¡Hola !

En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
$ Al año*
En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
* Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

¡Hola !

En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
$ por 3 meses*
En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
* A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

Un libro rinde homenaje a las madres detrás de la Biblioteca Nuestros Hijos

Pasaron 50 años de que 13 madres fundaran la Biblioteca Nuestros Hijos para honrar a los jóvenes que aquel 22 de diciembre en que aparecieron los sobrevivientes de los Andes no volvieron a casa. Hoy, hijas y nietas de estas mujeres las honran a ellas con el libro Entre recetas, libros y recuerdos

Surgió como surgen todas las ideas, en una charla absolutamente informal”, dice Stella Pérez del Castillo. Stella es hermana de Marcelo Pérez del Castillo, uno de los estudiantes que no sobrevivieron al accidente de los Andes, y a la idea que se refiere es a la que dio origen a Entre recetas, libros y recuerdos, el libro que rinde homenaje a las 13 mujeres que fundaron la Biblioteca Nuestros Hijos, a las madres de los que no volvieron, a esas mujeres valerosas, que atravesando el mismo dolor se escucharon y acompañaron mientras construían las bases de una iniciativa que hoy cumple 50 años, el mismo tiempo que hace de aquella tragedia.

Un grupo de hijas y nietas se propusieron que el libro no quedara en idea, y, en poco menos de seis meses lo terminaron, justo para estas fechas, tan sensibles, tan de recuerdos. El proceso, esas semanas de planificación, distribución de tareas, recolección de recetas e intercambio de anécdotas, valió la premura, y el resultado de todo ese cariño puede verse en las 131 páginas del libro, que en algún momento del camino dejó de ser un proyecto “casero” para adquirir las dimensiones que se merecía.

Lo más importante era que cada madre estuviera representada a través de alguno de sus familiares, aportando una receta acompañada de un cuento de cuando la compartían. Así aparece la torta del “banco verde”, porque allí se sentaban las nietas de Stella Ferreira de Pérez del Castillo a probar los restos de mezcla directo desde el bowl, o la tarta de manzanas que María Susana Gelsi de Magri preparó en un santiamén para su nuera, que esperaba amigas, con las seis manzanas que tenía y pocos ingredientes más.

En venta en la Biblioteca Nuestros Hijos (Miraflores 1443) o a través del WhatsApp 095 007 060. Lo recaudado se volcará por completo a la biblioteca.  En venta en la Biblioteca Nuestros Hijos (Miraflores 1443) o a través del WhatsApp 095 007 060. Lo recaudado se volcará por completo a la biblioteca. 

El libro tiene, además, algo que podría llamarse bonus track, que lo convierten en una experiencia que invita a vivir otras: algunas recetas vienen acompañadas de una lectura sugerida, y se incluye una playlist que puede escucharse en Spotify con canciones que terminan de situar al lector en un lugar y en una época, cuando estas mujeres ponían las manos y el corazón en la cocina.

María del Carmen Perrier, hija de Stella Pérez del Castillo, nieta de Stella Ferreira Pérez del Castillo, autora del libro Del otro lado de la montaña (editado por Sudamericana en 2018), escribió el prólogo de Entre recuerdos…, y editó los textos que cada familia escribió. “Empezamos a hacer un trabajo en cadena. Jacqueline (Ferrari) y Gimena (Machado), desde la biblioteca, hicieron toda la recolección del contenido y la dirección del corazón de todo lo que está en el libro. Ellas se comunicaron con todas las familias y les pidieron que aportaran no solo recetas, sino también cartas que les quisieran escribir (a las madres fundadoras), anécdotas que te pudieran llevar al interior de las casas de ellas y sentir lo que sentían los hijos de ellas, los nietos”.*

Leer esas cartas de amor y admiración es conocerlas un poco, es sentir algo de ese dolor que indudablemente determinó el curso de sus vidas, y es ver cómo enfrentaron semejante adversidad de maneras que terminaron reforzando la unión de sus familias y creando una nueva, esta hermandad de la biblioteca. Hubo poco reconocimiento a estas madres, opinan algunas de sus hijas, pero ellas se ocuparon de que eso no quedara así.

