• Cotizaciones
    lunes 22 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    Ante crecimiento “bestial” de estudiantes y baja de la repetición, autoridades analizan cómo mejorar el presupuesto de la UTU

    El presidente José Mujica sostuvo que como senador buscará que ese tipo de enseñanza tenga en 2015 “una plata predeterminada” para manejarse de forma independiente al resto del sistema educativo

    La coincidencia es cada vez mayor entre los jerarcas de gobierno y de la educación, que ven en las escuelas técnicas el bastión para mejorar la calidad y el rendimiento en la golpeada educación media pública. La diferencia que tienen está en cómo desarrollar aún más al Consejo de Educación Técnico-Profesional (CETP/UTU), que en los últimos años presenta diversos índices en ascenso y, gracias a su heterogeneidad, actualidad y especialización de contenidos, se transformó en una alternativa más adaptada a los nuevos tiempos que la tradicional enseñanza secundaria.

    Esta semana su director general, Eduardo Davyt, presentó al Consejo Directivo Central (Codicen) de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) los porcentajes de repetición de la UTU del año 2013, los cuales “bajaron un poco” respecto al año anterior, según señaló Davyt a Búsqueda. En los cursos de Ciclo Básico la repetición fue del 16%, dos puntos menos que el 18% de 2012, mientras en educación media superior fue de 11,1%, menor al 11,8% de 2012.

    El descenso de esas cifras se da en paralelo al aumento de la matrícula, que pasó de 79.895 alumnos en 2012 a 85.212 en 2013 y superó los 91.000 en este 2014, “un incremento bestial” de acuerdo a Davyt, quien está sorprendido ante el crecimiento anual de alrededor de 5.000 estudiantes, porque puede llevar a “duplicar la matrícula en pocos años”.

    Los números también llamaron la atención del presidente de la República, José Mujica, que ha elogiado constantemente la enseñanza técnica durante toda su administración. “Son datos muy interesantes. Con las colas que hay para anotarse en la UTU, el pueblo uruguayo nos está dando un mensaje, pero hay que saberlo ver”, dijo a Búsqueda.

    El presidente buscará canalizar ese mensaje a partir de 2015, cuando asuma nuevamente como senador. “Una de mis prioridades para el próximo año es luchar para que la UTU tenga un presupuesto definido e independiente. Una plata predeterminada para UTU y que la maneje sola. Quiero que sea explícito, darle independencia”, adelantó.

    En los últimos años la UTU implementó diferentes propuestas para distintas poblaciones, enfocándose en expandir la educación a todas las regiones de Uruguay con planteos educativos innovadores, asociados al modelo productivo del país y en sintonía con las demandas del mercado. Cursos sobre energías alternativas, redes, telecomunicaciones, logística, prevención industrial, aeronáutica, audiovisual e informática avanzada se han sumado a los más típicos talleres de cocina, albañilería y carpintería, ofreciendo al estudiante una rápida salida laboral.

    “La enseñanza tecnológica es más cara siempre. Vos la otra enseñanza la arreglás con poco, pero la tecnológica necesita motores, herramientas, de todo un poco. Como es más cara fue quedando para atrás y lo que la gente necesita son oficios, poder hacer cosas con las manos y salir a trabajar pronto, no cuando tiene 25 años. La sociedad nos está pidiendo eso”, puntualizó Mujica.

    Sin dudas.

    Tenaz defensor de la enseñanza técnica, el presidente ha pregonado, a veces sin el éxito que buscaba, una mayor expansión de las escuelas técnicas. Una de las últimas ocasiones fue el pasado 29 de septiembre en el marco de la inauguración del remodelado centro cultural Dr. Pedro Figari de la UTU, en el Día de la Educación Pública.

    “Sigo pensando que hay que masificar el bachillerato técnico. Sigo pensando a muerte que hay que llevar todos los oficios a cada rincón olvidado de este país porque la civilización que viene es altamente tecnológica, pero nunca encontré que la tecnología esté en contra del arte, de la filosofía, del pensamiento. Por el contrario, absolutamente por el contrario”, dijo.

    Su postura de masificación y de otorgar más dinero a la UTU es compartida por otros jerarcas de la educación, aunque ellos creen que ese aumento de partida presupuestal tendría que continuar bajo el control de la ANEP.

    “¿Si queremos más presupuesto? Exacto. Hasta donde nosotros podamos vamos a dejar planteada esa posición, porque hoy por hoy es el único subsistema donde el estudiantado sigue en crecimiento. UTU es el que crece más y esa tendencia va a continuar en incremento”, señaló Davyt.

