¡Hola !

En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
$ Al año*
En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
* Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

¡Hola !

En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
$ por 3 meses*
En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
* A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

Alejandro Sonsol: “Soy lo que soy a nivel profesional casi 100% por mi viejo”

Nombre: Alejandro Lali Sonsol • Edad: 31 • Ocupación: Relator, productor, emprendedor y periodista • Señas particulares: Empezó a trabajar en radio como productor de su padre, Alberto Sonsol; se define como intenso y apasionado; le responde directamente a sus haters en Twitter

Trabaja de lunes a lunes. ¿Se hace momentos para usted? Tengo una semana muy agitada. Si bien a veces tengo algún día libre, nunca sé cuándo va a ser, porque mi vida depende mucho del calendario deportivo. De lunes a viernes estoy en la radio y la televisión, cada tanto puedo pellizcar un sábado y por suerte tengo las mañanas libres. Soy un tipo que se duerme tarde y le gusta dormir, pero cuando arranco, sobre el mediodía, mis jornadas terminan cerca de la medianoche.

Tiene muchos roles en los medios. ¿Con cuál se identifica más? Intento transformarme en un comunicador integral. El objetivo que me tracé desde que me abrí en el mundo del deporte, a partir de 2021 con Vamos arriba que es domingo, fue poder mostrar mis facetas más personales y auténticas. Porque uno no pierde la esencia al hablar de fútbol o de básquetbol, pero hay un tópico que es la pelota y eso no te permite contar mucho sobre experiencias personales. Cuando me llamaron para hacer el programa yo había hecho un ciclo de entrevistas en Instagram, y lo que me dijeron en Canal 4 fue que querían a ese Lali. Cuando te dan esa tranquilidad de ser la versión más auténtica tuya no le podés errar. A partir de ahí fui descubriendo algo que yo había pensado que tenía, y era el potencial para hacer otra cosa, más allá de relatar.

En una entrevista dijo que era bravo, ¿tiene carácter fuerte? No, creo que no. O capaz que lo era y ahora lo fui perdiendo. Hay cuestiones que me sacan de quicio y tengo poca paciencia.

¿Qué situaciones? Errores de comunicación que me parecen un tanto absurdos. Me pasa en varios ámbitos y puede que el problema sea yo.

Demostró su carácter cuando se enfrentó a un relator partidario de Nacional que dijo que el expresidente de ese club José Fuentes había muerto, cuando no había pasado aún. Lo que pasa es que ahí me tocaron la fibra muy íntima, porque me tocó padecer algo similar. A mi viejo lo mataron tres veces antes de que se muriera, y la manera en la que este hombre lo estaba comunicando no me dejó otra alternativa que salir a cruzarlo públicamente. No estamos hablando de un pase o una primicia, es la vida de una persona que tiene familia, y más allá de ser el presidente de Nacional prima lo humano. Como puse en el tuit, me pareció algo totalmente inescrupuloso e irresponsable. Estoy muy tranquilo con la manera en la que actué.

Dice que su padre fue su profesor. ¿Le quedó alguna materia de la que le hubiera gustado aprender más? Todas, supongo. Aprendí muchísimo, pero podría haber aprendido mucho más. Sin dudas soy lo que soy a nivel profesional casi 100% por mi viejo, en lo bueno y en lo malo. Compartir tanto con él me permitía notar las cosas que quería adoptar para mi futuro y las cosas que veía y no me convencían. Decir, bueno, en esto prefiero ir para otro lado. No solo de él, sino de escuchar otros programas, como cualquier actividad de padres e hijos. En el plano humano saqué muchísimo de mi viejo y de mi vieja; entre ellos tenían personalidades complementarias y quizás yo sea el producto de eso.

Se ha declarado hincha de la selección. ¿Cómo vivió el campeonato sub-20? Muy muy muy feliz. Primero porque algo que a priori parecía una desventaja, que fue jugar en Argentina, terminó siendo una ventaja, porque al quedar ellos afuera pasamos a ser locales y eso les permitió a los chiquilines disfrutar de la experiencia con sus familias y a muchos uruguayos ir a ver la final del mundo. En lo personal fue una satisfacción enorme, algo histórico. Pero voy a ser un poco amargo, no deja de ser un sub-20. La satisfacción fue enorme, pero incomparable con lo que sentí y viví cada vez que me tocó ver a Uruguay en un Mundial de mayores. Que no se malinterprete, pero lo tengo que decir como lo siento.

¿Cómo se lleva con el odio en las redes sociales? Hay distintos tipos de haters, están los que te critican por criticar, que te dicen que ocupás un lugar por ser hijo de, y los que te cuestionan lo que decís. A los primeros no tengo mucho que responder, porque no les gusta mi apellido y no hay nada que pueda hacer para cambiarlo. Voy a ser toda la vida el hijo de Sonsol. Con el otro me gusta crear una instancia de mensaje directo, en especial en Twitter, en el que podamos intercambiar opiniones. Aquellos a los que no les gusta algo que dije, un relato o lo que sea, me gustan, me nutren, por eso cuando me arroban les escribo directamente por mensaje directo. Y me ha pasado de terminar dándoles la razón o al revés.

¿Ha llegado a cambiar aspectos de su trabajo por las críticas? Hay gente a la que no le gusta cómo relato, y yo me intereso por preguntarles, pero hasta ahora no me pueden dar argumentos técnicos que me permitan encontrar algo tangible para cambiar.

¿Su tarea como productor lo marca en el resto de su vida? Capaz que sí, lo que pasa es que me cuesta separar cuando soy productor, cuando soy periodista, cuando soy compañero y cuando soy empleado. Cada tarea requiere una faceta distinta mía, pero trato de que haya un Lali en común que se vaya adaptando a las distintas circunstancias.

¿Cómo se define? Intenso, apasionado, ansioso y ejecutivo.