Raquel Arocena de Nicolich, Helida Riet de Platero, Agnes Vallendor de Valeta, Selva Ibarburu de Maquirriain, Nené Caubarrere de Martínez Lamas, Bimba Cornah de Storm, Gladys Rosso de Maspons y Stella Ferreira de Pérez del Castillo  Raquel Arocena de Nicolich, Helida Riet de Platero, Agnes Vallendor de Valeta, Selva Ibarburu de Maquirriain, Nené Caubarrere de Martínez Lamas, Bimba Cornah de Storm, Gladys Rosso de Maspons y Stella Ferreira de Pérez del Castillo 
Fundadoras de la Biblioteca Nuestros hijos: Bimba Cornah de Storm, Raquel Arocena de Nicolich, Sara Vázquez de Echavarren, Selva Ibarburu de Maquirriain, Helida Riet de Platero, Gladys Rosso de Maspons y Raquel Paullier de Nogueira Fundadoras de la Biblioteca Nuestros hijos: Bimba Cornah de Storm, Raquel Arocena de Nicolich, Sara Vázquez de Echavarren, Selva Ibarburu de Maquirriain, Helida Riet de Platero, Gladys Rosso de Maspons y Raquel Paullier de Nogueira 

24 recetas o un día en casa de la abuela. Cuatro etapas sirven para organizar las recetas, según la naturaleza de cada una. Están las que se preparan “Mientras esperamos que lleguen todos”, las que reproducen el “Aroma a lo de mi abuela”, los postres para cuando “Somos muchos” y los antojos que aparecen cuando “Se hizo larga la sobremesa”. “Yo me acordaba de los almuerzos de mi abuela, cuando los que se quedaban durmiendo en el sillón después del almuerzo se levantaban y querían picar algo”, cuenta María del Carmen; pensando en eso surgió esa última sección. Cada una de ellas contiene el paso a paso de varias recetas que estas madres preparaban a sus hijos y nietos. Pero son además un vehículo para contar las historias en torno a esos momentos familiares, y para hacer mención, al pie de algunas recetas, a otras lecturas. “Tratamos de ir viendo cómo venía el desarrollo de cada historia para tratar de unirla con algunos de los libros que tenemos en la biblioteca, cosa de que aquel que quisiera leer este al que hacemos referencia, lo encontrara en la biblioteca”, cuenta la bibliotecóloga de Nuestros Hijos, Jacqueline Ferrari. “Muchos tienen una vinculación: está la historia de Laura Esquivel (Como agua para chocolate) con los libros de cocina de Tita, y otros que hablan de los aromas, de las familias, de los reencuentros”. Entre otras recomendaciones está Aromas, de Philippe Claudel, y El dulce de leche: Una historia uruguaya, de Leonardo Haberkorn. “Todo tiene que ver con todo. El libro tiene armonía”, dice Jacqueline.

El libro, al tacto y a la vista, también transporta al lector a otro tiempos. “Pensamos en la época. Tratamos de que las páginas se vieran como cuando abrís el libro del Crandon de tu abuela, que está todo manchado, con marcas. Tratando de hilar también la música. Pensamos en el momento en el que este libro no tenía todas estas manchas, y qué se escuchaba ahí. Canciones que se sintieran de esa época, oldies, más nostálgicas”, cuenta María del Carmen.

En la playlist, a la que puede accederse a través de un código QR desde el libro, pueden escucharse canciones de José Luis Perales, Leonardo Favio, Charles Aznavour, Dyango, Nino Bravo y Paloma San Basilio.

