¡Hola !

En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
$ Al año*
En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
* Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

¡Hola !

En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
$ por 3 meses*
En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
* A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

Esteros de Farrapos: una postal cambiante entre islas intermitentes

La aventura de embarcarse desde una colonia rusa a través de los canales del Río Uruguay para conocer el bioma más selvático del país

Lida no se entera de nada, o al menos se hace la que no se entera. No le interesa la prensa, ni Montevideo, ni sus jóvenes entrometidos que deben ser los únicos capaces de interrumpir su apacible rutina al borde del muelle crecido. 

Puede percibir tan claro como el petricor que esos chicos no son de San Javier, solo quienes no la conocen se extrañan de ella y ahí se conocen todos. Entonces actúa como si estuviera sola, con la mirada clavada en la parte más estancada del agua, envuelta en abrigos y agarrada con sus manos grandotas y pecosas de una precaria caña de pescar.

Si no le toman el pelo, en el mejor de los casos le dedican de lejos una mirada compasiva, que a juzgar por su expresión nunca hubiera pedido. De hecho, nunca hubiera dicho nada de no ser por el acercamiento de Galería, frustrado al principio por la propia indiferencia de Lida.

Al final, conversan bastante hasta que se levanta de golpe (bueno, no tan de golpe) para anticipar la lluvia. Se sube a una bicicleta oxidada de caños finos y con la caña a cuestas pedalea con asombrosa vitalidad. La misma con la que se la vuelve a ver más tarde en su pequeña huerta, librando a sus remolachas de indeseables hierbajos.

Fotos: Mauricio Rodríguez Fotos: Mauricio Rodríguez

No hay otra razón para sentir lástima de Lida, más allá de que el médico le prohibió comer helado; a sus 85 años lleva una vida mucho más saludable que la de cualquier coach motivacional de turno. Vive a los pies de un río, respira aire puro todos los días, no se despierta con alarmas, consume sus propios alimentos y tiene la risa más contagiosa de todo San Javier, con ese humor soberbio y ácido que solo los años le pueden dar.

El relato tiene todo que ver, porque una aventura por este destino sería imposible de concretar sin su gente. San Javier es una de las puertas de entrada al río Uruguay y al Parque Nacional Esteros de Farrapos, un sistema de humedales fluviales e islotes de monte ribereño nativo subordinados a las crecientes.

Como forma parte del Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP) no existen operadores turísticos privados, además de que es un sitio de población longeva, con mucho empleo público y escasa inversión en esta industria. Y todo, desde los restaurantes hasta la escuela de kayak, es gracias a los propios sanjavierinos. 

Instructores de la escuela de kayak de San Javier: Anthony Barrán, Ángel Robledo, Tobías García y Andrés Porro, junto al coordinador técnico de AMBÁ, Inti Carro.  Instructores de la escuela de kayak de San Javier: Anthony Barrán, Ángel Robledo, Tobías García y Andrés Porro, junto al coordinador técnico de AMBÁ, Inti Carro. 

No hay nada ni nadie como Lida para introducir la energía de San Javier, donde todos vibran como ella; desde los perros que no se inmutan ante las monstruosas 4 × 4 que intentan estacionarse, pasando por una pareja de jubilados que dejan abierta la puerta de casa cuando salen a pescar, hasta mujeres vestidas de tradición que no se dejan fotografiar, ni a ellas ni a la fila de niños rubios que las siguen en orden de altura cual matrioshkas.

La referencia tampoco es casual. Ese es el nombre correcto —y no la inexplicable popularización del término mamushka— para las muñequitas rusas. Así lo explican los propios rusos de San Javier, cuyas familias fundaron el pueblo en 1913 de la mano de un tal Basilio Lubkov.

