• Cotizaciones
    domingo 09 de junio de 2024

    El legado de Talvi

    POR

    Sr. Director:

    Días pasados se produjo un intercambio en redes sociales que puede llamar a confusión a quien no tenga presente el personaje y las circunstancias que evoca. En efecto: el economista Ernesto Talvi agradeció al precandidato Andrés Ojeda por “haber recogido nuestro legado”. Tratemos de discernir a qué se refiere. Tras representar al Partido Colorado y recoger el 12,3% de los votos en la pasada elección nacional, al instalarse la Coalición Republicana en el gobierno, Talvi fue nombrado ministro de RREE por el presidente Lacalle Pou (como el propio Talvi se había encargado de expresar que era su deseo). Talvi renunció al cargo el 1 de julio del mismo año 2020, después de apenas 3 meses de ejercicio, desapareciendo literalmente desde entonces, del país y, por añadidura, de la vida política. Previamente, la irrupción de Talvi en la política activa, había provocado una corriente de renovación y esperanza en el Partido Colorado, sumando gente joven y calificada que, inspirada por su liderazgo, optó por el servicio público en función política, con la alegría y el entusiasmo de quien se incorpora a una columna que se pone en marcha alentada por ideales superiores. Pero a Talvi el entusiasmo, el compromiso, los ideales, la vocación y la responsabilidad por el papel que había asumido le duraron 3 meses. Ahí se dio cuenta: “La política no era lo mío”. Debemos agradecerle al 88% de la población que se dio cuenta antes y no lo votó para presidente de la República. ¿Cuál fue el legado de Talvi, pues? Descalabro, decepción, deserción, menosprecio por los demás, egolatría desenfrenada, abandono de las obligaciones asumidas, defección a la República y a sus ciudadanos. Francamente, no le deseo a nadie que tenga que cargar con ese legado.

    Gerardo Santos

    Cartas al director
    2024-05-01T21:39:00