• Cotizaciones
    miércoles 19 de junio de 2024

    El ejemplo del acuerdo de paz en Irlanda

    Sr. Director:

    Estamos en mayo. El 22 de mayo, 25 años atrás, fue ratificado por referéndum popular el acuerdo de paz en Irlanda, llamado acuerdo de Viernes Santo, porque fue en Semana Santa que se firmó.

    A veces se da por supuesto con demasiada facilidad que las personas con mejores condiciones para convertirse en artífices de la paz son aquellos que poseen un temperamento calmo y una trayectoria personal reposada. No es así: la paz es obra de los apasionados, de los apasionados que han comprendido.

    Habría sido imposible imaginar que David Trimble, protestante, dirigente principal del Partido Unionista del Ulster, y John Hume, católico, vieja figura de la socialdemocracia y del Partido Laborista, iban a estar juntos asegurando un proceso de pacificación a su país desgarrado.

    Cuando jóvenes, estuvieron tan alejados y enfrentados como el que más. En los días de las bombas y los autos incendiados Hume estaba en las calles, enfrentando a los contingentes del Ejército británico. Trimble encabezaba las manifestaciones de la Orden de Orange, que se empeñaba en desfilar justo por el medio de los barrios católicos de Ulster.

    Trimble pasó de ser uno de los extremistas de su partido, famoso por su coraje, a ser un pragmático corajudo. Llevó al mayor partido político de Irlanda del Norte, el que por sí solo tenía fuerza suficiente para hacer fracasar el plebiscito, a que se convirtiera en el soporte de los acuerdos de paz. Hume, por su lado, se embarcó en la misión de contactar secretamente con Gerry Adams del Sinn Fein, brazo político del IRA (Ejército Republicano Irlandés). Poco tiempo después las conversaciones se hicieron públicas y abrieron el cauce por donde pudieron avanzar las cosas, tanto en el plano político como en el religioso.

    No todos comprendieron. La casa de Hume fue pintarrajeada y luego incendiada con un cóctel molotov por extremistas del IRA. Después de un atentado dinamitero en el que murieron el que puso la bomba y nueve protestantes, los paramilitares del lado unionista respondieron ametrallando a ocho parroquianos católicos en una taberna de Derry. La hija de una de esas víctimas se acercó a Hume durante el funeral y le dijo: mi familia quiere que Ud. sepa que cuando rezamos el rosario junto al cajón de papá también estuvimos rezando por usted, por todo lo que están haciendo por traer la paz.

    ¿Qué pasó para que estos dos hombres, representativos de posturas tan encontradas, pudiesen abrir ese camino para la paz? Los dos tenían cosas en común: el amor a la tierra de sus mayores, el gusto de comunicarse en su dialecto, la fascinación por el paisaje verde de la isla, el sentimiento desgarrador de extrañar a tantos compatriotas que debieron emigrar, la sensibilidad cautivada en su folklore… En una palabra, tenían en común el desaforado amor por Irlanda que tienen todos los irlandeses.

    Pero, además, llegaron a tener otra cosa en común: comprendieron. Comprendieron que el resultado de sus actos, en un bando y otro, estaba desangrando a Irlanda. Decidieron darse la mano y pensar solo en Irlanda. Esa paz se ha consolidado, en su proceso intervino mucha gente de ambos lados, pero es mucho lo que hay que agradecer a estos dos tozudos irlandeses.

    El Uruguay no tiene nada que ver con Irlanda pero, sin tanto estruendo, tiene también el alma herida por una división mal resuelta. Acá hace años que no hay atentados ni bombas pero ninguno de los dos lados termina de reconocer que el otro es también parte de un solo Uruguay.

    Que nadie se engañe: la campaña electoral que está en curso no es una campaña pacífica, es solo abúlica. La intransigencia tiene carta de ciudadanía en todos lados. No es hoy una intransigencia estruendosa porque en esta tierra, que el inglés llamó purpúrea, todo se ha vuelto descafeinado y con filtro, pero el sentido y el sentimiento de unidad nacional se está disipando, se va escurriendo, bien en cinismo bien en resignación y fatiga.

    Juan Martín Posadas

    Cartas al director
    2024-05-22T22:12:23