• Cotizaciones
    jueves 18 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    La Udelar debate la actualización de su escala de calificaciones; la propuesta se basa en seis niveles conceptuales y no numéricos

    Una nueva escala de calificaciones basada en seis niveles conceptuales y no numéricos —en la que cuatro de ellos serán aprobables y los dos restantes insuficientes— elaborada por la Comisión Sectorial de Enseñanza (CSE) y el Pro Rectorado de Enseñanza fue elevada a los órdenes estudiantiles, de egresados y docentes, y a las demás áreas y servicios universitarios para ser discutida a fin de año en el Consejo Directivo Central (CDC) de la Universidad de la República (Udelar).

    El rector Roberto Markarian “está de acuerdo con ir por este camino”, dijo a Búsqueda el prorrector de Enseñanza, Fernando Peláez, redactor de la Propuesta de actualización de la escala de calificaciones, un trabajo que retoma ideas planteadas por la coordinadora de la Unidad Académica de la CSE, Mercedes Collazo, en 2010.

    La discusión sobre la escala de calificaciones se remonta a principios de este siglo, por “los problemas surgidos en la acreditación de becas y la creciente movilidad estudiantil en el extranjero, y también por el proceso de selección de los empleadores en ciertas profesiones locales”, dijo el autor del documento, fechado en julio. Peláez agregó: “Ahora nos planteamos ajustar nuestra escala al mundo, y también dar un paso más allá: incluir una valoración más conceptual”.

    Exigencia.

    Desde agosto de 1957, la Udelar se rige por una escala de calificaciones de exámenes basada en un sistema de símbolos y números con 13 niveles de evaluación —del 0 al 12—, y establece como umbral de suficiencia el 3. “Uno lo ve así y cree que el nivel de exigencia es muy bajo, pero para sacar un 3, hay que tener entre un 50% y un 60% de suficiencia en una prueba. O sea, el nivel de exigencia es el mismo que el de las demás universidades del país, pero visto de afuera parece otra cosa, porque la escala es diferente”, dijo el prorrector de Enseñanza de la mayor universidad del país.

    Esta escala de calificación se fundamentó en el contexto de una universidad con menos de 8.000 estudiantes (hoy son más de 100.000), y donde la mayoría de los exámenes eran orales. Entonces “había tribunales conformados por tres docentes, cada uno establecía una nota, y ello definía la calificación final”, contó Peláez. Ahora existen más de 100 carreras de grado, con múltiples tipos de evaluación.

    Las universidades del mundo desarrollado poseen, en general, escalas con menor número de grados o niveles. Por ejemplo, en Estados Unidos y Europa el sistema de escalas promedio va de cinco a siete niveles. En la región, a nivel del Mercosur, predomina un orden de calificación con cinco categorías: Excelente, Distinguido, Bueno, Aprobado e Insuficiente.

    En el resto de las universidades públicas y privadas de Uruguay, “se verifica un uso generalizado de la escala de 12 niveles”, con la diferencia de que los umbrales de aprobación van desde cinco hasta siete.

    Dimensiones.

    La propuesta a consideración de la Udelar se apoya en “dos grandes dimensiones” para reconsiderar la escala de calificaciones vigente: las dificultades de reconocimiento de estudios universitarios en el exterior —y en casos también en el país—, y la demanda de “una valoración más conceptual”, basada en aspectos didácticos y pedagógicos.

    La actual escala de la Udelar contiene 13 calificaciones (del cero al 12), con 10 niveles de aprobación (del 3 al 12) y tres insatisfactorios. Esa característica genera “dificultades” para la acreditación de títulos y la movilidad estudiantil, y aparte “no favorece una adecuada valoración de la calidad de los aprendizajes”, dijo el prorrector de Enseñanza.

    Si bien el resto de las universidades nacionales adoptan, en su mayoría, calificaciones que llegan hasta el 12, a diferencia de la Udelar, suelen asignar números mayores al 3 como mínimo de aprobación, lo cual genera problemas para comparar los resultados.

    Incluso esta escala tiene una incidencia negativa para los egresados de la Udelar en las decisiones que toman los empleadores de ciertas profesiones, apuntó Peláez, porque “dos estudiantes de universidades diferentes rinden igual, pero a uno le aparece un 7 y a otro un 3 o 4. Y luego, para aspirar a un empleo, da un trabajo enorme explicar ese problema de escala”.

    Sobre los aspectos pedagógicos, la evaluación basada en la calificación numérica “invierte el interés de conocer y aprender, por el de aprobar”. Aparte, cuando la devolución es solo numérica, el estudiante recibe una información “insuficiente”, porque la escala de números no explica en qué acertó y en que erró.

    De hecho, la literatura especializada sobre la teoría de la evaluación señala una tendencia mundial hacia las escalas de tipo conceptual y con menos categorías, por tratarse de evaluaciones descriptivas, y suelen distinguir lo sustancial que se evalúa en cada caso.

    “Este rasgo es particularmente relevante para nuestra Udelar, si tenemos en cuenta la diversidad de disciplinas y profesiones”, señala el informe. Trabajar con una escala de pocos grados facilita además la tarea del docente, porque “disminuye la posibilidad de error o de injusticia”.  

    A - B - C - D - E - F.

    Los objetivos de la propuesta son: 1. Mejorar la valoración conceptual de los rendimientos de estudiantes y graduados; 2. Facilitar el reconocimiento a nivel nacional y en el exterior de la formación brindada por la Udelar; 3. Incrementar la capacidad de discriminación de la escala, y 4. Uniformizar la escala de calificaciones para las carreras de grado de toda la Udelar, articulando con los posgrados y el resto del sistema educativo terciario público.

    Las categorías sugeridas en el documento van de la letra A hasta la F, acompañado por un concepto: A - Excelente. B - Muy Bueno. C - Bueno. D - Aceptable. E - Insuficiente. F - Reprobado. Luego, para simplificar, se usarán las letras.

    En el trabajo se plantea que la nueva escala comience a aplicarse en 2020, porque existe una “enorme dificultad de implementación del servicio de informática” de la Udelar para sistematizar unos 150 planes de estudios. La idea es que abarque a todas las escolaridades del sistema: nuevos ingresos, estudiantes y egresados de las carreras de grado y de posgrado.

    A partir de 2018, como etapa de transición, se expedirá una “escolaridad internacional” para aquellos estudiantes que lo soliciten —complementaria a la habitual—, que contendrá como información adicional las equivalencias entre las escalas vigentes.

    La propuesta también fue trasladada a la Universidad Tecnológica (Utec) —que meses atrás aprobó una escala de calificaciones similar, con cinco niveles— y al Consejo de Formación en Educación de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP). “El objetivo es coordinar con todo el sistema, público y privado”, dijo Peláez.  

    Información Nacional
    2017-08-17T00:00:00