• Cotizaciones
    lunes 17 de junio de 2024

    Más cloruros en el agua causan fallas en termotanques de cobre

    Los cambios en la calidad del agua de OSE en Montevideo y la zona metropolitana están causando casi al empezar el invierno pérdidas insospechadas para la industria de termotanques eléctricos James, que fabrica unos 600 equipos de ese tipo al día y vende unos 9.000 por mes. Cerca de una treintena de camionetas del servicio técnico de esa empresa están saliendo a diario para atender la “impresionante” demanda por fallas que están ocurriendo en los calentadores de agua con tanque de cobre. Están respondiendo a unos 200 reclamos de hogares cada jornada, cuando lo normal eran alrededor de 40.

    En las últimas semanas, la crisis causada por la sequía de características históricas que afecta al país llevó a que OSE pidiera al Ministerio de Salud Pública la autorización para aumentar —de manera excepcional— el nivel de cloro y sodio en el agua. Sin embargo, desde principios de año James detectó por análisis de laboratorio del agua de los hogares donde realizaba los servicios técnicos que el alto nivel de cloruros estaba afectando el funcionamiento y la durabilidad de los termotanques de cobre.

    “Estamos preocupados porque la demanda realmente es alta y queremos atender bien a nuestros clientes”, dijo a Búsqueda el gerente de Servicio Técnico de James, Carlos Correa. Fue enfático en distinguir que “no hay ningún riesgo de seguridad, ni hidráulica ni eléctrica”, con los termotanques que fabrica la empresa, que cuentan con triple sistema de seguridad. Precisó que los problemas de funcionamiento están registrándose en los equipos con tanque de cobre, no así en los de acero.

    Correa apuntó que aunque no hay responsabilidad del fabricante, ya que las fallas que están teniendo los calentadores son a raíz del aumento del nivel de cloruros en el agua de OSE, James está asumiendo un costo “muy alto” al responder a través de la garantía e incluso extendiéndola en algunos casos. Lamentó el castigo y el “desprestigio” que puede llegar a golpear a la marca y a su producto “estrella”, que es el termotanque de cobre. “Estamos vendiendo un Mercedes Benz, con cobre virgen de Finlandia, resistencia de titanio de Italia, y está fallando. Nos duele”, dijo otro encargado.

    Desde 1984 esta industria nacional, que hoy emplea a unas 110 personas (80 en la planta) lleva fabricados más de 2,5 millones de termotanques y vende unos 110.000 al año. Actualmente, el 90% son calentadores con tanque de acero y el otro 10% son de cobre, cuyo precio es el doble.

    Correa dijo que si bien el nivel de demanda de servicios técnicos se disparó a partir de febrero, en las últimas tres semanas se mantiene elevado pero estable, lo que podría ser un indicio positivo, dentro de la incertidumbre de cuánto tiempo se pueda extender la sequía y el alto nivel de cloruros en el agua. “Mientras, a rezar la danza de la lluvia… y a sentirnos satisfechos en que tenemos stock y que estamos llegando a todas las casas que nos llaman, quizás con un poquito de atraso pero dándoles prioridad a los servicios de termotanques para que el cliente se sienta apoyado y respaldado”, destacó el ejecutivo.

    En este contexto, algunos de sus distribuidores, apuntó, “hablan de cierto incremento en las ventas”. Correa alegó que, como hay “mucha confusión” y está circulando información inexacta, “hay gente que va cambiando las marcas”.

    En la casa de electrodomésticos Copacabana y en Barraca Europa no están viendo nada inusual, pero algunas empresas de servicio técnico y tiendas consultadas por Búsqueda señalaron que hay más reclamos y crecen las ventas de termofones.

    Los reclamos se multiplicaron por cuatro en el caso de los termotanques, por lo que tuvieron que incrementar la cantidad de técnicos para la capital y Ciudad de la Costa, dijo Mario Arismendi, gerente de Hogar Montevideo. Aseguró que el problema es “parejo” por marcas y que afecta a los termotanques de cobre, principalmente.

