Máximo Cavazzani: “Es un prejuicio asociar el mundo del gaming a los hombres”

El creador de Preguntados, Máximo Cavazzani, continúa expandiendo los negocios de su empresa, Etermax, de más de 500 empleados, mientras espera algún día superar su mayor éxito

El juego Preguntados fue descargado por 800 millones de personas, una cifra que —por si suena inmensurable— es el resultado de sumar dos veces la población de Estados Unidos, más toda la población de México, más cinco veces la de Uruguay. Máximo Cavazzani, ingeniero informático argentino, tenía 28 años cuando semejante explosión lo tomó por sorpresa. “No se puede describir lo que es que tu vida cambie de esa manera”, dice a Galería después de dar una charla en el marco de la Clínica de Tendencias organizada por Claro Empresas.

Su carrera emprendedora venía bien encaminada. Llevaba cinco años liderando Etermax, la empresa de tecnología que fundó, centrada en un principio en el sector financiero y que no imaginaba ni proyectaba focalizar luego en la industria de los videojuegos. Le bastaba con tener una oficina de 15 empleados. Hasta que casi como un experimento recreativo Etermax creó Apalabrados, un videojuego de palabras similar al scrabble que inexplicablemente se convirtió en el juego más descargado en España, instalado en uno de cada dos celulares. Fue un coqueteo con el éxito que lo motivó a ir por más. Aunque Preguntados, un juego estilo trivia, simple e increíblemente entretenido, superó cualquier expectativa. “Pasé de tener un trabajo que a nadie le importaba a hacer algo masivo, a que todos quisieran saber el secreto”. Si quisiera, Cavazzani podría estar echado para atrás, de manos cruzadas en la nuca, aún saboreando aquel gigantesco éxito que durante el primer año lo llevó a facturar un millón de dólares por mes, rédito suficiente como para no tener que trabajar por al menos un par de décadas. Sin embargo, el furor de aquel juego terminó siendo prácticamente un nuevo punto de partida. La empresa se expandió hacia nuevos negocios y hoy tiene más de 500 empleados distribuidos entre Argentina, Alemania, Brasil, Colombia, México y también Uruguay, desde donde trabajan 80 empleados en las oficinas del World Trade Center. Mientras crece —con la particularidad de nunca haber aceptado inversión externa— y apuesta a nuevas tecnologías como el metaverso y el blockchain, Cavazzani espera superar su máximo hit.

¿Qué siente cuando asocian su empresa con Preguntados?

A mí me asocian solo con Preguntados (risas). Es algo con lo que aprendí a vivir. Fue un éxito tan grande que causó tantas alegrías, que aprendí a aceptarlo. Es parte de lo que es tener una aplicación que se la bajaron 800 millones de personas. Es muy difícil competir contra 800 millones de impresiones de tu marca en el cerebro de la gente. Etermax es el padre. Sí trabajamos un montón en hacer crecer la marca de Etermax, sobre todo para atraer talento y para mostrar que hay alguien detrás construyendo ese producto. Preguntados es la marca argentina más conocida en Estados Unidos, se la bajó la mitad de la población. Hay un montón de cosas que hacen que sea irreproducible en muchos sentidos.

¿Compite contra el éxito de Preguntados? ¿Le preocupa superarlo?

Sí. Me preocupa un montón. Ese es mi trabajo, subir la última vara. Si me muero y no lo logré, bueno, pero estoy todo el tiempo pensando qué hizo que Preguntados se convirtiera en Preguntados, qué se puede retomar y hacer crecer, porque la marca creció un montón y sigue creciendo. En este momento estamos haciendo un metaverso de Preguntados, un juego de blockchain, uno de video que va a tener mucho que ver con Preguntados. Tiene que ver con repensar las ideas. Cuando encontras ese paso justo hacia adelante tenés la oportunidad de retomar un éxito.

¿Dónde ve que puede estar ese éxito?

En otros juegos dentro de la misma plataforma que tenemos. Estamos haciendo un montón de juegos, lanzamos muchos por año. Se viene todo lo que tiene que ver con metaverso, hay un reseteo general, se está buscando otro tipo de contenido y ahí creo que hay una gran oportunidad. También en video interactivo.

Se habla mucho de metaverso pero aún no alcanzó la masividad de, por ejemplo, los smartphone o las redes sociales. ¿Qué falta?

Hace falta progreso tecnológico, que se achiquen los procesadores un poco más para que puedas tener lo que la gente está esperando de metaverso. La gente no está esperando cinco kilos en la cabeza, dos horas de batería y resolución hasta ahí. Lo que está buscando es una realidad muy parecida a la que percibe en su realidad cotidiana, por 100, 200 dólares, eso va a tardar 10 años en ocurrir. En el medio va a haber un montón de “casi está”. Sabemos que la tecnología avanza sola, los procesadores se van achicando con el tiempo, eso les da la oportunidad a los creadores del hardware de crear hardware con más capacidad y a los que hacemos software, hacer software que pueda aprovechar esa capacidad.

