Alberto Fernández. Foto: Ricardo Antúnez / AdhocFotos

Dirigentes frenteamplistas buscan asociar el macrismo con la oposición para “capitalizar” el mensaje, mientras del otro lado se deslindan de las políticas del presidente argentino

Analistas ven una “señal positiva” para el Frente Amplio en las elecciones argentinas, pero es leve y hasta puede tener doble filo

5min
Nº2033 - al de Agosto de 2019

La diferencia contundente que logró el Frente de Todos, de Alberto Fernández y Cristina Fernández, sobre Juntos por el Cambio, de Mauricio Macri y Miguel Ángel Picheto, les dio mucho más importancia a las elecciones que se celebraron en Argentina el domingo 11. La instancia de votación primaria terminó cayendo sobre el sistema político con un peso casi definitivo, tanto que dejó instalada en el oficialismo una sensación de derrota difícil de revertir de cara a octubre.

De este margen del Río de la Plata, con una elección que las encuestadoras muestran cada vez más pareja, todos los actores parecen conscientes de que es difícil eludir el impacto de lo que pasa en la otra orilla. Por un lado, se multiplican las especulaciones sobre los efectos que traerá la deteriorada situación económica argentina que, como efecto del resultado electoral, sufrió una devaluación de la moneda. Por otro, se ensayan distintas lecturas sobre el mensaje político que dejó la elección primaria y el reflejo que puede tener acá.

El politólogo Adolfo Garcé dijo a Búsqueda que el resultado es “claramente un envión anímico para la izquierda uruguaya, que ve que no todo está perdido”. En particular, subrayó “la importancia que tuvo la militancia” para la victoria del Frente de Todos. Otro efecto positivo para el Frente Amplio, a criterio de Garcé, es que le abre una “oportunidad discursiva”.

De este margen del Río de la Plata, con una elección que las encuestadoras muestran cada vez más pareja, todos los actores parecen conscientes de que es difícil eludir el impacto de lo que pasa en la otra orilla.

“Es una gran oportunidad poder asociar el proyecto de Cambiemos, que claramente fracasó, con el proyecto de la oposición en Uruguay”, dijo.

La influencia de la economía en la definición del voto no será tan palpable en Uruguay como en Argentina, según Garcé. La situación en ese aspecto “no es comparable” porque la inflación, la desocupación, el endeudamiento y la devaluación muestran acá una situación más controlada.

“Acá van a influir más las cuestiones políticas que las económicas”, señaló.

El sociólogo Agustín Bonino, director de Opción Consultores considera que el resultado electoral en Argentina puede tener efectos en la campaña uruguaya “en la medida que los actores lo incorporen al debate”. De todos modos, estima que en el mejor de los casos tendría un “impacto leve” por dos factores atenuantes: no se trata de un tema central en las “expectativas ciudadanas” y la “asociación de marca” entre los partidos políticos uruguayos y los argentinos no es “fuerte”.

Bonino sostiene que la “carga simbólica” del “fracaso macrista” puede ser una “noticia positiva” para el Frente Amplio si logra asociarlo a los partidos de oposición uruguayos. En ese caso podría funcionar como un “inhibidor de voto” en determinados sectores y por eso los líderes opositores intentan deslindarse.

Sin embargo, las interpretaciones pueden volverse también un arma de doble filo para la izquierda. Una asociación entre el kirchnerismo y el Frente Amplio podría tener un efecto negativo, ya que se trata de un sector político que no tiene buena imagen en la opinión pública uruguaya.

Para cerrar la comparación, Bonino señaló que el comportamiento del electorado argentino tiene dinámicas muy diferentes a las que pueden esperarse en el uruguayo. En Argentina las expectativas políticas están “profundamente ligadas” al contexto de “fuerte crisis económica y política”.

Ecos de campaña

Los resultados electorales en Argentina generaron reacciones en el escenario político local. En el Frente Amplio, el triunfo del bloque kirchnerista fue recibido como una buena noticia y también como el fracaso del modelo neoliberal.

El Partido Socialista, por ejemplo, saludó el “contundente triunfo” mediante un comunicado que dio a conocer el martes 13. Allí recuerdan que las políticas de “exclusión social y concentración de la riqueza” promovidas por el gobierno de Macri fueron en su momento “elogiadas por la oposición en Uruguay”. Los socialistas desearon que el resultado de las elecciones primarias “se confirme en octubre”.

