Los últimos, un documental que explora la extinción de los bosques paraguayos

El documental, recién estrenado, registra el viaje de tres ecologistas escépticos hacia los últimos bosques vírgenes de Paraguay

“Tengo un enamoramiento melancólico de los bosques”, confiesa Sebastián Peña Escobar. De allí nace este documental, Los últimos, en alusión a los últimos bosques vírgenes de Paraguay­. Hacia allí viajan Ulf Dreschel y Jota Escobar, que llevan décadas estudiando los bosques, siendo testigos de la implacable deforestación y de los incendios provocados por el hombre, junto a Sebastián, un cineasta fascinado­ por el Chaco, un ecosistema de bosques secos en peligro, considerado actualmente la mayor masa verde de Sudamérica después del Amazonas.

“Hasta hace no mucho tiempo, Paraguay era todavía una mancha verde poco conocida en el mapa del mundo. A finales de los setenta y principios de los ochenta, el país tenía alrededor de 70% de bosques vírgenes, y la capital, Asunción, era una ciudad cubierta de grandes y viejos árboles, rodeada de frondosos montes”, explica el director. En ese contexto creció Sebastián, con una fuerte conexión con la naturaleza. Le tomó un tiempo tomar conciencia de que el ser humano mostraba una actitud hostil hacia los bosques, aunque en ese momento todavía Paraguay no había alcanzado la tasa de deforestación actual, una de las más altas del mundo.

Ulf es un reconocido especialista en mariposas nocturnas alemán, y Jota es un paraguayo considerado el mayor experto en aves del país. “Estos dos bien podrían formar parte de una extraña banda punk”, dice el realizador. “Parecen saber de todo, y uno podría escucharlos durante horas. A veces polémicamente biologistas y aparentemente amargados, pero sobre todo irónicos y ciertamente divertidos”
Embed

Los tres conforman un trío de ecologistas escépticos que durante más de 15 años realizaron decenas de expediciones: “Nos volcamos a lo que he sentido como un largo viaje circular por los últimos bosques de Paraguay. En algún momento me convertí en cineasta y sentí la necesidad de contar sobre estos viajes como una forma de abordar mi propia obsesión por la pérdida de los bosques”, cuenta el director.

La película, coproducida por Paraguay, Uruguay y Francia, filmada en 2021 y ganadora del premio a Mejor documental en el Festival­ de Punta del Este, registra una expedición­ a los amenazados bosques de Chovoreca, una gran reserva virgen situada en la frontera de Perú con Bolivia.

LU_STILL14_00170340.jpg

Mientras recorren kilómetros de ruta en dirección al noroeste paraguayo, el relato avanza entre debates sobre el comportamiento humano, la deforestación y sus consecuencias para el futuro de la vida en la Tierra. Ya en Chovoreca se enteran de que un incendio forestal está arrasando la zona. Las charlas siguen, pero ahora con el fuego rondando y una sensación de finitud más palpable. Los intentos de filmar los bosques se ven truncados por el avance de los incendios, que los obligan a partir.

Las conversaciones se impregnan de un tono nostálgico, con la imparable destrucción de los bosques paraguayos como trasfondo, pero también con una sensación vívida del momento presente.