Si creaba Preguntados hoy, ¿imagina que hubiera sido tan exitoso?

No lo sé, probablemente sí. Probablemente con menos impacto porque el Preguntados de hace 10 años no es el de hoy. Si hoy hubiésemos creado el Preguntados de hoy, probablemente sí hubiese funcionado muy bien. De hecho sacamos frecuentemente juegos de trivia y funcionan, así que yo creo que sí. De todas maneras, todo tiene su tiempo y creo que el tiempo de Preguntados fue en 2014.

¿A qué atribuye ese éxito tan grande? ¿Hubo una cuota de suerte o aleatoriedad?

Es como jugar al póker, uno no elige las cartas pero aprende a jugar. Preguntados venía de un juego que ya veníamos perfeccionando, Apalabrados. Sabíamos que buscábamos más masividad. Nos había ido bien en España pero queríamos llegar a todo Latinoamérica. Y buscamos una forma de juego que fuese muy intrínseca al ser humano. Todo el tiempo en la televisión hay juegos de trivia. Y también buscábamos algo que tuviese un problema que pudiésemos resolver. Preguntados tuvo todo eso: el hecho de que éramos buenos para hacer juegos, y buenos ingenieros para crear la fábrica de preguntas, que es lo que permitió que en Uruguay fueran preguntas uruguayas, en Argentina, argentinas y en Bolivia, bolivianas. Eso es lo que hace que te den más ganas de jugar, lo hace más entretenido. Y aparte, al ser los mismos usuarios los que hacen las preguntas, hay muchas preguntas generadas y nosotros nos quedamos con la mejor parte. Es como magia, lo que tratamos de hacer es que vos sientas que estás en una aplicación mágica donde salen las preguntas que a vos te gustaría escuchar. En el fondo son preguntas que hicieron otras personas que te rodean y otras que calificaron que esa pregunta te vaya a gustar. Eso es un truco de magia que funcionó muy bien pero requiere mucha ejecución también. Convertir eso en un negocio, en una marca, lleva un montón de esfuerzo.

¿Cómo lidió con ese furor tan grande y repentino?

Por suerte tuve un entrenamiento. Apalabrados tuvo mucho éxito en España. Fue instalada en uno de cada dos teléfonos en 2012. Cuando llegué a Madrid tuve como un preview de lo que era tener un producto del que todo el mundo esté hablando. Y me quedó la cosa de que no me pasaba en mi país. Cuando ocurrió Preguntados, fue algo mucho más grande y terminó dándome eso en mi país, entonces estaba más acomodado. De todas maneras, no se puede describir lo que es que tu vida cambie de esa manera. Mi vida cambió totalmente. Pasé de tener un trabajo que a nadie le importaba a hacer algo masivo, a que todos quisieran saber el secreto del éxito. No hay un secreto. Me dediqué mucho a pensar sobre eso, cuáles son las cosas que debería contar que realmente hicieron a la historia y cuáles no. También para mí, para poder continuar en el tiempo, porque mi idea nunca fue tener un éxito y dejar de trabajar, al contrario. Mi idea de tener un éxito es tener más recursos para seguir trabajando y morirme haciendo lo que hago, entonces creo que siempre estuve dispuesto a la parte buena y la parte mala de esto.

¿Qué proyectaba para Etermax antes de la explosión de Preguntados?

Me imaginaba que no iba a estar en el mundo de los juegos porque hacíamos productos financieros. Recuerdo pensar que pedía espacio para que entren 15 personas y que eso me iba a servir por 10 años, esa era mi expectativa. Cuando fue lo de Apalabrados ya éramos 40 personas. Empecé a tener otra perspectiva, empecé a pensar en otra dimensión. Jamás pensé que íbamos a ser número uno en Estados Unidos. Cuando ocurrió eso se destrabaron un montón de cosas en la cabeza. Pensé: vamos por todo. Es lo que hacemos ahora, vamos por todo, inspiramos a la gente, y sabíamos que iba a ser un camino largo. Nos transformamos de una empresa de 50 personas a una de 600, yo aprendí un montón a manejar la empresa. Soy ingeniero, tampoco tenía formación; aprendí acerca de cómo hacer productos, cómo manejar personas, todo eso es invaluable para mí.

¿Hay algo de aquel juego que de alguna forma se repita en todos los demás?

