Tres millones de depositantes y 17.225 con más de US$ 250.000

3 minutos Comentar

Nº 2110 - 11 al 17 de Febrero de 2021

Para los bancos en Uruguay, la emergencia sanitaria a raíz del Covid-19 alteró varios aspectos del negocio: para cuidarse, más clientes prefirieron operar a través de apps o la web en vez de ir a la sucursal, mientras que aquellos que se vieron apretados ante la parálisis económica, buscaron flexibilidades para poder pagar sus créditos. Sin embargo, por el lado de los depósitos se mantuvo la tendencia de crecimiento, tanto del número de cuentas como del dinero depositado.

Al cierre del 2020 la cantidad de clientes de depósitos —y otras obligaciones financieras— en el sistema bancario uruguayo eran 3.042.141. Son 53.597 más que un año atrás, analizó Búsqueda a partir de estadísticas recopiladas por el Banco Central (BCU). Se trata tanto de personas físicas (individuos) como jurídicas (empresas) que, en conjunto, tenían en sus cuentas el equivalente a US$ 33.284 millones; eso significa un saldo promedio de US$ 10.941.

Pero lo cierto es que hay diferencias significativas en el dinero que la gente y las empresas tiene depositado en los bancos, algo razonable dadas las distintas capacidades de ahorro de los individuos y de tamaño de las compañías (en su caso, en general con cuentas corrientes de uso transaccional).

La información disponible subdivide la cantidad de clientes de depósitos por tramos de saldos expresado en dólares, empezando por aquellos que tienen hasta US$ 5.000 y una última franja con los que poseen por encima de US$ 250.000. Lógicamente, el número de depositantes disminuye a medida que aumentan los montos: en esos extremos, a fin del año pasado, había unos 2,5 millones de clientes con no más de US$ 5.000 y 17.225 con un saldo superior al cuarto de millón de dólares. Lo más cercano a un punto medio son los 62.704 titulares de cuentas por hasta US$ 100.000. Cada tramo excluye al anterior (ver cuadro).

De las casi 53.600 cuentas más que había a fin de 2020 respecto al cierre del 2019, 52.842 correspondieron a clientes radicados en el país y 755 a no residentes. De todas las franjas de saldos, solo bajó la cantidad de depositantes entre aquellos que no viven en Uruguay —presumiblemente extranjeros, y entre estos, argentinos— con menos de US$ 5.000.

Las instituciones financieras apuntan a distintos públicos y algunos, como Citibank, trabajan básicamente con el segmento de ingresos altos. Sus 448 depositantes tenían un saldo promedio de US$ 768.734, surge de las cifras informadas por el BCU. Con más clientes (4.187), en Heritage el depósito medio era de casi US$ 98.000 a fin del año pasado. Esas cifras contrastan con las de US$ 8.361 del ahorrista promedio del estatal Banco República o los US$ 3.524 del Hipotecario.

Economía
2021-02-10T22:00:00