Carlo Ventre cantó en el teatro Solís junto a la Orquesta Filarmónica de Montevideo

En el teatro Solís, en la sala principal se presentó la gala lírica del tenor Carlo Ventre con la Orquesta Filarmónica de Montevideo, un reencuentro que fue acompañado de un proyecto de grabación de un disco, bajo la dirección de Martín García. Para dar cierre al proyecto, la gala también se grabó y el director de orquesta pidió que apagaran los celulares.

El lírico uruguayo se ha convertido en uno de los mejores intérpretes de Verdi y Puccini en la actualidad

Hizo su temprano debut en La Scala de Milán como Duca di Mantova, en Rigoletto, dirigido por Ricardo Muti. A partir de entonces ha desarrollado su carrera hasta convertirse en uno de los tenores más cotizados a nivel internacional, y es invitado frecuente de las grandes compañías de ópera del mundo.

Nació en Montevideo, estudió en la Escuela de Arte Lírico del Sodre y con profesores de canto como Magda Olivero y Carlo Cossutta, en Milán.

El repertorio fue abierto con Giuseppe Verdi, Obertura de Vespri Siciliani; siguió con Verdi, La mia letizia infondere de I Lombardi; en tercer lugar con Pietro Mascagni, Addio mamma de Cavalleria Rusticana; a continuación con Giacomo Puccini, Ch’ella mi creda de La fanciulla del West, y Ruggero Leoncavallo, Vesti la giubba de Pagliacci, entre otros. Luego, en memoria del tenor uruguayo José Soler, interpretó No puede ser, de La tabernera del puerto, y Granada, de Agustín Lara. Por último, de sorpresa hicieron un bis de Nessum Dorma de Turandot, que va a cantarlo en su regreso a Italia. El público, impactado con la gala, explotó con muchos aplausos.

Fotos: Adrián Echeverriaga