Casacor San Pablo, la mayor exposición de arquitectura, diseño y paisajismo de América Latina

Más de 70 estudios, desde los más elegantes, hasta los informales y eclécticos, desplegaron su talento en la gran exhibición

En Brasil, la frase “o mais grande do mundo” se aplica en varias áreas, y la muestra de decoración y paisajismo Casacor sin dudas califica para ello. Quien alguna vez la haya recorrido, especialmente la edición de San Pablo, puede dimensionar el alcance y calidad de los trabajos expuestos: inspiradores en tendencias, reveladores de estilos, informativos en cuanto a proveedores y profesionales del medio, todos visibilizados de una forma impecable y cada vez más profesionalizada y ambiciosa.

Es, sin lugar a dudas, la exposición más grande y completa de arquitectura, diseño de interiores y paisajismo de América Latina. Planteada desde el punto de vista de ambientes completos diseñados en formato integral, no hay otra de su calibre.

La idea de la muestra surgió hace unos 30 años, cuando Yolanda Figueiredo y Angélica Rueda visitaron la exposición Casa FOA en Buenos Aires.

En el primer año, 1987, una casa de la Rua Dinamarca, en la zona Jardim Europa de la ciudad paulista, fue la sede inaugural. En el año 2000, los fundadores vendieron Casacor al Grupo Patrimônio Private Equity. En 2008, Grupo Abril y Grupo Dória adquirieron conjuntamente la exposición, y desde 2011, Grupo Abril es el único propietario de Casacor, que cuenta hoy con 27 sedes.

Esta edición, inspirada en el lema “Cuerpo y morada”, se llevó a cabo hasta el 6 de agosto en el Conjunto Nacional, sobre la Avenida Paulista, obra del arquitecto David Libeskind.

El cambio de sede desde sus ediciones previas que fueron en el Jockey Club São Paulo, implicó pasar de un espacio parquizado con varios ambientes exteriores, mayormente en un solo nivel, a diseñar un recorrido en un edificio de magnitud relevante y múltiples niveles. Todo sobre la principal avenida, lo que le ha garantizado también un aumento exponencial de visitantes de púbico general que simplemente lo incorpora como paseo en el extenso horario en el que permanece abierto. Hay incluso espacios exteriores replicados en interiores diseñados con maestría y dominio de técnicas varias de iluminación, texturas, especies de vegetación y otros elementos que sorprenden.

¿Qué se pudo ver? El juego de estilos entre lo elegante, lo informal y lo ecléctico de los paulistas, desplegado en su máxima expresión. Mesas de centro de livings agrupadas, de distintos acabados y formas. Piezas decorativas de vidrio soplado. Formas orgánicas en disposición de planta, muebles, escaleras. Mucho verde incorporado a los interiores. Revestimientos de gran formato interactuando con piezas de mínimas dimensiones. La audacia en combinaciones cromáticas. El arte y las artesanías de valor como parte de las escenografías. Esto es solo una parte de todo lo que se pudo encontrar a lo largo del recorrido que reunió el trabajo de más de 70 estudios de diseño.

Además, el sector de tiendas era realmente digno de una visita: desde objetos de recuerdos, ópticas de diseño, librerías o tiendas de ropa. Todo resultó en un equilibrio perfecto entre contenido interesante y continente deslumbrante que invitaba a mirar al detalle. Una cita que queda registrada en la agenda para la próxima edición.

FUENTE: nota.texto7