Desayunos Búsqueda recibió al médico y sobreviviente de Los Andes Roberto Canessa y al escritor Pablo Vierci

El ciclo de Desayunos Búsqueda, que celebra los 50 años del semanario, recibió al médico y sobreviviente de la tragedia de los Andes Roberto Canessa y al escritor y guionista Pablo­ Vierci. 

En este décimo encuentro en Magnolio Sala, el director periodístico de Búsqueda, Andrés Danza, y la editora de Cultura, Silvana Tanzi, conversaron con Canessa y con Vierci­, quien  acompañó el encuentro por Zoom desde España. 

Consultado sobre cómo incidió el accidente en su vida, Canessa contó que intenta no pensar con frecuencia en lo que sucedió porque le resulta “invasivo”. “Trato de que (la montaña­) no me contamine, porque es tan grande y tan terrible. (…) Yo salí de los Andes para hacer mi vida”. Con su característico sentido del humor, afirmó que nunca perdió la fe. “El ser humano cuando está devastado pide a Dios que lo ayude. (…) Yo le decía: ‘No soy tan bueno, no voy tanto a misa, pero tampoco soy tan malo. (…) Yo me quiero quedar acá’”, contó. 

Al ser interrumpido por una llamada de Carlos Páez, aprovechó para recordar a su amigo, fundamental en la hazaña, ya que contribuyó a mantener el buen humor del grupo con sus chistes y ocurrencias. “Hay que tener sentido del humor, entre lo sublime y lo ridículo no hay diferencia”. Canessa dijo además que no guarda ningún rencor­, ni siquiera­ contra el piloto del vuelo 571, que creía erróneamente haber llegado a Curicó. “No había, por lo menos en mí, lugar para la bronca”. 

Por otro lado, el médico sigue mostrando su orgullo por lo que logró, junto con Fernando Parrado, cuando cruzaron los Andes a pie y mandaron los dos helicópteros a rescatar a sus compañeros. “Salí fascinado, me sentía orgulloso de mí mismo”, afirmó. 

En su trabajo como cardiólogo infantil, Canessa también tuvo la oportunidad de dar charlas alrededor del mundo a colegas a los que luego pudo consultar sobre algunos pacientes, incluso niños que se atienden en la Fundación Corazoncitos, de la cual es vicepresidente.

En la segunda parte de la charla se sumó Pablo Vierci­, productor asociado de la película La sociedad de la nieve, dirigida por el español Juan Antonio Bayona y protagonizada por el uruguayo Enzo Vogrincic.  El guionista expresó que la película “es una historia contada desde la idiosincrasia uruguaya, que tiene una relevancia y trascendencia universal”. Para Vierci, el director es un “superdotado” en captar las emociones y plasmarlas en la pantalla, al punto que aclaró que no se trata de un documental, pero no tiene nada de ficción. “Es una historia muy emblemática, es como un símbolo que te reconcilia con el ser humano”.

Según contó, el objetivo era darles voz a quienes no tuvieron la posibilidad de regresar de la montaña. Es por eso que una de las decisiones que tomó el director fue que el narrador de la película fuera Numa Turcatti, el último de los 29 en morir. “Era imprescindible este punto de vista. Es el ejemplo perfecto del héroe que se sacrifica pero que no tiene la recompensa”, acotó sobre la decisión de Bayona.

Sobre Turcatti, Canessa dijo que era “demasiado buena gente”. El médico, que ya vio cuatro veces la película y prometió que la seguirá mirando, aseguró que se trata de una obra de arte que sorprenderá a los espectadores. “Fue hecha con respeto y consideración”, agregó. 

Frente a la pregunta de qué expectativas tienen ante una eventual nominación a los premios Oscar, Vierci se mostró en primer lugar feliz por la nominación a los Globos de Oro. En cuanto a los Oscar, dijo que será difícil obtener el premio a Mejor película internacional, pero que tiene confianza en que el factor emocional inlfuya en la decisión.

Fotos: Valentina Weikert y Mauricio Rodríguez