¡Hola !

En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
$ Al año*
En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
* Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

¡Hola !

En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
$ por 3 meses*
En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
* A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

El 2024 según Lourdes Ferro: libertad, revolución y tecnología

En su Guía astrológica 2024, Lourdes Ferro invita a usar los astros a favor para practicar la autogestión y concretar

La posición de los astros dan un mensaje, el emisor es el universo y la misión es escucharlo para canalizar correctamente las energías. De traducirlo se encarga la astrología; una lectura de los llamados eventos celestes, que ocurren mucho más allá de lo que alcanza a percibir el ojo humano.

La astróloga Lourdes Ferro, recientemente ganadora del Libro de oro en la categoría Interés general por su Guía astrológica 2023, ya editó la del próximo año, en la que anticipa que el 2024 se viene cargado de la adrenalina del cambio.

¿Cómo es el proceso para escribir estas guías?

Muy largo. Ahora en febrero empiezo la del 2025, en la efemérides (momento del año en el que pueden observarse cuáles serán todas las posiciones de los objetos astronómicos en el cielo). Es un buen momento porque todavía no viste qué pasa. A pesar de que soy tarotista y astróloga, soy muy escéptica y no quiero que nada me contamine y me haga pensar que por tal noticia o porque la marea humana nos lleva a tal lugar va a ocurrir determinado evento. Intento ser lo más objetiva posible.

¿Qué tanto hay de predicción?

Nada. Lo predictivo genera una cuestión de sentencia y no me gusta que nadie dependa del libro. Es una guía que te cuenta que acá está sucediendo algo y vos con eso hacés lo que quieras. Ya sabemos que todo el mundo quiere saber qué le va a pasar, pero nadie puede saberlo; solamente tenemos una ventaja, que es conocer cómo va a estar el cielo y en función de eso elegir cómo nos podemos comportar, el momento indicado para actuar, tomar decisiones acertadas. No es que yo tenga un conocimiento extra respecto a los demás. Todos podemos aprender astrología, e intuición y corazonadas tenemos todos. Me tengo que hacer cargo, nada más, aunque a veces dé miedo escucharlas y lo que menos queremos es hacernos cargo.

¿Eso significa aprovechar los astros a favor?

Sí. Desplegamos el mapa, vemos dónde estamos parados y vemos cuáles serían los escenarios posibles, los más beneficiosos, los menos. Tenemos que saber que lo que hacemos o construimos varía dependiendo de cada tránsito planetario. Por ejemplo, tenemos una energía inmensa por Marte, que parecemos un caballo desbocado. Un astrólogo determinista te advertiría que si no desacelerás­, podés tener un accidente, que es lo obvio al interpretar el cielo, pero al astrólogo lo convierten en adivino. Hay que tener cuidado con cómo se dicen las cosas para que nadie predispuesto a tener un accidente se quede en su casa. Cuidado al cruzar la calle, mirá para los dos lados antes de cruzar, pero cruzá. Si no la energía marciana la desperdiciaste y despreciaste. No hay planetas buenos y malos, hay aspectos o caras del planeta que nos hacen meter la pata y otras que hay que aprovechar. Para eso hay que entender mi mapa natal; cuál es mi signo solar (el que conocemos todos), mi ascendente, mi Luna y dónde están los planetas en este momento.

¿Y cuál de los tres tengo que mirar en sus guías?

Los tres. Hay que entender que no somos solo soles y conocer cuáles son los aspectos más favorables y los que no nos sirven también de la Luna y el ascendente. Toda esa información está en la carta astral. Para mí, es como la huella digital. Ese sello del momento en el que nacemos son los recursos con los que venimos, una suerte de genética, lo que traemos en la maleta. Y va a haber un montón de cosas, algunas que vas a usar y otras que ni sabés que trajiste.

Hablemos de la tapa de esta nueva edición…

Este año levanta polvaredas: la tierra estable de un Tauro que Géminis hace volar y se te mete en los ojos. Verde es el color de Tauro, y el dragón es por el horóscopo chino. El año del dragón de madera.

¿Cuál es el significado del 2024?

En numerología es un ocho, que es como el infinito, continuidad y movimiento, formado todo por números pares que son estables, quietos. Nos vamos a estar moviendo mucho dentro del mismo circuito, como una pista de kart. El mensaje es concretar, concretar, concretar. Buscar activamente la estabilidad.

¿Qué cambios importantes trae?

Desde 2020 y hasta 2026 estamos como en esta cápsula en la que todos los planetas se encontraron en Capricornio (la gran conjunción), implosionaron nuestras propias construcciones y cada uno busca hacer su propia revolución. Pero ¿cuál es la revolución de cada uno? Nos seguimos replanteando la palabra libertad, va a ser muy usada el próximo año. Libertad, revolución y tecnología. La inteligencia artificial está en manos de todos, transforma la realidad, pero Saturno desde Piscis nos recuerda que los engaños se terminan, las máscaras se caen. Tenemos el encuentro de Júpiter con Urano en Tauro y eso va a cambiar las economías del mundo. Plutón, que sale de Capricornio y representa lo impensado, lo insólito. La libertad también se relaciona mucho con la sexualidad, que se mezcla con la tecnología, y ya apareció una mujer casándose con un holograma. El periodismo va a tomar un gran protagonismo.

