• Cotizaciones
    domingo 23 de junio de 2024

    Denuncia contra el gobierno de Azerbaiyán

    Sr. Director:

    Desde hace ya tiempo el gobierno de Azerbaiyán viene desarrollando una estrategia de propaganda basada en tres pilares, la política del caviar (sobornos, dádivas, etc.), método de replicación espejo (copia de argumentos) y la falsedad y tergiversación, sumado a esto, la operación conjunta con Turquía contra la República de Armenia y especialmente la diáspora armenia.

    El encargado de negocios de Azerbaiyán, Adil Shukurov, es el abanderado en América del Sur de llevar adelante esta estrategia estatal.

    Su última actividad fue publicada en un diario de montevideo en su edición del 24 de abril pasado, que coincidió con un nuevo aniversario del genocidio armenio cometido por Turquía en el año 1915, en respuesta a la nota de la encargada de negocios de la Embajada de Armenia en Uruguay.

    Ya en el primer párrafo de su última producción aparece la primera falsedad, Nagorno Karabagh no es un término de origen azerí, Nagorno es de origen ruso y significa “montañoso”, y Kara-Bagh es de origen turco, Kara significa “negro” y Bagh, “jardín”. Sin embargo, el nombre más antiguo de la región es armenio y se denomina Artsaj1.

    Luego intenta ignorar los antecedentes históricos del conflicto de Artsaj. Hace creer que el conflicto comienza en 1987 y omite los referéndums actuales e históricos de independencia de los armenios de Artsaj y de la severa represión que recibió de las Fuerzas Armadas azeríes, pero también soviéticas, que tras las independencias de las repúblicas de Armenia y Azerbaiyán de la Unión Soviética desencadenó en un conflicto militar a gran escala.

    La réplica espejo, construyendo una falsedad: el supuesto genocidio de Jodyalí. Antes de desarrollar los hechos, quiero expresar mis condolencias a todas las víctimas civiles azerbaiyanas y armenias de los acontecimientos y a sus familiares.

    Hablar de genocidio en una acción de guerra donde se enfrentan dos ejércitos y uno de ellos se escuda entre civiles no es más que un recurso que intenta equipararse al genocidio de los armenios de 1915 cometido por Turquía. Intentan construir la idea de que Armenia también cometió genocidio.

    Desde el 2011, el gobierno de Azerbaiyán comenzó una campaña de propaganda en Latinoamérica fuertemente abonada con sobornos económicos, obsequios, viajes con todos los gastos pagos para legisladores, becas estudiantiles, costeo de remodelación de espacios públicos con el objetivo de mejorar la imagen internacional del régimen.

    De los países citados por Shukurov que reconocieron los eventos de Jodyalí por este método, México es el más emblemático por su dimensión política y por reacciones posteriores a este error histórico.

    Mediante esta política, el gobierno dictatorial del clan Alyev logró hacer reconocer el “supuesto genocidio de Jodyalí” e instalar un monumento a Haydar Alyev, padre del actual dictador.

    Para reflejar el grado de inconvenientes internos que causó esto en dicho país, citamos parte de un trabajo del profesor Rodrigo Gómez, de la Universidad Autónoma Metropolitana (México), quien “considera que la campaña por el reconocimiento de eventos en el genocidio de Jodyalí es un ejemplo de ‘diplomacia del caviar’ (la estrategia de Azerbaiyán), mediante la cual el gobierno de Azerbaiyán está tratando de distorsionar los hechos, y que esta campaña es propia de la República de Azerbaiyán, que niega el genocidio de los armenios”2.

    Al poco tiempo la estatua al dictador Heydar Alyev fue retirada del espacio público en la plaza Tlaxcoaque, así como la placa que mencionaba los acontecimientos de Jodyalí como genocidio.

    Lo cierto es que en las Naciones Unidas no figura el caso “Genocidio de Jodyalí” en ninguna forma, las organizaciones de defensa de los derechos humanos citadas, Human Rights Watch y Memorial, nunca hablan de genocidio.

    El régimen azerbaiyano también intenta desacreditar el trabajo realizado por el Dr. Luis Moreno Ocampo** denominado Artsaj, un genocidio en curso contratando remuneradamente a otro experto que dice que “no hay pruebas que respalden los elementos claves del ‘genocidio’”. Sin embargo, el régimen de Azerbaiyán bloqueó totalmente durante meses a una población civil de más de 140.000 personas, al mejor estilo medieval, privándolo de alimentos, medicinas, combustible, asistencia médica y comunicación internacional. Su presidente manifestó públicamente que “Los perseguiremos como perros”3 a los armenios, para pasar más tarde a amenazar con eliminar a toda la población, obligando a todo el grupo étnico a abandonar sus tierras ancestrales. Hoy después de 7.000 años no hay presencia de armenios en Artsaj.

    Finalmente, y como prueba irrefutable del accionar conjunto de Turquía y Azerbaiyán, al otro día de la nota azerí aparece la del representante turco, quien sale a replicar la consabida diatriba de argumentos negacionistas de su gobierno.

    Si bien todas y cada una de las falsedades invocadas por ambos portavoces pueden ser desmontadas fácilmente, parte del objetivo se cumple: distraer la atención, hacer dedicar tiempo a desmantelar las mentiras y hacer dudar a los desprevenidos.

    Afortunadamente, en nuestro país tenemos una sociedad con una amplia cultura y sólidos valores, un sistema político bien informado y una colectividad activa que hace que estos intentos no sean posible de concretarse. Pero eventos recientes nos obligan a redoblar esfuerzos.

    Daniel Bedouny Mekhjian Keosseian

    1Robert H. Hewsen, Armenia: a Historical Atlas. University of Chicago Press, 2001, pp. 119-120.

    2“Diplomacia del caviar” en México. Por Rodrigo Gómez García, 26 de febrero de 2016, SinEmbargo.

    3El País, Montevideo, Uruguay, 4 de octubre del 2020, Los perseguiremos como perros. Amenaza de Azerbaiyán a Armenia. Citado también en SwissInfo el 10 de octubre del 2020.

    **El Dr. Ocampo es abogado, fue el primer fiscal de la Corte Penal Internacional entre el 2002 y 2012 y también anteriormente fue fiscal adjunto en los juicios a las juntas militares en Argentina. Su informe sobre los acontecimientos en Artsaj fueron a pedido de la parte armenia como experto, sin ningún tipo de retribución.

    Su informe se cita en el Diario Armenia del 8 de agosto de 2020 y en el diario la diaria de Montevideo del día 14 de agosto del mismo año.

    De la prensa mexicana sobre los vínculos con Azerbaiyán recomendamos leer los siguientes artículos:

    México y su embrollo caucásico, por Francisco Soní Solchaga, 2 de marzo de 2015.

    De mármol y bronce, por Carmen Aristegui.

    Cartas al director
    2024-05-01T21:39:19