Por supuesto que San Javier se ha visto contaminado de todo un poco con el paso del tiempo —a excepción de la colonia autoerradicada de Ofir, a 15 km de ahí, que se mantiene aislada en su cultura y religión con participación cero en los eventos del pueblo—. Sin embargo, los sanjavierinos se han esforzado por mantener muchísimas tradiciones. Los ranchitos rusos con techo a dos aguas como La Sabraña, que funciona como un pequeño santuario con los retratos de todos los fundadores; un viejo molino de aceite de girasol que hoy se utiliza para guardar las embarcaciones de la escuela, y un viejo almacén de ramos generales convertido en museo. Todo eso suma para hacer que San Javier, el sitio dormitorio por excelencia para esta aventura fluvial, tenga su propio atractivo turístico.

Na zdorovie! / ¡Salud!

Las localidades de Nuevo Berlín y San Javier son reconocidas a lo largo y ancho del país, entre otras cosas, por su miel. Una miel que las abejas producen en un entorno semiselvático que contiene miles de especies vegetales, a diferencia de otras colmenas ubicadas en monocultivos de eucaliptos o praderas. Por ende, tiene propiedades multiflorales que la vuelven un antibiótico natural. Además, al ser un área inundable, las colmenas también se ubican en altura como las casas, haciendo que exista contacto cero con cualquier tipo de agrotóxico. No hay sanjavierino que no tenga su propia colmena en el jardín por más pequeña que sea, tanto para consumo propio como para la elaboración de kvas, también conocido como vino de miel o vino del amor. La bebida es dulce, se elabora a base de harina o remolacha con agregados de miel, especias, hierbas y flores, y se utiliza como base de algunas recetas clásicas.

Y hablando de cocina rusa, en San Javier es muy difícil encontrar minutas corrientes a no ser alguna pizzería. Los restaurantes familiares sirven aperitivos como el borsch que enseñó Lida a Galería, bocadillos como piroshky (empanadas de papa o boniato), platos como el shashlik (cordero a las brasas macerado en jugo de limón y encebollado) y postres como el piroj (tarta rellena de dulce de zapallo casero), que, por favor, no confundir con pastafrola.

Vida pantanera. Lida, que es descendiente directa de las primeras familias rusas, compartió que su nombre significa “alegría” junto a una receta de borsch (una sopa típica con carne, que además lleva ralladura de remolacha, “muñato” y la hierba rusa ukrop que cosecha ella misma). Pero más allá del arraigo a sus raíces, la gente de San Javier vive con un enorme sentido de pertenencia hacia estas tierras —donadas a Lubkov por José Espalter, político del Partido Colorado— y el río. Por eso ella pasa todos los días a su orilla, pescando la nada mientras no se arriesgue a mojar otra cosa más que sus zapatos.

El río está constantemente amenazando los muelles, la playa, el ganado, las cosechas, los hogares, pero aprendieron a adaptar la vida en función del avance del agua. Hoy son expertos en prevención y control de inundaciones, y la construcción de viviendas y sistemas de producción (apiarios, corrales, tambos) en altura. 

Cuando las islas estaban habitadas (en isla de Juanicó, que pertenece a Argentina, llegó a funcionar hasta una escuela) vivían, además de su pesca, de la zafra de nutrias y la caza, sobre todo cuando animales como los ciervos o jabalíes cambiaban sus hábitos de desplazamiento por inundación. Hasta el día de hoy pueden escucharse disparos en semanas de altas crecidas, en zonas que quedan delimitadas por fuera del parque.

AMBÁ AMBÁ

Aunque la enorme diversidad de vegetación existe para proteger estas costas del golpe del agua, hasta los islotes que forman el estero a lo largo del río Uruguay aparecen y desaparecen con las crecidas. De hecho, el horizonte verde que se ve desde la orilla de Puerto Viejo (una zona de camping y bungalows con baños y duchas de agua caliente que funciona con energía solar) no es Argentina. Es una enorme isla que a veces está (sobre todo en verano) y otras no, y esconde detrás de sí a la verdadera vecina orilla. 