    Según datos del Observatorio de la Educación de la División de Investigación, Evaluación y Estadística de ANEP, en 2005 la UTU contaba con 66.429 alumnos y en 2013 llegó a los 85.212. Ese cambio en el tiempo no se repite en la mayoría de los otros subsistemas de la ANEP: el Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP) pasó en ese lapso de 392.832 a 341.494 alumnos y el Consejo de Educación Secundaria (CES) de 230.743 a 226.046. El único que aumentó su matrícula fue el Consejo de Formación en Educación (CFE), aunque en menor cantidad: de 20.390 en 2005 a 24.067 el año pasado.

    “Nosotros tuvimos de 2012 a 2013 5.500 alumnos más, y sobre todo provenientes de lugares más comprometidos socioeconómicamente y además muchos de ellos con extraedad. Hoy ya son 91.000 alumnos los que recibimos desde todos lados de la sociedad, lo que a una tasa de 5.000 por año es un incremento bestial”, señaló Davyt.

    Su intención de acrecentar la partida para la UTU es compartida por diversos consejeros del Codicen, según aseguraron fuentes del organismo a Búsqueda. No está definido cuál es el porcentaje de lo concedido para ANEP al que aspiran, pero de acuerdo a las fuentes “será un tema a plantear” a la hora de elaborar el presupuesto 2015-2020.

    La asignación presupuestal de la ANEP al 2014 representa el 3,29% ($ 41.717.531.337) sobre el total del Producto Bruto Interno (PBI) del país. De ese monto el 13,6% ($5.680.166.827) se destina a la UTU. La distribución del resto se divide en 10,6% al Codicen, 44,2% a Inicial y Primaria, 27,5% a Secundaria y 4,1% a Formación en Educación.

    Más allá de la lógica de que un aumento continuo de la matrícula supone un mayor presupuesto, para Davyt el reclamo también tiene sentido porque la enseñanza tecnológica precisa mayores costos que otros tipos de enseñanza, por el tipo de herramientas que utiliza.

    “No es lo mismo lo que puede suceder con Primaria, donde generalmente con un maestro alcanza porque mantiene a todo un grupo, y donde se necesita poco equipamiento, a lo que nosotros generalmente necesitamos. La UTU, por ejemplo, requiere en ese sentido de múltiples inversiones en equipamiento técnico”, dijo.

    Agregó que todos los directores de las escuelas que forman parte del Consejo siempre “están pidiendo por más grupos, más cursos, más orientaciones, más herramientas, más cosas”, por lo que “de alguna manera” van a tener que solucionar la distribución del presupuesto.

    “De cara al futuro sin duda que hay que pensarlo. No es conveniente hablar de cifras, pero hay que hacer un estudio más profundo de las cuentas de la Administración. Eso sí, independientemente de la distribución propia de la ANEP, va a haber que aumentar el porcentaje de la educación a nivel general”.

    Repetición.

    Las cifras presentadas esta semana por la UTU, que muestran en 2013 un 16% de repetición en Ciclo Básico y un 11,1% en Bachillerato, suponen un “signo positivo”, según su director general. Son distantes a los datos divulgados a principios de setiembre por Secundaria, donde en 2013 no fueron promovidos el 30,6% de los alumnos de Ciclo Básico y el 40% de Bachillerato.

    Davyt valora el hecho de que el aumento de la matrícula no vino de la mano de un aumento de la repetición, cuyo relativamente bajo índice explica por qué la UTU ofrece “propuestas atractivas que motivan al estudiante”, ya que “le da la posibilidad de obtener un empleo y salir al mercado laboral incluso cuando aún no terminaron los cursos”.

    Irónicamente, el factor del empleo es a la vez una debilidad y una fortaleza: el año pasado el Bachillerato de UTU tuvo una desvinculación cercana al 25%, la que “obviamente se debe” a la salida laboral. “La desvinculación que tenemos en ese nivel es alta porque está completamente relacionada a las ofertas de empleo. Los alumnos logran aprendizajes que de inmediato son requeridos por el país productivo”, afirmó Davyt.

    Para intentar solucionar esa dificultad durante 2014, la UTU realizó un seguimiento “más cercano” de los alumnos, que consistió en contactarse con profesores y familias para identificar cuándo dejaron de asistir al centro de estudio y por qué lo hicieron. Para el 2015 sumarán un sistema más preciso al acordar un cruzamiento de datos con el Banco de Previsión Social (BPS).

    El sistema permitirá a la UTU conocer qué cargo y en qué empresa se desempeñan los alumnos que abandonan las clases, volver a contactarse con ellos y ofrecerles retornar mediante programas flexibles como Rumbo.

    Las autoridades confían en que el acuerdo con el BPS logre disminuir el porcentaje de desvinculados, ya que afirman que la mayoría de los alumnos no quiere abandonar los estudios, pero se ven obligados a hacerlo por las ofertas que reciben. En ese sentido, un censo estudiantil realizado en el año 2013, que abarcó a 7.000 alumnos de último año de educación media superior de UTU, concluyó que el 80% de ellos desea seguir estudiando.

    Información Nacional
    2014-11-20T00:00:00