No somos tan definitivos pero tenemos tendencias. Hacemos juegos que a un padre le gusta que sus hijos jueguen. Nadie diría: “dejá de jugar Preguntados que estás aprendiendo demasiado”. Juegos educativos. Creo que los juegos hacen eso en todos los aspectos. En Apalabrados vos aprendés de palabras, tiene que ver con la gramática, y de estrategia. Preguntados es educativo, masivo, social, y otra característica que tenemos es la creación de contenido generado por usuarios, las preguntas, ese es nuestro ADN, pero es una herramienta más. Si sirve lo usamos, si no, no. Tenemos una marca y una propuesta de valor hacia el usuario que tratamos de cumplir.

Ha hecho crecer su empresa de forma orgánica, sin inversión externa. ¿Espera continuar creciendo de esta forma?

A mí me gusta resolver problemas uno a uno. No creo tener el camino de mi empresa de los próximos 20 años, tengo el norte y trato de desarrollar las capacidades para ir sorteando los problemas que van surgiendo. La inversión es una herramienta que puede ser beneficiosa o perjudicial, depende de cómo la uses y la circunstancia en la que estás. A Etermax en particular no le serviría mucho esa herramienta y traer todo lo malo de esa herramienta. Para no tener mucho beneficio no tiene sentido. Pero eso puede cambiar en el futuro.

¿Qué es lo malo?

Sobre todo lo difícil de unificar una visión entre la persona que está ejecutando y la que está poniendo la plata. En eso hay negociaciones, restricciones en las que a veces se pierde desde el lado del producto o de la visión. Lo otro malo es que al haber muchas personas, las intenciones pueden ser diferentes, o lo que uno quiere que pase con la empresa en el futuro. Si vos invertís por ahí querés que la empresa se venda en tantos años, y uno siempre puede encontrar un inversor que sea todo bueno, es lo que recomendaría a todo el mundo, pero si no está, está toda la decisión en uno y eso te da flexibilidad, velocidad, foco. E intensidad. Es más intenso cuando es todo de un solo lugar.

El mundo del gaming suele estar asociado a los hombres. Sin embargo, algunos de sus juegos, como Preguntados, son más usados por mujeres. ¿Qué piensa sobre esto?

Las mujeres tienden a jugar cierto tipo de juegos y los hombres otros. Preguntados es un juego para ambos sexos, bastante masivo, pero si mirás los números, es un 60/40, más mujeres. Debe tener que ver con que es un juego más relajado, debe tener que ver con las características, no sé el porqué pero sí sé la realidad, porque la veo todos los días. Pero asociar el mundo del gaming a los hombres es un prejuicio. La verdad es que las mujeres juegan tanto como los hombres, juegan a diferentes juegos. De todas maneras, hay mujeres que juegan a juegos típicamente de hombres y hombres a juegos típicamente de mujeres. Es mentira que las mujeres juegan menos, sobre todo en celulares. Por ahí el hombre tiene más tendencia a comprarse una consola, juegos más triple A (de alto presupuesto de desarrollo). Mi mamá jugaba mucho más a juegos que mi papá.

¿Ha tenido algún referente en estos años emprendiendo?

Me gustan los emprendedores de los años 90, principios de 2000 tipo Bill Gates, Steve Jobs, ahora Elon Musk. Cada uno con sus problemas. No creo en los ídolos, sí en gente que hizo cosas y en encontrar qué hizo bien y qué hizo mal. Uno no vive en una botella, siempre está mirando qué hacen las personas de la misma industria en otros países y el emprendedor tiene características que lo hacen parecido a otros.

Etermax estuvo rankeado entre las mejores empresas para trabajar. ¿Cómo se genera esa cultura de trabajo?

Creo que somos el mejor lugar para trabajar en Argentina y Uruguay, lejos. Hay educación continua, nadie está tratando de pisotearse con el otro, todo el mundo es fraternal, nos ponemos desafíos de alto impacto, tenemos buenos sueldos y oficinas, buenos equipos de trabajo, una marca reconocida en el mundo y hay pocas empresas que puedan decir todo eso.

¿Cuáles son los planes de la empresa en el corto y mediano plazo?

Estamos haciendo un producto de video interactivo parecido a lo que era Preguntados. Hoy el video es la entidad. Instagram copió un montón la parte de video interactivo, que viene de Snapchat y todos van hacia un lugar porque la tecnología lo permite. Tiene que ver con acompañar. Si uno se queda en lo que funcionó, el mundo te lleva puesto. Tratamos de llevar las mismas experiencias o mejores en el nuevo mundo que viene cambiando. No fabricamos aparatos, los vemos y pensamos cómo podemos exprimirlos para que la experiencia de usuario sea la mejor.