A ningún sanjavierino le gusta escuchar que comparen su paisaje con el pantanal brasileño, pero mucho menos que llamen “el Caribe argentino“ a sus playas. La coexistencia única de campo, bañados, pantanos, montes y matorrales ribereños, sumado a cómo esa diversidad refugia especies prioritarias para la conservación, y que las islas esconden un pasado indígena y sitios arqueológicos de valor histórico para la región, construye una marca propia. 

Esteros de Farrapos es reconocido como un sitio Ramsar, es decir, un humedal designado de importancia internacional para la Convención sobre Humedales de la Unesco, en la que se pautó un marco para la conservación y el uso racional de este bioma. De esta zona provienen tanto los primeros y mejor documentados registros, así como también los más recientes de aguará guazú autóctono: el más grande de los zorros sudamericanos, en peligro de extinción.

Turismo sustentable y un parque binacional. Un sitio natural no masificado como este es perfecto para desarrollarse como destino de turismo verde, esos que buscan integrar al visitante con el entorno a través de una serie de actividades conscientes y responsables.

La prohibición era clara: no grandes hoteles, basura ni motores. Por esto último, el kayaking es la actividad por excelencia para recorrer los canales fluviales. 

AMBÁ AMBÁ

La primera escuela de kayak de la zona está ubicada en San Javier, en el viejo molino aceitero, y nació en 2016 de la voluntad de dos jóvenes que, interesados en la disciplina, fueron enseñándosela a niños y adultos de la localidad. En 2019, la Asociación Civil Grupo Esteros de Farrapos se hizo cargo de la escuela, junto con la Intendencia de Río Negro y el municipio, hasta que en 2020 termina en manos de la organización sin fines de lucro AMBÁ, que ya lleva donados más de 25 kayaks y organizados decenas de eventos y especializaciones.

Todos los profesionales de la escuela son instructores en deportes náuticos, trabajan todo el año y generan actividades para la zona y departamentos cercanos. Su sentido de pertenencia hacia el río no se puede medir. 

En un paseo de casi tres horas, el camino de vuelta no fue el mismo que el de ida, y así como era la primera vez que todos hacían ese recorrido, seguramente también la última. No es un augurio, es la magia de las crecidas que aparecen y desaparecen los caminos, y también la basura. 

Ángel, uno de los instructores con más experiencia en el río, remaba muy concentrado juntando botellas y atándolas a su piragua, porque en San Javier tan arraigada como la siesta está la limpieza. Llevan adelante un proyecto comunitario de reciclaje llamado el Botellero, un contenedor de plástico ubicado en la plaza principal que, cuando se llena, los propios vecinos coordinan su venta a una planta de reciclaje de Paysandú.

Ángel. Ángel.

Dando con el personal calificado, que además de aportar seguridad y conocimiento busca generar conciencia sobre el uso de las áreas, uno tiene el destino ganado. Los muchachos pueden organizar excursiones a remo por cualquiera de los canales así como coordinar con vecinos para gestionar quedadas en las islas, donde el turista va remando y sus pertenencias viajan en la lancha (solo porque es de los locales).

Ahora bien, ¿dónde se puede quedar en la isla? La respuesta inmediata es que no se puede. Pero con esto del turismo verde en mente, AMBÁ se propuso dentro de su objetivo general de restaurar el “vínculo emocional” entre humano, raíces y naturaleza, luchar porque este lugar no quede reducido solamente a un área protegida.

El Parque Nacional Esteros de Farrapos fue ampliándose con el paso de los años e incluyendo otra serie de islas hasta que cobró el nombre de Parque Nacional Esteros de Farrapos e Islas del Río Uruguay. El primer paso de AMBÁ, con el apoyo de la fundación del multimillonario Gilbert Butler, fue comprar tres de estas islas (Ingá, Chalá y Pingüino) en 2021, acción con la que dieron inicio a su programa Islas y Canales Verdes del Río Uruguay.

