Cinco influencers de libros cuentan cómo es crear reseñas y contenido literario para redes sociales

Además, comentan sus elegidos para el próximo domingo: Día nacional del libro

El primer libro de la historia tiene unos cuantos siglos de existencia y se escribió en piedra o tablillas de barro (se encuentran diferencias según la fuente que se consulte). Ya más cercano al presente (pero también hace varios siglos) se inventó el papel y los libros comenzaron a parecerse cada vez más, en su forma, a los que se encuentran hoy en cualquier librería. Para llegar a eso, primero fueron manuscritos, después se escribieron a máquina y después en computadora, impresos en tinta. Cuando se inventó el primer libro, también surgió el primer lector. Y los lectores fueron creciendo y acompañando la transformación de los libros.

En la actualidad, existen diversas formas de consumir este producto tan noble: en papel, en digital o audiolibros. Los libros se leen, se ven, se escuchan. Sus párrafos resuenan en cada uno de distinta forma. Hay quienes se guardan las resonancias de esos párrafos para sí mismos y hay quienes las comparten. En ese segundo grupo están los bookfluencers o influencers de libros: aficionados a la lectura que disfrutan de compartir reseñas y comentarios sobre lo que leen en las redes sociales, principalmente en Instagram y TikTok.

Se acerca un nuevo 26 de mayo y, con el Día Nacional del Libro­ como disparador, Galería seleccionó a cinco bookfluencers para que resuman cómo es esto de combinar la lectura con las redes sociales, recomendar y contagiar el hábito.

“Escribí de algo que te guste y animate a compartirlo”, fue la consigna que planteó el escritor, periodista y crítico literario Hugo Fontana en un taller que dio en 2019, en el que participó Manuela Varela. Allí fue que se le ocurrió crear su cuenta de Instagram @cocktail_literario, para comentar lo que lee, recomendar libros —algo que ama hacer, y lo dice así, con énfasis— e interactuar con personas del universo de “loquitos por la literatura”, dijo a Galería.

Su cuenta supera los 2.700 seguidores, pero asegura que es algo “100% amateur”. No sigue un régimen estricto para la frecuencia o contenido de las publicaciones ni tampoco está pendiente de las interacciones de quienes la siguen. “Aprovecho cuando saco alguna foto linda y le mecho la reseña o alguna reflexión acerca del libro en cuestión”, dice. “Cuando leo un libro que necesito compartir, lo hago independientemente del día o la hora”, agrega.

Con 37 años, Manuela es traductora pública y licenciada en Comunicación. Divide su tiempo entre su trabajo en un colegio, la crianza de sus hijos, sus actividades cotidianas y, por supuesto, la lectura.

“Como la mayoría de los enfermitos de los libros, tengo más pendientes que leídos, porque comprar libros es una adicción real”, dice Manuela. Sus criterios para seleccionar los libros­ que lee (y que luego reseña en Cocktail Literario) son diversos. Algunos los tiene entre ceja y ceja durante un buen tiempo hasta que por fin logra sentarse a leerlos. Otros caen como “en paracaídas” e irrumpen en su vida. No tiene una lista, no sigue un orden específico de lectura, sino que se guía más por “corazonadas” o “interés”. Tampoco reseña todos y cada uno de los libros que lee: “Si algún libro me voló la peluca, quiero correr a compartirlo con todos”, asegura.

Cocktail Literario surgió como una excusa para empezar a escribir, pero le ha dado a Manuela “tanto más que eso”, asegura. “Siempre digo que lo mejor es lo que menos me esperaba: se forjó una relinda comunidad de personas, a quienes no conozco pero es como si las conociera. Conocerse a través de los libros es una de las maneras más sinceras de conocer a alguien y de darse a conocer”, comenta.

Para el próximo domingo, Día Nacional­ del Libro, la creadora de Cocktail Literario quiso sugerir una “batería” de recomendaciones literarias, ante la imposibilidad de elegir uno solo: La asistenta, de Freida McFadden; Mañana, mañana y mañana, de Gabrielle­ Zevin; Las furias invisibles del corazón, de John Boyne; Las lealtades, de Delphine de Vigan, y El invencible verano de Liliana, de la mexicana Cristina Rivera Garza (que hace poco tiempo obtuvo un premio Pulitzer).

Gianclaudio Matatelo | Instagram: blogwhatalife| YouTube: WhatALife

Hay libros que, por su excelencia, su popularidad, su calidad literaria o quizás por haberse publicado en el momento justo, con las letras justas, se vuelven clásicos. Hay libros que se vuelven los favoritos de miles. El bookfluencer Gianclaudio­ Matatelo, de 25 años, menciona El principito, de Antoine de Saint-Exupéry, como el libro que lo hizo enamorarse de la lectura, porque le generó “muchísimos sentimientos”. Y menciona también la saga de Harry Potter, que le “cambió la vida para siempre”.

Pero los libros siempre le despertaron curiosidad y, desde que aprendió a leer, siempre leyó todo lo que se le cruzaba por delante, cuenta a Galería. En 2017 decidió abrir un blog en el que subía reseñas escritas y algunas imágenes de obras literarias. Al poco tiempo comenzó a usar Instagram, pero como algo “más secundario”, solo para promocionar sus reseñas en el blog.

