¡Hola !

En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
$ Al año*
En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
* Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

¡Hola !

En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
$ por 3 meses*
En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
* A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

Ocho lugares que elevan el circuito cultural de Ciudad de México

México está agendado en nuestro imaginario como un destino turístico de playas paradisíacas. Pero lo cierto es que su capital propone un circuito cultural más que atractivo

Qué inspiradoras son las ciudades que logran despertar admiración en cada esquina, conectando su identidad local con modernidades potentes en recorridos que alternan sitios patrimoniales, arquitectura contemporánea, arte urbano, rooftops verdes y ritos ancestrales. 

Tradicionalmente, México está agendado en nuestro imaginario como un destino turístico de playas paradisíacas. Pero lo cierto es que tanto su capital como un centenar de pueblos de alrededores —que muchas veces pasan desapercibidos en la escena local— proponen un circuito cultural atractivo por demás. 

Ciudad de México ha atravesado una renovación urbana muy interesante con énfasis en cuestiones contemporáneas que muestran a los viajeros otra dimensión de la ciudad. 

Quien recorre su superficie de norte a sur y de este a oeste se encuentra con calles limpias y prolijas, diseño urbano, canteros cuidados, iluminación de edificios, buena infraestructura, edificios antiguos renovados, terrazas modernas, patios con intimidad acogedora, lugares superdisfrutables al aire libre y vegetación colándose por todas partes. 

La cantidad de ofertas de gastronomía, historia y cultura es desbordante. Desde distritos estimulantes hasta arquitectura de vanguardia que honra la herencia de referentes locales, todo es vibrante en esta extensión que continúa la ya imponente propuesta cultural del país. 

Para aquellos que buscan el diferencial en el clásico recorrido turístico por Ciudad de México, estas ocho paradas invitan a vivir experiencias auténticas y modernas que elevan el circuito cultural a otra dimensión. 

La Laguna

Tras haber sido una fábrica de hilados, La Laguna se transformó en una fábrica de oficios que reúne emprendedores mexicanos de diseño, arquitectura, urbanismo, gastronomía y arte. El edificio data de los años 20, tiene un carácter único y está situado en un punto central e histórico de la Ciudad de México. Se renovó en 2018 para adaptarse a estos nuevos usos y actualmente acoge varias propuestas comerciales y un programa de inclusión hacia el barrio con talleres de oficios para locatarios. 

Showroom EWE 

<em>Showroom EWE</em>Showroom EWE

Dedicado a la preservación y el desarrollo de la herencia artesanal de México, el estudio de diseño EWE —fundado por la galerista y curadora Age Salajoe y los diseñadores Manuel Bañó y Héctor Esrawe— unió fuerzas con Esrawe Studio para transformar un antiguo salón de baile de fines de los años 50 en un espacio de exhibición. Además de colaborar ocasionalmente en diferentes proyectos, ambos estudios tienen su propio espacio donde presentan colecciones modernas y vintages inspiradas en la historia local, aunque con aires renovados.  

La Mexicana 

<em>La Mexicana</em>La Mexicana

Una década de gestión vecinal ante la falta de espacios públicos de convivencia y áreas verdes culminó en la construcción de este parque lineal rodeado de flora autóctona, arquitectura moderna, servicios múltiples y todo el equipamiento urbano habido y por haber. Diseñado por los arquitectos Mario Schjetnan y Víctor Márquez, el proyecto cuenta con 28 hectáreas distribuidas en un camino principal y zonas de actividades con jardines infantiles, pista de skate, plaza de mascotas, terraza gourmet y espectáculos en el anfiteatro. El cuidado ambiental es una prioridad, por lo que se implementó un sistema de recolección de agua de lluvia para riego y limpieza.

