Jimena Sabaris: "Hay que apostar un poco más al teatro en Uruguay"

Nombre: Jimena Sabaris • Edad: 32 • Ocupación: Comunicadora y actriz • Señas particulares: fanática de Harry Potter, tiene un top 5 de las mejores tortillas de papa de Montevideo, no puede pasar más de una semana sin comer pizza con mozzarella.

Nombre: Jimena Sabaris • Edad: 32 • Ocupación: Comunicadora y actriz • Señas particulares: fanática de Harry Potter, tiene un top 5 de las mejores tortillas de papa de Montevideo, no puede pasar más de una semana sin comer pizza con mozzarella.

Próximamente arranca la segunda temporada de Bake Off, donde será conductora. ¿Cómo se lleva con la repostería? Horrible. Nunca hice nada dulce. Es más, mi compañera Sofi, de Pecana, me acaba de regalar un libro para cocinar y le prometí que iba a hacer algo. Me encanta comer, probar cosas, pero estoy entrando en ese mundillo, sacando piques y aprendiendo algunas cositas. Voy a intentar hacer un brownie. 

Es actriz y formada en comedia musical. Entre actuar, cantar y bailar, ¿con cuál se queda? Soy una actriz que canto y bailo. No me considero bailarina ni cantante, sí me puedo desempeñar bien bailando y cantando, pero en realidad la comedia musical de mi parte va más por lo actoral. El año pasado hicimos una obra muy linda, Lo quiero ya, que se recontra disfrutó porque había estado postergada por la pandemia. 

¿Algún actor o actriz que admire? De Uruguay admiro muchísimo a María Mendive, siempre fue una referente, desde chica. Me hubiera gustado mucho estudiar con ella. No se me dio la oportunidad pero trabajé con ella, hacíamos una serie en Canal 10 que se llamaba Dance. De actores hombres, César Troncoso para mí es lo máximo, justo voy a ir al teatro a verlo. Me parece que hay muchísimo talento en Uruguay, teatro hay de sobra y hay que explotarlo. Hay que apostar un poco más al teatro. 

¿El teatro le dio herramientas para desempeñarse como comunicadora? Cien por ciento. Estoy hace seis años en Canal 4, pueden ser pocos, pero lo importante es la formación, y vos cuando hacés un programa tenés que tener mucho de actuación, de improvisación. Además, viví dos años en Buenos Aires, donde laburé como animadora de fiestas infantiles, y si vos tenés la capacidad para entretener a niños de tres años durante dos horas, podés hacer cualquier cosa. Siento que haber animado eventos para chicos me dio muchísimas herramientas. También fui maestra preescolar de inglés. Fue mi primer trabajo, a los 18 o 19 en un colegio bilingüe de Ciudad Vieja. Fue una experiencia linda que no repetiría pero me dio herramientas.

También estudió turismo. Sí. Porque mi mamá tenía un hostel en Ciudad Vieja, estudié empresas turísticas en la Católica dos años mientras hacía comedia musical. Después que me salió la serie Dance dejé todo, pero trabajé con mi vieja 4 o 5 años. Estuvo bueno, era rechica. Ahí practiqué mucho el inglés. 

Es fanática de Harry Potter. ¿Qué es lo más loco que ha hecho por fanatismo? Tengo tatuadas las reliquias de la muerte, un símbolo de la peli. Me lo hice a los 17, con una amiga que también es fanática. Cada vez que pienso en tatuajes pienso en algún hechizo de Harry Potter, estoy llena de libros, objetos, varitas. Todo el mundo lo tiene muy presente, entonces cada vez que alguien viaja y ve algo de Harry me lo trae.

¿Le gustaría ser madre? Recontraquiero ser madre. Soy la típica Susanita que siempre soñó con casarse y tener hijos, es la meta de mi vida. Justo me separé hace muy poco, hace unos meses, entonces tuve que reorganizar mis planes de vida, pero lo tengo relatente y sé que va a suceder en algún momento. Por ahora estoy tranqui, pero sueño con tener una familia lo más grande posible. Mi familia es muy grande, somos 4 hermanos, 14 primos, somos mucha gente y estoy acostumbrada a eso, y me gustaría que el día que tenga hijos se críen de esa forma. Hay que ver si da la platita, pero el sueño está. 

¿Es verdad que tiene una sobrina a la que no conoce? Ay, sí. Mi hermano se fue a vivir a Polonia en 2015. Conoció a una polaca que estaba estudiando acá, se enamoraron, se casó en 2018 y tienen una nena que nació prepandemia, en enero de 2020. Empezó la pandemia, en los dos años no pudimos viajar y no la pude conocer. Aparte ellos iban a venir, hubo cambios de trabajo, cosas de la vida. Bueno, mucha tecnología, mi sobrina mira el teléfono y ya identifica quiénes somos.

Tengo pasajes para ir en julio y justo es la final de Bake Off en vivo, así que tampoco voy a poder ir. Y ahora con todo lo de la guerra está complicado. Polonia está al lado de Ucrania, ya recibieron dos millones de refugiados y mi hermano ya va recibiendo en su casa a tres familias. Es medio incierto todo lo que va a pasar en estos meses. Y ellos están con un poco de miedo. 

¿Tiene alguna vocación frustrada? Tengo algo con los animales muy heavy. Siempre quise ser veterinaria. Me mata el tema de lo médico y la sangre, pero si hubiera tenido estómago con esa parte, me hubiera gustado, pero de animales pequeños. O viajar por el mundo e ir a refugios de elefantes, monos, tener un contacto más directo con los animales y ayudar, es algo pendiente que tengo. Trato siempre de ayudar en los refugios de acá. Tengo esa empatía especial que no me pasa con todas las personas, pero sí con todos los animales. n