Abrió sus puerta el bar Dalí en Pocitos

El jueves 10 de agosto, en la calle Benito Blanco esquina de José Martí, en pleno Pocitos, abrió una nueva propuesta gastronómica: Dalí. Se trata de un bar inspirado en el famoso artista español. “No hay nada más surreal que la realidad”, decía, y ese es el espíritu que reina en el lugar.

La impronta provocadora que caracterizó a Salvador Dalí está en cada detalle, desde la decoración hasta la lista de tragos. Algunos de los que se pueden disfrutar tienen la impronta de Dalí, como uno al que llamaron La cuchara. Florencia Etchemendy, dueña del bar, contó a Galería que era una de sus obsesiones: “Dormía con una cuchara en la mano y cuando se estaba por dormir se le caía y despertaba. Decía que era su momento de mayor inspiración”. Otro de los tragos emblema es Gala, en honor al gran amor del artista.

Los coliflores eran otras de las obsesiones del pintor surrealista, al punto que llegó a una gala con el auto lleno de ellos. Por eso está presente en el menú, que contempla una amplia variedad de opciones para vegetarianos.

Otra atracción del bar: siempre hay una tarotista dispuesta a leer futuro de los asistentes.

El día de la inauguración, se organizó una movida que incluyó la salida —desde el restaurante de la esquina opuesta, Fellini— de mozos vestidos con los trajes de la serie La casa de papel que llevaban la característica máscara de Dalí. Ese día estuvo presente el presidente de la República, Luis Lacalle Pou, que además de celebrar la previa de su cumpleaños aprovechó para tomar algunos tragos, junto con parte del gabinete ministerial. 

Fotos: Lucía Durán