• Cotizaciones
    jueves 06 de junio de 2024

    La “patota universitaria”

    POR

    Sr. Director:

    Los episodios que se han multiplicado en la comarca y en el mundo tras la salvaje y criminal invasión del grupo terrorista Hamás a Israel el 7 de octubre pasado han logrado despertar los monstruos que una numerosa parte de la humanidad tenía dormidos.

    En nuestro país, lamentablemente, también había muchos monstruos dormidos dentro de ciudadanos que actúan en diversos ámbitos y que han mostrado más de una faceta de ese trágico despertar.

    Los acontecimientos ocurridos dentro del ámbito universitario, en el que han participado tanto estudiantes como docentes, desconciertan, asustan y preocupan mucho.

    Por un lado, tenemos a la patota estudiantil de la 21 de Junio, que actúa en el Centro de estudiantes de la Facultad de Humanidades, y es un pequeño Hamás vernáculo, exhibiendo prácticas típicamente terroristas, como las de perder las elecciones y quedar en minoría en su centro, pero secuestrar la impresora y monopolizar la cuenta de Instagram del centro de estudiantes. Estos “democráticos” procedimientos obligaron a los que ganaron las elecciones a cambiar la cerradura del lugar donde se guarda la impresora y abrir otra cuenta de Instagram paralela.

    Son los que protagonizaron el escrache al profesor Spektorowski, descalificándolo absurdamente como “sionista”, y difundieron un video que lo califica como “intelectual del genocidio y del apartheid de Palestina” y menciona la contratación de este profesor emérito de la Universidad de Tel Aviv como “una premiación al odio y al cinismo”.

    Toda esta sarta de disparates antisemitas indefendibles y agraviantes tuvo por resultado la suspensión del programa sobre la laicidad en el que iba a actuar el profesor Spektorowski, así como la postergación de un encuentro universitario sobre el tema de la crisis en Medio Oriente programado para el mes de junio.

    Este puñado de patoteros estudiantiles se salió con la suya. Son los aliados locales del terrorismo de Hamás y, a su manera, le hacen el juego.

    Como esta carta está escrita antes del miércoles 15, oportunidad en la que el diputado Schipani promovió acertadamente la comparecencia de las autoridades universitarias para hablar del tema, y además es la fecha para la que una sospechosa organización autodenominada universitarixsporpalestina.uy convoca a una marcha y ulterior “gran acampada” en la explanada de la Udelar “por el cese de las relaciones con el Estado ilegítimo de Israel”, exhortando a los asistentes con un “¡traé tu carpa!”, no sé lo que habrá pasado entonces.

    Pero mi argumento acerca de las diferentes reacciones que estos episodios universitarios han provocado va unido también al resonante silencio de los integrantes del Consejo de la Facultad de Humanidades y del gobierno de la Udelar.

    Ni disculpas ni comentarios, qué lástima, no era el momento, después veremos de organizar esto de nuevo, una tibieza imperdonable para quienes están obligados éticamente a defender la laicidad, el pluralismo y el más amplio abanico para que las ideas se respeten y se discutan sin insultos ni amenazas. Que no otra cosa que eso es una Universidad, así, con u mayúscula.

    Es como una copia de lo que ocurre en Gaza: los terroristas actúan, matan, asesinan, violan inocentes dentro y fuera de Israel y el “gobierno” del Sr. Mahmud Abbas y la Autoridad Palestina dicen que no pueden con estos muchachos, que son unos pícaros terribles.

    Mucho me temo que los cursos y los seminarios suspendidos y “postergados” se quedarán en eso. Porque la 21 de Junio se encargará de sabotearlos todas las veces que quiera, las monsergas complacientes de los del “no podemos hacer nada” seguirán resonando en los corredores de las que eran “casas de estudio” y se han vuelto tierra de nadie.

    Flaco favor le ha hecho a la causa de la paz en Medio Oriente el voto de nuestro país, que promueve un burocrático ascenso del estatus de Palestina en la ONU, sacándolos de la fila de atrás y sentándolos en la de adelante. Junto con los votos de Nicaragua, Cuba e Irán.

    Qué lamentable.

    Ramiro Rodríguez-Villamil

    Cartas al director
    2024-05-15T22:03:00