Biblioteca Vasconcelos 

<em>Biblioteca Vasconcelos</em>Biblioteca Vasconcelos

Pocas palabras pueden definir el impacto de un edificio como el de la Biblioteca Vasconcelos, firmado por el estudio Alberto Kalach, que está situado en la zona norte de la ciudad junto a una antigua estación de ferrocarriles. Sus más de 44.000 metros cuadrados son una muestra de arquitectura contemporánea construida en acero, concreto, mármol, granito, madera y vidrio. El proyecto integra un jardín botánico con más de 60.000 ejemplares de especies en una extensión de 26.000 metros cuadrados. Los tradicionales servicios bibliotecarios se alternan con actividades culturales y artísticas. Quitan el aliento las inmensas estanterías de acero colgantes con infinitos ejemplares de libros y material multimedia. 

Torre Reforma 

<em>Torre Reforma</em>Torre Reforma

Este rascacielos de imponente diseño se sumó al Paseo de la Reforma en una de las zonas culturales, históricas y económicas más relevantes de Ciudad de México. Diseñado por el estudio LBR & A, el edificio cuenta con cinco niveles para uso público que incluyen servicios múltiples de gastronomía, espacios verdes, instalaciones deportivas y salas de trabajo. A su vez, la casona histórica existente se incorporó al vestíbulo principal y funciona como área comercial. Tiene también 16 niveles subterráneos de estacionamiento y un mirador en el último piso a 246 metros de altura. Por sus características de diseño ecológico e inteligente, Torre Reforma es referente en materia de sustentabilidad en América Latina, tiene certificación LEED Platinum y recibió el premio International Highrise Award 2018 a Mejor rascacielos del mundo. 

Museo Anahuacalli 

<em>Museo Anahuacalli</em>Museo Anahuacalli

Este museo y centro de arte suele ser poco visitado por encontrarse en las afueras de la ciudad, en la colonia San Pablo de Tepetlapa. El archivo del Museo Anahuacalli atesora una gran riqueza de documentos y fotografías sobre la obra y figura del muralista mexicano Diego Rivera. La majestuosa pieza arquitectónica, diseñada por él mismo e inspirada en influencias aztecas y mayas, fue finalizada luego de la muerte de Rivera con la colaboración de su hija menor, Ruth. En su interior se exhiben cerca de 2.000 figuras teotihuacanas, olmecas, toltecas, nahuas, zapotecas y del noreste de México, entre otros tantos bocetos para distintos murales. 

Museo Soumaya + Museo Jumex 

<em>Museo Soumaya</em>Museo Soumaya

Dispuestos uno frente al otro, estos dos museos no pueden excluirse de un circuito cultural básico por Ciudad de México. La original forma del Museo Soumaya, construido por el arquitecto Fernando Romero, se inspira en la identidad de una antigua área industrial con una compleja geometría y forma escultórica. Si bien gran parte del museo está destinada a la colección clásica de sus promotores (Carlos Slim y su esposa, Soumaya Domit), tiene por vocación coleccionar, investigar, conservar y difundir el patrimonio artístico e histórico de México y Europa. Incluye en sus instalaciones restaurante, biblioteca, auditorio y tienda de regalos. 

En frente, más desapercibido por estar rodeado de grandes edificios comerciales, se encuentra el Museo Jumex, un proyecto de David Chipperfield con una de las mayores colecciones privadas de arte contemporáneo de la región. 

Rooftop del Círculo Mexicano 

<em>Rooftop del Círculo Mexicano</em>Rooftop del Círculo Mexicano

La terraza de este icónico hotel situado en el centro de la ciudad es un punto de encuentro para pasar el rato mientras se disfruta de las vistas privilegiadas a arquitecturas como la catedral Metropolitana y el Palacio Nacional. En el rooftop tanto huéspedes como público general pueden disfrutar de los manjares de un restaurante y una barra de tragos con selección de vinos orgánicos. El proyecto arquitectónico del estudio Ambrosi Etchegaray reimagina un edificio residencial del siglo XIX y concibe la planta baja como un mercado moderno de emprendedores que acerca a los viajeros a una experiencia auténtica y original de la cultura mexicana contemporánea.