• Cotizaciones
    domingo 09 de junio de 2024

    Crear el MMAN, ¡ya!

    POR

    Sr. Director:

    Maduro creó el Ministerio de la Felicidad, ¿se acuerdan? No hay registros de cómo resultó.

    Mi propuesta es crear el Ministerio del Más Allá de la Nariz (MMAN). Es menos ambiciosos que lo de Maduro, pero mucho más realista.

    El mundo está viviendo un tiempo de transformaciones, muchas de ellas radicales, algunas son para bien, otras, para los tomates, y muchas no se sabe para dónde van.

    En su mayoría nacen lejos de nosotros, en otras partes del mundo, y no solemos verlas venir: cuando nos pegan, ya es tarde para acomodar el cuerpo y prevalecen las reacciones negativas (y negacionistas). La izquierda está llena de especialistas en esa materia.

    La democracia misma padece el defecto de tener que funcionar en períodos cortos, con posibilidades de cambios en el gobierno, a la vez de enfrentar constantemente expectativas de largo plazo. Lo primero tiende a prevalecer en el juego democrático y lo otro muchas veces no se encara hasta que no eclosiona (como pasó con la seguridad social y la educación), y ahí el arreglo es mucho más difícil.

    La gente muchas veces tiende a echarles la culpa de esto a los políticos. No es que no tengan una parte, pero la otra es de todos nosotros, que también nos concentramos en lo que tenemos frente a nuestras narices y no más allá.

    ¿Cuáles son esos temas? Hay varios. Algunos que conocemos y, mal que bien, encaramos, como el medio ambiente, pero hay otros, tan reales como ese, que no estamos encarando.

    Dos ejemplos muy distintos entre sí, pero ambos con potencial para impactar fuertemente en nuestras vidas.

    Uno lo estamos viviendo fenoménicamente, pero mirando apenas una parte del iceberg: el crecimiento del crimen organizado y su dominio sobre partes de la sociedad, primero, y del Estado, después. Para nosotros es un problema, serio pero limitado a crimen y cárcel. El futuro se ve ya en muchos países, de México a Rosario, donde el narco ya es un poder del Estado, tan o más fuerte que este.

    Si no levantamos la vista más allá de nuestras narices, la toma de instituciones democráticas (policía, jueces, políticos…) por el narco va a avanzar como en otros países. No estamos preparados para hacer frente a esa fuerza. Porque no tenemos conciencia de ello. Basta ver las preguntas y comentarios que se hacen en torno al Ministerio del Interior.

    El otro ejemplo es algo más lejano, pero hasta más inevitable: la inteligencia artificial y su manifestación estrella, el ChatGPT. El potencial transformador que tiene sobre distintas actividades humanas y el de ser usado para distorsionar realidades (en especial, políticas) son descacharrantes. Colectivos, como los escribanos, los abogados, los contadores y los funcionarios públicos, para nombrar los más obvios, deberían estar ya empapándose del asunto porque va a dejar a miles sin empleo y las autoridades y los partidos políticos también porque puede ser un arma letal de desinformación y de sustitución de ciertas actividades fundamentales, como las de legislar y dictar sentencias.

    Lo del ministerio es, obviamente, una boutade, pero el llamado de atención es muy real y la sugerencia de que la sociedad uruguaya, liderada por su gobierno, instale una institución, pluralista y objetiva, para encarar seriamente temas básicos de futuro (y sin patologías ideológicas y políticas) no por falta de originalidad deja de ser oportunísimo.

    Hoy le escuché una frase a Ricardo Pascale: “El Uruguay tiene una pésima relación con el futuro”. ¡Gran verdad!

    Ignacio De Posadas

    Cartas al director
    2023-05-03T21:16:00