Freixenet instala su filial en Uruguay mirando a la región

En 1985, la compañía catalana de espumantes Freixenet desembarcó en Uruguay con sus clásicos productos y nuevas versiones que también combinan exclusividad con frescura y calidad.

La empresa, que en 2019 fue adquirida por Henkell, comercializa localmente los clásicos Freixenet Cordón Negro y Carta Nevada, Mía Freixenet, en sus versiones Fruity y Delicate Moscato, Freixenet Ice (ideal para beber con hielo) y Freixenet Prosecco, que se presentó en el mercado en 2019. 

Después de más de tres décadas liderando el mercado local de cava, Freixenet anunció su establecimiento en formato de filial en Uruguay desde sus nuevas oficinas en World Trade Center, que oficiarán de centro estratégico en el marco de un plan de crecimiento en Sudamérica.

La noticia se celebró con un cóctel exclusivo en el piso 22 de World Trade Center Free Zone con la presencia de clientes y periodistas, que disfrutaron de una selecta picada que se acompañó con las distintas bebidas que ofrece Freixenet.  

Allí también se hizo presente Fabiano Ruiz, South America managing director de Freixenet, quien expuso sobre la actualidad y el futuro de la marca y se tomó el tiempo para intercambiar con cada uno de los invitados. 

Según Ruiz, con este movimiento Henkell Freixenet, que tiene filiales en 30 países y exporta sus marcas a más de 150, refleja el compromiso que tiene con el desarrollo de la marca en Uruguay, país al que seguramente llegarán nuevos productos y desde el que se conquistarán nuevos mercados. 

Fotos: Valentina Weikert