    Desde Gelbring, importador y distribuidor de termotanques Enxuta, dijeron que tuvieron una “leve suba” de consultas telefónicas relativas a la seguridad de los calentadores. Específicamente, la preocupación es por si el termotanque puede inducir electricidad durante el baño y apuntaron que no han “constatado ningún caso”, pero que “por seguridad y recomendación de bomberos” aconsejaron “desenchufar” el artefacto.

    “Canibalismo”

    Según análisis encargados al Laboratorio Montevideo del agua que utiliza James en su planta de Paso Molino para realizar algunos procesos, el nivel máximo de cloruros rondaba los 29-31 miligramos por litro (mg/l) entre 2017 y 2019 y osciló en valores algo mayores en los años siguientes (46 mg/l en 2022). Pero en 2023 pasó de 53 mg/l en enero a 148 mg/l en febrero y a 206 mg/l en marzo.

    James también analizó varias muestras de agua de los clientes con fallas; a principios de mayo los resultados mostraban 529 mg/l en Belvedere, 734 mg/l en Casavalle y 684 mg/l en Pocitos, por ejemplo.

    El nuevo valor aprobado —en forma excepcional— por el MSP de cloruro en agua para Montevideo es de 720 mg/l.

    Según el monitoreo del 26 de mayo realizado por la Intendencia de Montevideo para muestras en varios barrios, el nivel de cloruro era de 508 mg/l en Colón, 610 mg/l en Punta de Rieles, 630 mg/l en Casabó, 637 mg/l en Buceo y llegaba a 693 mg/l en otras zonas.

    “El sodio es algo de ingreso reciente al agua, pero mucho antes de eso y a causa de la sequía estamos teniendo otros elementos que son tanto o más agresivos (para el termotanque), que son los cloruros. El mal llamado cloro siempre hubo, solo que las proporciones actuales son extremadamente altas. Entendemos las razones (de las autoridades para elevarlos), pero para los metales que trabajan dentro del tanque en algunos casos son nocivos. Le quitan durabilidad, generan ciertas roturas”, explicó el gerente de Servicio Técnico de James. Definió el problema como un “canibalismo” de metales. “Se está dando un efecto químico para el que no está preparado el termotanque”, agregó.

    Contó además que, a partir de una investigación, para la que personal de James viajó a la planta en Italia de Thermowatt —el proveedor de los componentes de los termotanques de esta industria uruguaya—, se detectó que una pieza pequeña, redonda, a la que está soldada la resistencia del termotanque, es la que está siendo afectada por los cloruros. En concreto, se le van generando poros microscópicos por los que se filtra humedad. Cuando la humedad llega a los contactos eléctricos del termostato hace saltar el disyuntor diferencial de la casa, lo que provoca el corte de luz.

    Esa pieza, llamada “flangia”, es de latón (una aleación de cobre y zinc), y es la que James utiliza para la fabricación del termotanque desde siempre.

    Tras conocer el motivo de la falla, Thermowatt trabaja en el desarrollo de una pieza que suplante la actual, para lo que está haciendo ensayos con una composición diferente. Las pruebas que realiza simulan soportar un nivel de cloruros de casi el doble que el actual, informaron desde James.

    Mientras se desarrolla la solución definitiva, la medida paliativa que James está aplicando es incorporar una junta de goma y una arandela plástica que funciona como “antibiótico” y “viene surtiendo efecto”, señaló con optimismo uno de los responsables del área técnica de la empresa.

    El costo “intangible”

    La cantidad de servicios técnicos que está respondiendo James aumentó más de 50% en mayo, respecto al mes previo, informó. Sus termotanques se venden con garantía de un año para la parte eléctrica y de ocho en el caso del tanque de cobre.

    “Puedo decir que antes del año caen (con este desperfecto) y hemos tenido algún caso, esporádico, de problemas con menos de dos meses. Es lo que nos amarga y preocupa. Pero estamos cubriendo la garantía, cambiando la resistencia, como si fuéramos los responsables del problema”, explicó. “Estamos dando respuesta como empresa seria que somos, lo estamos solventando a costo nuestro”, que estimó en más de US$ 200.000 solo por concepto de servicio técnico. “Tenemos una pérdida económica muy grande, pero lo más importante es cuidar la marca y el prestigio, ya que el impacto intangible es mucho más que ese valor”, apuntó.

    Economía
    2023-05-31T18:46:00