Usar el celular en el trabajo, aun cuando esté prohibido, no es “notoria mala conducta”, según la Corte

4 minutos Comentar

Nº 2093 - 15 al 21 de Octubre de 2020

Debido a la popularidad de los smartphones, que hace años dejaron de ser un objeto de lujo y pasaron a ser un dispositivo casi de primera necesidad entre la población joven y adulta, las posibilidades de entretenimiento —y de distracción— se multiplicaron. Aplicaciones como WhatsApp, Facebook o Twitter compiten para captar la atención de los usuarios la mayor cantidad de tiempo posible, sea en el ómnibus, caminando por la calle, en los momentos de ocio e incluso en el trabajo.

Esta nota es exclusiva para suscriptores de BÚSQUEDA
Elegí tu plan y suscribite

Suscribite

¿Ya sos suscriptor? Iniciá sesión

Probá nuestro servicio, registrate y accedé a 5 notas gratuitas.