De la Biblioteca Nuestros hijos: Jacqueline Ferrari, Adriana Echevirregaray, Mariana Moratorio, Stella y Claudia Pérez del Castillo y Susana Danreé de Magri  De la Biblioteca Nuestros hijos: Jacqueline Ferrari, Adriana Echevirregaray, Mariana Moratorio, Stella y Claudia Pérez del Castillo y Susana Danreé de Magri 

La historia completa. Los sobrevivientes volvieron de los Andes el 22 de diciembre de 1972. Pocos días después, Selva Ibarburu de Maquirriain (madre de Felipe Horacio Maquirriain) le tocó timbre a Raquel Paullier de Nogueira (madre de Arturo Eduardo Nogueira) para proponerle hacer algo entre todas las madres cuyos hijos no habían vuelto. “Querían que fuera una colaboración para la sociedad, y sobre todo para los estudiantes, como eran nuestros hermanos cuando murieron”, cuenta Stella. A Raquel le gustó la idea, y así siguieron casa por casa, tocando puertas. A algunas madres las conocían, y a otras no. “No todas se sumaron, porque evidentemente cada persona tiene su manera de procesar sus duelos. Había señoras que sentían que, de repente, no era lo mejor para ellas”. Finalmente fueron 13 las madres que se unieron y, después de evaluar varias posibilidades, decidieron fundar la biblioteca siguiendo la propuesta de Agnes Vallendor de Valeta (madre de Carlos Alberto Valeta), que entonces era profesora en el liceo 15. “En aquel momento no había bibliotecas en los colegios y en los liceos, entonces fue muy novedoso”.

“Para ellas el hecho de juntarse en la biblioteca era como ir al psicólogo, que en aquella época no estaba bien visto”, recuerda Cristina Nogueira (hija de Raquel). “Entonces era un lugar donde ellas podían hablar, porque tampoco se hablaba demasiado en las casas. Un día mi papá me dijo que antes de llegar a casa paraba el auto en la rambla, lloraba y largaba todo ahí, porque nosotros éramos siete hermanos, y si él se caía, se caía toda la familia. La biblioteca fue un psicólogo, donde ellas podían llorar, donde se encontraban cómodas para hablar, porque en sus casas no lo podían hacer”.

Cada octubre y cada diciembre suele ser removedor. “El día de los 50 años (13 de octubre de este año) para mí fue lo mismo que el día de los 50 años más un día: todos los días se extraña igual. Y siempre hay como un revolver de la historia y siempre hay cosas que te movilizan. Pero hay que vivir con eso y mirar para adelante”, dice Cristina.

Según María del Carmen, desde que empezó el proyecto del libro se abrieron muchas conversaciones, y las familias de los que no volvieron se apoderaron un poco de la historia. “Ahora nos paramos distinto con respecto a la historia. Mis primos se juntaron y fueron a ver el rodaje de Netflix (de la película La sociedad de la nieve, de Juan Antonio Bayona, que terminó de filmarse hace unos días), y hace 10 años era impensable, porque seguíamos refugiados en el silencio, que se fue pasando de generación en generación. Hoy salimos un poco de ese refugio honrando a las madres en este libro”.

Su madre, Stella, cuenta que aunque nunca ha leído ninguno de los libros sobre la tragedia, ni visto ninguna película, también se sintió preparada para ir a ver el rodaje, y fue con casi todas sus hermanas*; lo enfrentaron juntas. El tiempo hizo lo suyo, y también la llegada de los nietos (bisnietos de aquellas fundadoras), que inyectaron nueva vida a las familias. “Mi nieta mayor, que tiene 20 años, nació el 13 de octubre, y la connotación de esa fecha cambió radicalmente desde ese momento. Ya no tiene el foco triste, sino la alegría de que haya nacido Milagros”, dice Stella.

“Hubo dolor de todos lados: no es fácil tampoco haber sobrevivido, y no es fácil para nosotros recordarlos a ellos y sentir ese vacío”, opina María del Carmen. “Entonces creo que hoy, a 50 años, lo que más aprecio es que por primera vez veo que hay un esfuerzo de todas las partes de contar la historia completa”.