“Pero todo cambió cuando apareció la pandemia. Tenía la sensación de que la gente no tenía el tiempo de sentarse a leer, entonces emigré a Instagram”, cuenta Gianclaudio. Fue a través de esa red, con su cuenta @blogwhatalife, donde encontró mayor “facilidad para generar lazos y conversar con la gente”.

En la actualidad, Gianclaudio trabaja en el Área de Soporte al Cliente de una empresa, estudia la Licenciatura en Educación­ y también Programación. Aún así encuentra algo de tiempo para sentarse y planear los contenidos que publica en Instagram y YouTube. Reseña casi todos los libros que lee. Los que no le gustan prefiere no compartirlos.

Para el próximo domingo 26 de mayo, Día Nacional del Libro­, Gianclaudio recomienda Las lunas de marzo, de la uruguaya Sofía Aguerre: “Una total genialidad. El libro tiene fantasía, magia, brujas, romance... ¡Y hace poco salió la segunda parte! Creo que no preciso decirles más nada para convencerlos”.

Natalia Galmes | Instagram: @nati_galmes| TikTok: @natigalmes

Con 22 años, Natalia Galmes estudia la carrera de Arquitectura “a tiempo completo”, dice. Pero al menos una hora por día dedica, además, a hacer videoreseñas de libros, editarlos y consumir otros videos y contenidos de redes sociales en busca de inspiración. Por supuesto, antes lee, y lee mucho. Lo hace desde que tiene 11 años; se enamoró de ese hábito luego de leer la saga de Los juegos del hambre, de Suzanne Collins. Pero su libro favorito es Los siete maridos, de la estadounidense Evelyn Hugo.

Natalia reseña casi todos los libros que lee, para sus más de 3.500 seguidores en Instagram y más de 6.700 en TikTok. Cuando no tiene nada bueno para decir, prefiere guardarse su opinión. Para el próximo Día Nacional del Libro, la joven recomienda El año de los girasoles, de la uruguaya Sofía Aguerre, sobre todo para un público adolescente y adulto. Para niños, la serie de Las crónicas de Spiderwick, de Tony DiTerlizzi y Holly Black, y La ciudad de los fantasmas, de Victoria Schwab.

Santiago Díaz Negrín | Instagram:@santidiaznegrin

Libros que lo “movilizan desde la curiosidad”. Aquellos que entienda que pueden enriquecerlo como lector. Esos son los criterios que Santiago Díaz, de 41 años, tiene en cuenta a la hora de seleccionar los ejemplares que reseña en su cuenta de Instagram­ @santidiaznegrin. Es bookfluencer desde hace unos cuatro años y le dedica “unas buenas horas a la semana”, combinadas con las actividades del club de lectura llamado El Otro Libro (en Instagram: @elotrolibro) que dirige junto con Laura Silva Olivera.

Santiago asegura que lee desde que tiene recuerdo, y que el libro que lo hizo enamorarse de la lectura fue El principito, de Antoine de Saint-Exupéry. Sin embargo, su favorito es el clásico Ficciones, de Jorge Luis Borges.

El interés actual de Santiago y de su club de lectura está en “difundir la literatura latinoamericana”. Por tanto, sus recomendaciones para el próximo Día Nacional del Libro siguen esa línea: De ganados y de hombres, de Ana Paula Maia (Brasil); Ladrilleros, de Selva Almada (Argentina); Ustedes brillan en lo oscuro, de Liliana Colanzi (Bolivia), y Chamanes eléctricos en la fiesta del sol, de Mónica Ojeda (Ecuador).

Además, quiso recomendar a tres autoras uruguayas: Tamara Silva Bernaschina (reciente ganadora del premio Bartolomé Hidalgo por Desastres naturales), Carolina Bello (que acaba de publicar un libro de cuentos titulado Los niños se ahogan en silencio), y Mercedes Estramil (“todo de ella”, recomienda Santiago). Para salir del campo de la narrativa, también menciona a la poeta Circe Maia.

Luciana López | YouTube, Instagram y TikTok: @universolula

Como a muchos, la saga que la hizo enamorarse de la lectura fue la de Harry Potter, de la británica J. K. Rowling. Al descubrir el primero de siete libros, Harry Potter y la piedra filosofal, Luciana López quedó “fascinada con ese mundo de fantasía y sus personajes”. Su amor por la lectura tomó fuerza cuando tenía 11 años, aunque recuerda que sus padres siempre incentivaron ese hábito en ella.

En 2015, Luciana se abrió un canal de YouTube para ser booktuber, como se llama a los lectores que reseñan libros en videos que publican después en YouTube. El mundo de las redes es dinámico y ella supo adaptarse. En 2017 incursionó en Instagram y el año pasado en TikTok. En la actualidad, todavía tiene actividad en las tres y elige dónde publicar según el tipo de contenido que quiera hacer. Con 30 años encuentra tiempo para la lectura y las reseñas mientras cursa la carrera de Veterinaria.

“Trato de reseñar los libros que me gustaron, pienso que tengo muy poco tiempo como para dedicarlo a hablar de un libro que no me gustó”, explica Luciana. Sus libros favoritos son Un monstruo viene a verme, de Patrick­ Ness, y la saga Trono de cristal, de Sarah J. Maas. Su recomendación para el próximo domingo es Una sonata de verano, de la española Belén Martínez. “No es nuevo, pero este año salió una nueva edición preciosa, con material extra. Es realismo mágico con personajes entrañables”, resalta Luciana.