado por un espíritu rockero, el mexicano Arturo Juárez llevaba recortes de revistas a salones de belleza y pedía que replicaran en él los cortes de algunos de sus ídolos, que a veces quedaban bien y muchas otras dejaban bastante que desear. 

Al tiempo comenzó a cortarse él mismo y fue así como compañeros de bachillerato empezaron a pedirle que les cortara el cabello. “Eventualmente encontré un salón en el que trabajaba gente joven y se hacían cosas locas, como decolorar el cabello. Esto, hace 40 años, era muy incipiente”, recordó. A través de un amigo, se contactó con el dueño de la peluquería, que enseguida percibió su potencial, lo contrató y le enseñó todos sus secretos.

Cuatro años más tarde, y tras volverse socio del salón que le dio su primera oportunidad en el negocio, el estilista se mudó a Acapulco para abrir un local propio, dotado de su propio estilo. 

Hoy, Juárez cuenta con dos salones —el ya mencionado y otro en Ciudad de México— y desempeña el rol de artista internacional en el equipo de Redken, marca estadounidense de cuidado del cabello que desde 1993 integra el Grupo L’Oréal. 

Artista internacional. Juárez se vinculó a Redken hace 20 años, cuando el Grupo L’Oréal le ofreció participar en una audición para posteriormente incorporarse al equipo de artistas. “No estaba muy interesado. Ya había sido artista para otras marcas e implica cierto nivel de vedetismo, de pararse frente a una audiencia y mostrar lo bueno que uno es. Ya había cumplido con esa etapa. Pero en Redken encontré interés en participar porque las personas realmente quieren aprender de uno y buscan llevarse algo de cada sesión”, dijo. 

Según explicó, esto le permitió también mejorar sus habilidades de corte, color y peinado, y enseñar nuevas técnicas a quienes trabajan junto con él. Actualmente, gracias a la marca recorre diferentes países, enseñando también a los que enseñan.  

A su vez, Juárez se siente atraído por lo que le ofrece Redken, porque cuenta con un laboratorio propio en el que se desarrollan diferentes innovaciones, y además por el plan de sustentabilidad que persigue la marca. “Tenemos envases que contienen 55%, 65% y hasta 75% de productos reutilizados, y no se utilizan parabenos ni siliconas. Pero lo más importante es que cada vez que tenemos un producto, podemos conocer sus ventajas y eso empodera al cliente”, expresó. 

Mirada exterior. A fines de mayo, Juárez visitó Uruguay por tercera vez en los últimos siete años y se sorprendió por el método de trabajo de los estilistas locales. “Las personas están más interesadas en aprender con una estructura y eso lo hace más fácil. Tuvimos una sesión de entrenamiento enfocada en habilidades para comunicarse con el público y sentí que todos captan los conceptos más rápido que en otras latitudes”, destacó. 

Por otro lado, aprovechó para elogiar la audacia que tienen muchas mujeres montevideanas a la hora de elegir sus cortes. “En México usamos mucho el color de fantasía y generalmente es hecho en casa. Acá se nota con más estilo. Me sorprendió ver tantas modelos con el cabello rasurado a los costados y en la nuca, lo mismo artistas con ese look, que también observé mucho en la audiencia. En México no se atreven tanto”. 

Bailes y aprendizajes. El lunes 22 de mayo Redken­ organizó un encuentro en Volvé Mi Negra que reunió a 300 peluqueros de la red para vivir un espectáculo a puro brillo que los remontó por unas horas al glamour y estilo propio de Nueva York, ciudad a la que pertenece la firma. 

“Fue un evento con mucha participación de la audiencia. Muchos se fueron a la medianoche, cuando en verdad terminaba a las nueve. El show lo abrieron artistas locales con una calidad espectacular”, relató el mexicano. 

La participación de los estilistas uruguayos, pertenecientes a Redken, consistió en demostraciones de peinados que terminaron en un espectáculo de baile Vogue, un estilo de danza popularizado en Nueva York por un colectivo de mujeres transexuales y que se está extendiendo por el mundo entero. 

Por otra parte, los invitados pudieron aprovechar los conocimientos de Juárez, que brindó tres breves demostraciones. “Primero le corté el cabello a una niña, con una tendencia actual que busca que el pelo tenga mucha textura, irregularidad, que sea corto en la parte alta y más largo hacia atrás. Luego, en un segmento de coloración subí al escenario a dos rubias y enseñé tips y trucos. Por último, hice styling, peinando un poco loco”, resumió el artista.