-

POSTRE DE MERENGUE (Receta de Hélida Riet de Platero)

Para 6 personas

Ingredientes:

1 paquete de merengues de 500g

1 kg de dulce de leche

500 ml de crema doble

Vainilla a gusto

Procedimiento:

En un bol triturar el paquete de merengues. Preparar una fuente de vidrio donde en capas se coloca: una capa de merengues, luego una capa de dulce de leche diluido con leche y una capa de crema doble hecha chantilly con vainilla (no agregar azúcar).

Repetir otra vez más la secuencia hasta terminar el postre con una capa de merengues.

Colocar en la heladera unos minutos y servir.

ÑOQUIS DE SÉMOLA (Receta de Gladys Rosso de Maspons)

Para 4-6 personas

Ingredientes:

250 g de sémola

1 l de leche

100 g de manteca

120 g de queso rallado

2 yemas

Nuez moscada y sal a gusto

Procedimiento:

Poner la leche en una cacerola y llevar al fuego. Agregar 1 cda. de manteca, sal y nuez moscada. En cuanto empieza a hervir la leche, echar la sémola en forma de lluvia y mezclar siempre con cuchara de madera de forma enérgica para evitar los grumos. Se cuece unos minutos a fuego lento hasta que la sémola tenga una textura densa.

Retirar del fuego e incorporar las yemas, 80 g de manteca y el queso rallado. Verter la mezcla obtenida en una fuente plana con aceite de oliva y nivelar con una espátula hasta obtener una capa de 1cm.

Precalentar el horno a 200 ºC.

Cuando la mezcla se enfríe, cortar discos con la ayuda de un cortante de galletitas, pincelar con aceite el cortante de vez en cuando. Disponer los discos en una fuente superponiendo un disco con otro. Una vez cubierta la fuente colocar el queso rallado y la manteca restante derretida. Llevar a gratinar 25 minutos hasta que queden dorados en la superficie.

TORTA DE NARANJA (Receta de Nené Caubarrere de Martínez Lamas)

Para 8 personas

Ingredientes para la torta:

¾ t de manteca

1 t y ½ más dos cdas de azúcar

2 y ½ t de harina

2 cdtas de polvo de hornear

½ cdta de sal

½ naranja (jugo y ralladura)

5 claras

Ingredientes para el almíbar:

2 t de jugo de naranja

1 t de azúcar

1 t de agua

Procedimiento:

Batir la manteca hasta que esté bien cremosa. Agregar y batir bien el azúcar. Cernir juntos harina, polvo de hornear y sal. Agregar alternando con los ingredientes secos el jugo y ralladura de naranja. Batir a nieve las claras e incorporar.

Verter en molde enmantecado y sin harina y hornear en horno moderado (entre 170º y 190º).

Mientras la torta está en el horno, realizar el almíbar, que se hace mezclando e hirviendo 5 minutos los ingredientes.

Al sacar la torta del horno verter el almíbar por encima y sin sacar del molde.

Esta torta de naranja fue la más exitosa de la época del salón de té Caubarrere, en 18 de Julio y Convención.

RELLENO DE SANDWICHES Y TARTALETAS (Receta de Selva Ibarburu de Maquirriain)

Para 6-8 personas

Relleno de huevo

Ingredientes:

1 t de mayonesa light

4 huevos duros picados

1 cdta de polvo de curry

Procedimiento:

Mezclar todos los ingredientes y untar en pan de miga (de panadería) o tartaletas.

Relleno de apio y queso roquefort

Ingredientes:

1 pote de queso crema de 250 gramos estirado con leche

50 g de queso roquefort pisado y mezclado con el queso crema

3 tallos de apio picados chiquitos

Procedimiento:

Mezclar los ingredientes y untar en pan de miga o tartaletas.

Recomendaciones de Selva: Una vez preparados los sándwiches ponerlos en el plato o fuentes donde se van a servir y meterlos en la heladera tapados con un repasador húmedo para que no se sequen. En el caso de las tartaletas, rellenarlas a último momento antes de servir para que no se humedezca la masa.