“La historia de los gobiernos para pocos en la región se repite con consecuencias trágicas para las mayorías. Es un imperativo ético y político seguir construyendo una amplia respuesta democrática”, escribió el Comité Ejecutivo Nacional del Partido.

En una línea similar se expresó la senadora frenteamplista Constanza Moreira. “La oposición se quiere lavar las manos del fracaso del macrismo, pero nosotros insistiremos en que esas fórmulas son las mismas que se intenta emplear acá. Alcanza con ver lo que son los programas económicos. (…) Estas recetas neoliberales lo que muestran es que son un fracaso estrepitoso. (…) Esto hay que capitalizarlo como ejemplo de futuro, porque Argentina siempre es nuestro ejemplo de futuro. Hay que decir: ‘¿Viste lo que pasó con Macri? Bueno, ojo, pensá en lo que estás haciendo acá’”, dijo a Radio Uruguay.

Las interpretaciones pueden volverse también un arma de doble filo para la izquierda. Una asociación entre el kirchnerismo y el Frente Amplio podría tener un efecto negativo, ya que se trata de un sector político que no tiene buena imagen en la opinión pública uruguaya.

Los tres presidenciables con chances serias de pelear por llegar al gobierno en octubre también dieron a conocer sus interpretaciones sobre el resultado electoral argentino. Para el frenteamplista Daniel Martínez, la gente “claramente votó en contra de un modelo económico fracasado”. Al ser consultado sobre si el deterioro económico de Argentina era comparable con el de Uruguay respondió con ironía. “Es igual a Uruguay… A Uruguay de 2002, cuando había otros y otras alianzas políticas. Decir que es la misma situación está muy lejos de la realidad. El riesgo país no tiene nada que ver, la desocupación no tiene nada que ver, la distribución de la riqueza no tiene nada que ver. Estamos a miles de kilómetros. Sí se parece al Uruguay de los gobiernos de coalición del Partido Nacional y el Partido Colorado”, afirmó.

Uno de quienes intentaron involucrar la situación económica uruguaya en la lectura fue el colorado Ernesto Talvi. El martes 13 en el ciclo Desayunos Útiles de Somos Uruguay, el economista fue crítico con la gestión de Macri, que no pudo “resolver el desequilibrio de las finanzas” y se endeudó “a un ritmo inconveniente” hasta que se le terminó el crédito. En una línea similar se refirió más adelante a la situación uruguaya y aventuró un escenario crítico: “Si seguimos teniendo el desequilibrio fiscal que tenemos y endeudándonos como adictos...”. En esa misma charla, soltó un comentario irónico que luego fue motivo de críticas desde distintos flancos.

“Hay veces que pienso, de verdad, que ojalá gane el Frente Amplio y que tengan que arreglar el lío que van a dejar ellos. Que lo arreglen ellos. Si no, tenemos que venir siempre nosotros a arreglar”, dijo.

Militantes y dirigentes frenteampistas le recordaron en redes sociales su visita a Macri en agosto de 2018 y sus elogios al equipo económico del presidente argentino.

El blanco Luis Lacalle Pou eligió una posición más neutral. En conferencia de prensa dijo que no festejaba elecciones ajenas. También expresó algunas claves de la impronta que pretende darle a la relación con gobiernos vecinos: no hay amigos ni enemigos permanentes sino intereses permanentes. “No miramos quién gana de cada lado, miramos lo que nos sirve”. En ese sentido recordó varias situaciones vividas durante los gobiernos kirchneristas que perjudicaron a Uruguay, como el corte de puentes y el decreto que prohibió que cargas argentinas transbordaran en puertos uruguayos.

A quienes buscan comparar sus políticas con las de Macri, respondió con un contraataque. “Demos por cierto que nosotros somos Macri, ¿el Frente es Kirchner? ¿Ellos dicen que son Kirchner? ¿Los que metían bolsos con plata adentro de conventos? ¿La corrupción más grande en la historia argentina? Yo no le faltaría el respeto ni al Frente Amplio ni a la opinión pública. Yo entiendo que hay un nerviosismo porque sienten a lo largo y ancho del país que seguramente Uruguay vaya rumbo a una alternancia”.

Recuadros de la nota

▪ La lectura “simplista” y “el callejón sin salida”

▪ Alberto Fernández fue decisivo para levantar el corte de puentes

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.