• Cotizaciones
    sábado 15 de junio de 2024

    Uruguay se inclina hacia una mayor “vulnerabilidad comercial”

    El año pasado, algo más de la mitad —el 55,4%— de las exportaciones de bienes de Uruguay se dirigieron a mercados con los cuales el país no tiene preferencia comercial alguna. Si se considera la concentración por destinos, las ventas a mercados con los que se carece de ventajas de acceso la proporción fue 38,7%.

    Ambos indicadores de vulnerabilidad comercial, calculados por el Centro de Estudios para el Desarrollo (CED), estuvieron en 2021 en valores levemente por encima de la media de los últimos 20 años (dos puntos porcentuales en el primer caso, del IVC-Preferencias y seis para el segundo, el IVC-Integral). De este modo, Uruguay “ha presentado una situación de estancamiento con leve sesgo hacia niveles de mayor vulnerabilidad comercial en las últimas dos décadas. En otras palabras, el desempeño observado en materia de inserción internacional ha sido magro y deficiente” respecto a sí mismo y también a otras economías relevantes.

    Según el CED, los “altos niveles de vulnerabilidad comercial no son más que un reflejo de la falta de acuerdos relevantes concretados tal como evidencia el IVC-P”. De forma bilateral, Uruguay “solo” firmó dos tratados de libre comercio (TLC) con México y Chile, y, junto con el Mercosur, acordó mayoritariamente con países de la región (Cuba, Perú, Colombia, Ecuador y Venezuela), y “muy pocos extrarregión” (Israel, India, Egipto, la SACU y recientemente Singapur), analizó. Adicionalmente, estos destinos tienen relativamente poca incidencia en el total de exportaciones del país.

    Por otro lado, como refleja el IVC-I, existe una alta concentración de exportaciones a mercados donde Uruguay vende sus productos sin ningún tipo de preferencia arancelaria, con China como el caso más destacado.

    La serie histórica del IVC en sus dos variantes muestra para los socios del Mercosur una situación de estancamiento en materia de inserción internacional, aun evidenciando a inicios del siglo puntos de partida similares a otros países hoy considerados exitosos en la materia. En torno al 70% de las exportaciones realizadas por el bloque se hicieron sin ningún tipo de preferencia con mercados compradores, subrayó el CED.

    Agregó que el aumento del peso de los destinos asiáticos en los 20 años analizados es probablemente el principal cambio en el comercio internacional. “No obstante, el Mercosur no pudo o no supo reaccionar adecuadamente a dichas tendencias y continúa sin lograr ningún tipo de acceso preferencial”.

    En sentido contrario, países como Australia, Nueva Zelanda, Chile o Perú redujeron “drásticamente su vulnerabilidad comercial en las últimas décadas”. El IVC-P evidencia cómo las exportaciones de estos países a otros destinos ingresan con preferencias arancelarias entre el 75% y 90% de los casos.

    Un eventual TLC con China, cuya negociación todavía no tiene fecha de inicio, representaría la mayor reducción en el IVC en sus dos versiones. En este escenario, Uruguay pasaría de exportar a destinos con preferencia comercial desde 45% a 73% (ver página 8). “El potencial riesgo es ganar concentración y dependencia con quien ya es nuestro principal cliente. No obstante, la escala de la economía china y sus crecientes demandas y necesidades hacen de esta eventual limitante una ventana de oportunidad para ampliar nuestro comercio, diversificar nuestros productos y consecuentemente ampliar la frontera de posibilidades de producción de muchos sectores agroindustriales”, agregó.

    En referencia a una eventual adhesión de Uruguay al Acuerdo Transpacífico —también en los planes del gobierno de Luis Lacalle Pou—, consideró que la mayor potencialidad sería diversificar mercados de bienes y servicios entre un conjunto de países “muy diversos en materia de ingreso per cápita, ventajas comparativas, posicionamiento geopolítico e idiosincrasia”.

    Economía
    2022-10-26T20:49:00