Embajador de Corea del Sur: "Soy big fan del rock uruguayo"

Nombre: Eun-chul Lee • Edad: 58 • Ocupación: Embajador de Corea del Sur • Señas particulares: juega al golf con su esposa, es fanático del rock uruguayo, formó la banda Antípodas con cuatro músicos uruguayos

¿En dónde aprendió español? En Corea, para ingresar al Ministerio de Relaciones Exteriores se deben preparar tres exámenes muy difíciles y saber dos lenguas, inglés, que es obligatorio, y como segunda lengua yo elegí español.

¿Y cómo llegó a ser embajador en Uruguay? Saber español direccionó mi carrera diplomática. Pasé dos años perfeccionándome en España y después estuve como segundo secretario en Venezuela y como embajador en Ecuador. Disfruto mucho de la cultura latina. Viví una muy buena experiencia en Madrid.

¿Qué es bibimbap?, la comida típica coreana. Literalmente quiere decir “arroz mezclado”. Lleva arroz blanco con vegetales, trozos de carne y huevo, es muy saludable. Después, el kimchi es un acompañamiento típico con col fermentada, tradicionalmente picante y con especias. Los coreanos no podemos comer sin arroz.

Ahora, durante la entrevista, estamos tomando té de ginseng. ¿A qué hora acostumbran tomarlo? A toda hora, el té de la raíz de ginseng nos da energía. El té forma parte esencial de nuestra cultura y en la embajada es una costumbre, pero en la vida actual en Corea se toma bastante café. El té de ginseng es como el mate uruguayo. Viene en polvo en sobrecito y también como jalea, el secreto es servirlo con agua a 85 ºC.

Y la bebida nacional, ¿cuál es? El soju, un destilado a base de arroz. A todos les gusta el soju, es muy popular. Los coreanos trabajan mucho y después en la noche toman soju, en casa o en restaurantes, con amigos, en familia.

Usted nació en el sur de Corea y vivía en Seúl. ¿Qué extraña? De Corea extraño la dinámica, normalmente hay mucho trabajo y muchas actividades sociales con amigos, con colegas en donde se bebe y come. Acá se bebe moderadamente en comparación con Corea. Lo que extraño es ese ambiente más bullicioso, más dinámico.

¿En Montevideo se aburre? No, pero acá es más tranquilo. Es difícil explicarlo, pero estamos acostumbrados a vivir con mucha actividad y más cuando tenemos una meta, vivimos con mucha adrenalina, siempre estamos activos. Por mi trabajo hace más de 20 años que estoy en el exterior, viví en seis o siete países pero aquí, con mi esposa, es donde disfrutamos de la tranquilidad. Nuestra paz nos hace sentir muy felices, pero cada año cuando viajo a Corea por trabajo vuelvo a esa dinámica. Una semana es suficiente, después me dan ganas de volver.

Tiene dos hijos, ¿en dónde están? Mi hijo mayor vive y trabaja en Boston y el menor está en Corea, acaba de terminar el servicio militar, que es obligatorio, y ahora va a la universidad en Seúl. Entonces nosotros mantenemos tres hogares, es un poco difícil, porque hay que cuidar a los hijos que están lejos.

¿Cómo surgió la idea de la banda Antípodas? Con la pandemia tuvimos que armar una celebración online del Día Nacional con mi discurso y un video de promoción de la cultura coreana. Entonces me sugirieron subir un video de música y como yo toco la guitarra eléctrica comencé a pensar en una banda musical para difundir la cultura. Ahora Antípodas está integrada por la vocalista Sabrina, el bajista Felipe, el baterista Eliseo y Mathías en el teclado, y yo que toco la guitarra. Comenzamos con dos canciones coreanas y dos de rock uruguayo, es una experiencia inédita. Ensayamos todos los fines de semana y desde ese entonces hemos evolucionado ampliando nuestro repertorio a ocho temas, tres de rock uruguayo, tres canciones coreanas incluyendo BTS, Gangnam Style y también temas internacionales.

¿Qué le gusta del rock nacional? Al inicio no conocía nada pero los chicos me recomendaron varios grupos, entonces aprendí y ahora tocamos El poeta dice la verdad de La Trampa, que es una canción bastante difícil, Cadillac solitario de Buitres y Cuando sea grande de El Cuarteto de Nos. Mientras más practico, más me gusta, ahora soy big fan del rock uruguayo. A los integrantes uruguayos que no les gustaba el K-pop ahora les gusta, ese es el entendimiento mutuo, el intercambio cultural.

¿Practica mucho guitarra? Sí, tocar un instrumento musical es importante para la vida. Yo quería aprender guitarra para poder improvisar. Cuanto más aprendo más placer me da. Pongo música de fondo, blues, pop, rock y trato de improvisar y a veces me siento en mood, muy pocas veces viene ese momento de conexión con la música a través de la guitarra, esa experiencia es sublime, siento que la guitarra es parte de mi persona. Mi emoción se expresa a través de la guitarra y ahora me doy cuenta de por qué los músicos se dedican tantas horas a la música.

Cuando usted está practicando, ¿qué hace su esposa? Se dedica a las actividades de ADA (Asociación Diplomática de Ayuda) para conocer la cultura uruguaya y a veces jugamos juntos al golf; ella es principiante pero como ejercicio es muy bueno. Nos encanta la rambla y el mar, que nos da tranquilidad, después dormimos en paz, esa paz no la pudimos encontrar en Corea.

Hoy, a las 10 de la mañana juegan Uruguay-Corea por el Mundial de Catar, ¿en dónde verá el partido? En el restaurante Myeong-ga, con la comunidad coreana y una picada de platos coreanos: kimchi, bibimbap, bulgogi, que es carne asada marinada.

¿Cuál será el resultado? Nadie sabe, Uruguay tiene un equipo muy fuerte pero el fútbol es fútbol. Nadie puede pronosticar el resultado porque nosotros ya le ganamos a Alemania 2 a 0, eso fue una gran sorpresa. Objetivamente el equipo uruguayo es mejor, tienen a Luis Suárez, a Edinson Cavani, pero en Corea tenemos a (Heung-min) Son, que corre mucho, y a Min-Jae Kim. Por supuesto que espero que gane Corea, pero es que como embajador en Uruguay la situación es más complicada… pero ¡qué ganen los orientales!.