MSP iniciará una investigación administrativa por irregularidades en la contratación de publicidad en el anterior gobierno

5 minutos Comentar

Nº 2096 - 5 al 11 de Noviembre de 2020

El proceso fue rápido. Tres meses después de tomar posesión del cargo, las autoridades del Ministerio de Salud Pública (MSP) ordenaron realizar una auditoría general sobre la anterior gestión y una particular enfocada en los gastos de publicidad del período 2015-2019. En la auditoría, aún en proceso, se detectaron distintas “irregularidades” y serán el sustento de una nueva investigación administrativa que se iniciará en los próximos días.

La interrogante sobre cómo, a quién y de qué forma se realizaban los contratos de publicidad es una vieja inquietud del actual presidente de la Cámara de Representantes, el diputado blanco Martín Lema, que elevó tres pedidos de informes por este asunto en febrero, julio y octubre de 2018. El subsecretario de Salud, José Luis Satdjian, siguió con el tema al desembarcar en el ministerio. Fue él quien ordenó la auditoría y la profundización en la investigación.

La versión preliminar de la auditoría, a la que accedió Búsqueda, indicó la detección de procedimientos irregulares y un “patrón” en la contratación de servicios sin la intervención del departamento de Compras. El informe revela que el 50% del total del presupuesto destinado al rubro publicitario en los cuatro años fue adjudicado a la agencia de publicidad Amén S.A. Además, indica que no se realizaron licitaciones en todo el período, y que todos los contratos se hicieron por compra directa.

De los 30 procedimientos de contratación directa, el Tribunal de Cuentas observó 18 por presentar “incumplimientos”. Según el informe, se constataron faltas en actos administrativos y no se hicieron procedimientos competitivos. Tampoco se comprobó el causal de excepción invocada para realizar contrataciones directas —un recurso utilizado por razones de “urgencia no previsibles” o cuando “no es posible una licitación”, entre otra causas.

La auditoría del MSP resalta que la agencia Amén recibió un total de $ 22.377.798 por compras directas entre 2015 y 2019.

En 2015 se les adjudicó un 10% del total de lo gastado en el rubro publicitario; en 2016 la cifra escaló a 80%; en 2017 fue de 51%; en 2018 ascendió a 79% y en 2019 bajó a 3%. Ese año, el 48% de las contrataciones en publicidad fueron para la agencia DDB Uruguay, por un monto de $ 4.643.853.

Fuentes de la administración anterior dijeron que la caída de los contratos en 2019 se debió a que los cuestionamientos públicos de Lema respecto a una supuesta preferencia del ministerio por Amén llevaron a que la agencia desistiera de continuar presentándose a los llamados.

Pese a que la auditoría del MSP insiste en que se “eludieron procesos competitivos” durante el periodo auditado, fuentes de la anterior administración dijeron a Búsqueda que en cada compra directa se hizo un llamado y en todas se presentaron “al menos” tres agencias de publicidad. “En el proceso de selección no siempre se le asignó la campaña a la misma empresa, pero sí pesaban los antecedentes”, señaló la fuente, para explicar por qué Amén fue frecuentemente elegida.

En el sitio web de compras estatales hay ejemplos que demuestran esos llamados. En el año 2015, para una campaña de vacunación, hubo un llamado a oferentes al que se presentaron la agencia Amén, Media Office y Pimod. La seleccionada fue Media Office. También en 2015, para una campaña de prevención contra el dengue, se presentaron las agencias DDB Uruguay, Netpoint, Sr Miyagi y Amén, que resultó seleccionada en esa oportunidad.

“Había una decisión política de no contratar a una sola agencia de publicidad. Por eso se hicieron llamados competitivos en cada tema donde se definió hacer campaña, de acuerdo a los objetivos sanitarios; y se seleccionaba una agencia. En todas las adjudicaciones hay llamados”, aseguró un informante vinculado a la gestión anterior.

“Un patrón”

Según indica el informe, la predilección “arbitraria” por la agencia se debió, en muchos casos, a un “recurso de exclusividad” de 2012, que no parece tener “validez”, dijeron fuentes del MSP a Búsqueda. “Como te di un compra directa, tú sos el único que me puede dar el servicio. De esta manera funcionaba el mecanismo”, explicó una fuente en conocimiento de la auditoría.

En 2017, el Departamento de Comunicación del MSP ordenó pagar $ 3.638.938 a Amén por la campaña contra el dengue del año anterior sin contar con el aval del director de Compras ni realizar el acto administrativo correspondiente. Lo mismo ocurrió en otras contrataciones. Esta forma de actuar “fue un mecanismo” o “un patrón”, dijeron fuentes sanitarias a Búsqueda. “Primero se ejecutaba y luego se hacía la orden de compra”, agregaron.

Los informes señalan que, además de que hubo contrataciones que no pasaron por el Departamento de Compras, las facturas llegaban después de que se efectuaban los servicios. En ocasiones, incluso, el departamento colocaba un sello rojo para indicar que no había sido partícipe del procedimiento. Y esta particularidad provocaba que no se hicieran llamados previos ni publicaciones en la Agencia Reguladora de Compras Estatales.

Además, la auditoría detectó que la agencia se elegía en un proceso “arbitrario” y que, a veces, en las bases del llamado para hacer el diseño de las campañas ya se solicitaba la cotización del plan de medios. De esta forma se dejó un “precedente” que se utilizó en todo el período, dijeron fuentes a Búsqueda.

Tampoco se  encontró un expediente único que reuniera ni explicara cómo era el procedimiento de contrataciones o cómo funcionaba el sistema. “Se van creando números de expedientes distintos para las distintas etapas que cursa la contratación, obstaculizando el seguimiento, afectando la integridad y confiabilidad en la ejecución”, indica la auditoría.

Por otro lado, se detectaron irregularidades en “casi” la totalidad de las compras por excepción y la mayoría fue observada por el Tribunal de Cuentas. En la documentación, incluso, se señala una compra directa amparada en razones de “urgencia” contra el dengue que no cuenta con la certificación del Ministerio de Economía y Finanzas.

Información Nacional
2020-11-05T01:47:00