Elena Caja y Elaiza Pozzi inauguraron una muestra conjunta en el Carrasco Lawn Tennis

Cuando madre e hija comparten una pasión, la conexión es doblemente especial. El amor por las artes de Elena Caja y Elaiza Pozzi quedó de manifiesto en la inauguración de su primera muestra en conjunto en la sala de arte de Carrasco Lawn Tennis.

Dedicada al arte visual desde hace mucho tiempo, Elena Caja presentó Esa fragilidad, una serie de proyectos iniciados en pandemia que invitan a reflexionar sobre el estado de vulnerabilidad e incertidumbre frente a lo desconocido a través de imágenes fotográficas. Su hija, Elaiza Pozzi, con más de 30 años dedicada a la comunicación y producción editorial, comenzó a indagar en el mundo artístico durante la cuarentena. Las tres muestras que expone en este espacio proponen universos ficticios que combinan la instalación con fotografías, plasmando su interpretación frente a algunos temas de la actualidad.

“El arte es un mundo de ideas y creatividad. Desde ahí es que conectamos siempre con mi madre, con largas y profundas conversaciones, cada una con su mirada y desde el punto de vista de su generación”, explica Pozzi. Para Caja, esta nueva etapa trasciende la relación madre e hija: “Se da un diálogo cuestionador de dos mujeres en el arte. En particular, compartimos conocimientos e ideas sobre lo que se viene desarrollando en lo contemporáneo”.

La exposición estará abierta al público todos los días de 10 a 20 horas hasta el jueves 20.

Fotos: Gastón Tricárico