¡Hola !

En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
$ Al año*
En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
* Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

¡Hola !

En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
$ por 3 meses*
En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
* A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

20 cosas que indefectiblemente van a suceder en estas fiestas

Hay situaciones que se repetirán, aunque hayas hecho todo para evitarlas; aceptarlas de antemano es una de las estrategias para lograr sobrevivir a las Fiestas.

Hay situaciones que se repetirán, aunque hayas hecho todo para evitarlas; aceptarlas de antemano es una de las estrategias para lograr sobrevivir a las Fiestas.

Hay situaciones que se repetirán, aunque hayas hecho todo para evitarlas; aceptarlas de antemano es una de las estrategias para lograr sobrevivir a las Fiestas.


1. El 24 te va a faltar el ingrediente básico para preparar la cena: el morrón para el pollo arrollado, el choclo para el pionono, el perejil para la lengua a la vinagreta y hasta los huevos para los huevos rellenos, porque, claro, vas a volver a cenar lo mismo de todos los años, aunque hayas empezado a planificar el menú en setiembre.

2. Por culpa de ese ítem fundamental que te habías olvidado, te va a tocar en la cola del supermercado atrás del señor que habla por celular con su esposa, que corrobora con ella haber comprado las marcas acordadas, que le pide a la cajera que lo espere un "minuto" mientras se adentra una vez más en las góndolas para cambiar un producto como si no hubiera nadie detrás de él en la fila, y que, para colmo, tiene el carro repleto.

3. Va a hacer demasiado calor o demasiado frío para que el atuendo que tenías pensado esté cerca de ser el adecuado.

4. El encargado de llevar el turrón va a llevar turrón duro, nunca Jijona, que es tu favorito.

5. El tío fanático de los fuegos artificiales habrá gastado todo el presupuesto familiar destinado a la pirotecnia en un solo volcán, que dura en el cielo menos de 30 segundos, y se olvidará de comprar las luces de bengala y los chasqui boom para los niños.

6. En Fin de Año vas a volver a dar la vuelta manzana con la valija vacía para irte de viaje, la vas a subir por escalera para que sea en avión y la vas a volver a guardar con la total certeza de que no va a incidir en lo más mínimo en tus posibilidades de dejar el país con fines turísticos.

7. Algún supersticioso va a evitar sentarse a la mesa con excusas, porque hizo la cuenta y con él son 13 comensales.

8. Que aunque te hagas la superada vas a ponerte la bombacha rosada en Año Nuevo y, si te insisten un poco, te vas a comer las 12 uvas.

9. Vas a seguir (secretamente) esperando que el regalo más grande del arbolito sea para vos.

10. Tu amigo invisible será el más ahorrativo de los participantes, y el regalo vendrá envuelto en un paquete genérico que hará imposible deducir su origen y poder cambiarlo.

11. La madre/hermana/mujer piola de la familia te va a interceptar en la cocina para darte, lejos de la multitud, ese libro/accesorio/perfume que querías, pero que no sabías que ella sabía que querías.

12. El niño más grande de la reunión va a identificar al pariente escondido bajo el traje de Papá Noel; aunque su jo jo jo sea hiperrealista y su barba sea una réplica exacta de la de Kurt Russell en Las crónicas de Navidad.

13. Los niños más pequeños van a decirle al niño más grande que está equivocado, que nunca escucharon un disparate tan descomunal, y quedarán maravillados de haber interceptado por fin a este señor tan esquivo que viaja en trineo a velocidades supersónicas.

14. Tu prima va a volver a intentar convencer a tu hermano escéptico de las bondades de la meditación después de haberle dicho que está estresado, y que lo sabe porque lo leyó en su aura.

15. Vas a agradecer la presencia de ese amigo de la familia que se sumó a último momento por ser ese elemento neutral en la mesa que puede decirle a tu tío, sin que se ofenda, que ese debería ser el último whisky doble de la noche.

16. Aunque casi nadie va a prestar atención a la playlist navideña que armaste con dedicación, va a sumar al clima festivo de manera subliminal, y cuando suene la versión de Bobby Helms de Jingle Bell Rock, vas a sentir una inyección de entusiasmo y una recarga de espíritu navideño.

17. Un carnívoro recientemente convertido a vegetariano se hará el ofendido ante la falta de opciones para él, mientras el resto le asegura que comerse una tira de asado en Nochebuena no es una traición a su ideología.

18. Cuando vengas de la cocina, a rellenar los vasos con el refresco ya caliente porque la heladera no dio abasto y el hielo se terminó, verás a todos conversando, riéndose, interrumpiéndose y hablando uno por encima del otro, y por un momento vas a agradecer ser parte de esa locura.

19. Sentirás entre nostalgia y alivio de saber que a algunas de esas personas con las que pasaste la noche no volverás a verlas hasta el siguiente diciembre.

20. En el fondo, aunque sepas que 2020 es solo un número y la máquina no se reinicia desde cero en enero, vas a pedir deseos y, aunque no los hagas explícitos, tendrás toda la esperanza del mundo en que la historia puede empezar de nuevo el próximo año. O al menos las partes de la historia que te gustaría reescribir.