¿Y qué tenemos que hacer?

Ocuparnos de nuestros recursos, de nuestras potencialidades, practicar la autogestión. No me quiero meter a hablar de política, pero vamos a desarmar las estructuras tal cual las concebimos. Papá Estado, mamá Iglesia, que ya la desarmamos. Por eso hay tanta carencia espiritual y la gente se volcó al tarot, a la astrología, en una búsqueda de algo. Ya sucedió que detrás de una vestimenta religiosa o política puede haber seres humanos­ aberrantes, entonces­ solo queda confiar en mí y ser autosuficiente. Tenemos que cambiar de chip, aprovechar el cimbronazo porque la revolución queda en manos de los individuos. Tenemos que mover nuestras productividades.

Hay dos eventos muy relevantes para Uruguay el próximo año: las elecciones nacionales y la Copa América…

Los argentinos votaron con el bolsillo, los uruguayos vamos a elegir al mejor orador, nos va a convencer la palabra. No vamos a ser confrontativos, la gente no va a querer pelear porque la pelea va por dentro y lo que necesita del Estado es paz. Quien pretenda ser presidente tiene que prepararse un muy buen discurso y ser coherente con lo que dice, además de carismático y chispeante. Y para el fútbol es un momento de éxito. Uruguay queda con un Júpiter en Géminis, que le viene muy bien porque es la décima casa y trae logros. No digo que vaya a ganar, en el fútbol son 11 tipos con un equipo técnico y habría que hacerle la carta a cada uno, pero la estrategia es clara. Con Júpiter en Géminis todo es dinamismo y rapidez, tiene que haber movimientos cortos. Esa sería la manera de ganar, de usar los astros a favor.

Foto: Mauricio Rodríguez Foto: Mauricio Rodríguez

¿Cómo es terminar, pero sobre todo empezar un nuevo año con Mercurio retrógrado?

Tiene mala prensa, pero también podemos aprovechar Mercurio retrógrado. Tuvimos una Navidad con la Luna en Géminis y vamos por un Año Nuevo con la Luna en Virgo, los dos son mutables, y con Mercurio retrogradando en Sagitario entramos como en un momento de mucho movimiento, de diálogo, de palabra. Tenemos que hablar y movernos. Seguramente reaparezcan cosas que pensabas dominadas.

¿Qué significa que este sea el año de Tauro y Géminis?

Pasamos de la tierra de la concreción y los recursos a lo invasivo y el movimiento. Se van a levantar polvaredas, Géminis toma lo productivo de Tauro y lo expande. Es la hermandad. La primera infancia y los niños cobran enorme protagonismo. Empezamos a darnos cuenta de su vulnerabilidad. El varón va a hablar. El abuso que padecimos las mujeres durante generaciones y generaciones resulta que al varón hetero también le pasó, y habla desde su vulnerabilidad, contacta con ella. Vamos a estar más cerca de esa igualdad que hemos pretendido.

Dice que este es el año de la concreción de proyectos, ¿cuál sería la mentalidad indicada para acompañar esta intención?

Es reflexionar para darte cuenta de lo que te falta en cuanto a recursos, tener la humildad de ver lo que nos está faltando, porque de verdad que el año después propone mucho movimiento. Entonces, ¿qué tenés en tu maleta?

¿Cuáles son los eventos astrales más importantes?

Hay que observar a Plutón, trae la revolución más importante, ese golpe de libertad, que podamos ver las cosas. Después está la conjunción Júpiter-Urano, que trae unos primeros cuatro meses del año bien moviditos. Es un sacudón, simbólico, porque se sacuden las estructuras, las economías, pero también literal. Hablamos de terremotos en toda su literalidad. Se mueve lo inamovible, se sacude y desparrama.

¿Cuál es el mejor ritual de fin de año para levantar las energías antes de darle la bienvenida al 2024?

Tenemos que conectar con la prosperidad, con la abundancia, a través del color verde; alguna piedra como piritas o jaspe, velas… Hay que animarse a soñar, pero comprometiéndose con ese sueño que es un compromiso con vos mismo. Escribilo, lo que pasa de la mente al papel tiene fuerza, es un compromiso asumido.

Ritual para la prosperidad, la abundancia y la materialización

Se necesita una vela verde, gemas pirita y jaspe verde, billetes y monedas, una llave, un cofre o caja de madera, un mantra de prosperidad escrito sobre un papel o cartulina verde.

Se coloca la vela verde en un lugar seguro y se enciende, visualizando cómo esa llama representa la luz de la prosperidad que llega a la vida. Se rodea de gemas, formando un círculo de energía. Los billetes y las monedas se colocan en el centro del círculo, cargándose con la abundancia y riqueza que se desea traer. Entre las manos se sostiene la llave, que representa la apertura de oportunidades, y se repite el mantra. Finalmente, se agradece a todas las energías presentes y se deja que la vela se consuma por completo. Las gemas, los billetes y la llave se conservan en el cofre.