Sin embargo, al encontrarse dentro de un área protegida, las islas deben regirse bajo los planes del SNAP. El problema es que dicho plan de trabajo prioriza de forma contumaz la protección de la naturaleza por sobre el desarrollo de los destinos, objetivos que podrían perfectamente darse la mano.

Miguel es uno de los locales que pone a disposición su lancha, Talismán, para apoyar las visitas a las islas. Miguel es uno de los locales que pone a disposición su lancha, Talismán, para apoyar las visitas a las islas.

Del lado argentino tienen su propia fracción del estero, el Parque Nacional Provincial de Entre Ríos, Concepción del Uruguay y Gualeguaychú, para el cual desde hace un tiempo los gobiernos provinciales comenzaron a trazar un proceso de planificación, diseño y participación (con el apoyo de fondos privados) para lograr un uso público, controlado y sostenible de las islas y acercarse al proyecto de binacionalizar el parque, que entre las dos orillas ocuparía un total de 700.000 hectáreas de conservación.

A partir del esfuerzo del país hermano, AMBÁ confirmó que es posible entender que proteger es mucho más que “poner un candado”, y sugiere la revisión y actualización del plan de manejo del SNAP que actualmente no se condice con la visión argentina que les gustaría adoptar.

Hoy el modelo del SNAP restringe las visitas a las islas en número de visitantes (cinco), la construcción tanto de zonas de conservación como de apreciación —hoy los senderos de las islas solamente pueden tener el ancho y el alto de los brazos abiertos de una persona—, y prohíbe las actividades nocturnas. Uno de los contraargumentos de AMBÁ apunta a que, aunque se trate de un área protegida en la teoría, en la práctica falta vigilancia, y durante la noche igualmente suele haber actividades de caza ilegales, sobre todo por parte de embarcaciones argentinas particulares. 

Pero las actividades nocturnas, como campamentos de recreo o de pesca, podrían desestimular a estos cazadores furtivos. Para eso es necesario que las islas cuenten con algunas comodidades, y el programa de la fundación Butler y AMBÁ aceptó el desafío de encontrar las formas correctas de uso público para las islas. 

Aprovechando algunos claros o “limpiones” que estaban allí naturalmente, ya llevan construidos un total de tres refugios (uno por isla, con su respectivo muelle) para invitar a los turistas más aventureros a conocer las zonas más vírgenes y exóticas del país.

Senderos de apreciación de fauna y flora, reconocimiento de especies y —para los más osados— una aventura también para el paladar, de la mano de limones, naranjas y moras. Lo único que se necesita son un buen par de botas y polainas para ignorar a la ya mencionada vedette de este paseo: las crecientes.

Secretos que la flora y fauna nativa revelan. Secretos que la flora y fauna nativa revelan.

Ahora los visitantes pueden quedarse en una especie de palafito moderno que imita las viviendas históricas que había en las islas, elevadas del suelo por pilares de acero que soportan el golpe de ramas y troncos que se arrastran río abajo durante las inundaciones.

Los refugios de AMBÁ tienen aproximadamente seis metros de altura y vistas al río. Cuentan con baño (un servicio que no había en las islas hasta el momento) y están habilitados para pasar el día en las islas.  Los refugios de AMBÁ tienen aproximadamente seis metros de altura y vistas al río. Cuentan con baño (un servicio que no había en las islas hasta el momento) y están habilitados para pasar el día en las islas. 

Aunque a partir de la compra, AMBÁ tiene el derecho al manejo y gestión de las islas, todavía deben sujetarse al desactualizado plan de acción del SNAP. Sin embargo, las primeras negociaciones están a la vuelta de la esquina: los refugios están pensados para que cerca de 12 personas puedan hacer pícnic o almorzar en la parte de abajo, y dormir en el sector de arriba.

La idea es conservar los esteros fomentando el destino, y dejar las islas “vestidas” para el turismo antes de que se donen al Estado.