Foto: Nicolás Der Agopián

Valdez le dijo a Alcántara, según un audio del empresario, que estaban implicados el ministro Bonomi y dos familiares del presidente Vázquez: su hermano Jorge y su hijo Javier

El expresidente de la AUF acusó a autoridades del gobierno de cobrar “una cometa” en la licitación para las cámaras

4min 6 1
Nº1981 - al de Agosto de 2018
escribe Raúl Santopietro

La crisis desatada en la órbita de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) salpicó al gobierno y el impacto cada día es mayor. Si bien la Fiscalía a cargo de la fiscal Silvia Pérez en principio solo tenía competencia para investigar las presuntas presiones contra el expresidente de la AUF Wilmar Valdez, la ramificación de los hechos hizo que la Fiscalía de Corte resolviera que esa sede indague todos los asuntos que surjan. Y el mensaje del fiscal de Corte, Jorge Díaz, fue claro: “Si hay que arrancar cabezas, que rueden cabezas”.

El jueves 2 por la tarde Walter Alcántara, el hombre que grabó horas de conversaciones con Valdez y cuyos audios provocaron la renuncia del titular del fútbol uruguayo a la reelección, declaró ante la fiscal. Al salir dijo que lo había hecho “por el bien del fútbol”. Pero no habló sobre el contenido de los audios. Tampoco lo hizo ante la fiscal, porque las consultas estuvieron enfocadas en la posible extorsión. El contenido seguía aún sin conocerse.

Ese mismo jueves Búsqueda informó que en las grabaciones se hacía referencia a presiones del gobierno para que en ciertas reformas de infraestructura deportiva participe una empresa a la que supuestamente asesora Javier Vázquez, uno de los hijos del presidente Tabaré Vázquez.

Poco a poco se fueron conociendo partes del contenido de los 21 audios en poder de la Fiscalía. El sábado 4 El País transcribió un fragmento de 30 segundos de una de las charlas entre Alcántara y Valdez en la cual el expresidente de la AUF da a entender que el ganador de la licitación por las cámaras de reconocimiento facial estaba decidido de antemano por el Ministerio del Interior. “Ya se sabía que cuando se hicieron los pliegos de la licitación, que estaban prendidos con eso. Olvidate. Ya se sabía que esa empresa iba a terminar ganando por idoneidad”, dice Valdez.

El domingo 5 El País publicó una entrevista a Alcántara, en la que ahonda en detalles. Y niega que en los audios se nombre al hijo del presidente.

Sin embargo, Búsqueda accedió a cerca de 40 audios, entre los que se encuentran los 21 en poder de la Fiscalía, y confirmó que en uno de ellos se menciona al hijo de Vázquez. En su mayoría son conversaciones entre Alcántara y Valdez. Se trata de extractos de las más de seis horas que grabó Alcántara y que resumió en audios cortos de cerca de un minuto para enviarle a Arturo Del Campo, rival de Valdez en las elecciones de la AUF. Y también otros mensajes de audio que intercambiaron Alcántara y Del Campo en los que se da contexto a los diálogos con Valdez.

Búsqueda accedió a cerca de 40 audios, entre los que se encuentran los 21 en poder de la Fiscalía, y confirmó que en uno de ellos se menciona al hijo de Vázquez.

En uno de los audios Alcántara consulta a Valdez por la licitación de las cámaras de reconocimiento facial para el Estadio Centenario. Alcántara había acercado a una empresa de capitales coreanos para intentar ganar la licitación y así cobrar como intermediario, algo habitual en estos negocios.

En una primera conversación, a la que accedió Búsqueda, Alcántara le pide a Valdez que le dé algunos datos para que la empresa coreana elabore una mejor propuesta. Y el entonces presidente de la AUF le da lineamientos de cuánto costaría y los criterios por los cuales sería elegida la ganadora.

—No va a ser el más barato si entendí bien sino calidad-precio —le dice Alcántara.

—Sí, calidad-precio —responde Valdez.

—¿Imposible tener una idea de precio, Wilmar? Porque yo rondé 700 (US$ 700.000). ¿Estoy bien o…?

—No, yo creo que… va a andar entre los 800 y el millón —le dice Valdez.

Alcántara se mostró conforme con ese precio porque estaba de acuerdo a los números que manejó con los coreanos.

En una segunda conversación grabada por el empresario el panorama auspicioso que veía Alcántara se tornó desalentador. Valdez le comentó que era “un tema muy entreverado”, según otro de los audios que tiene la Fiscalía, y que el mayor inconveniente fue que se involucró la política.

—No sé si se planteó. ¿(Fernando) Cáceres y el ministerio (del Interior) saben que hay otra oferta o no tienen ni idea? —pregunta Alcántara.

—No, no. Lo que pasa es que… Este es un tema muy entreverado porque es un tema político —responde Valdez.

—Está el ministerio metido…

—Está el ministerio metido y adentro del ministerio va la cometa de la empresa que ganó. Tiene que ser de esa forma, ¿me entendés? Ahora, si no lo logramos, yo voy a manejar otra alternativa —dice Valdez.

El audio se corta allí. En el siguiente extracto de la charla, en parte publicado por El País, Valdez insiste en que el ministerio direccionó la licitación.

—¿Están porfiados con eso? —le pregunta Alcántara

—Y claro, porque alguien está prendido. Es evidente —dice Valdez.

—Eso está clarísimo…

—Ya se sabía. Desde que el ministerio hizo el pliego de licitación a mí me llegó la información de que estaba condicionada a esa empresa. Entonces… Y después terminó ganando —insiste Valdez.

—Claro, pero terminó ganando con una fortuna, como con 600 lucas (US$ 600.000) de más —responde Alcántara.

—¡Sí, claro! Claro.

Para Valdez, de acuerdo a las grabaciones, era evidente que en el Ministerio del Interior hubo pago de comisiones para que la licitación fuera adjudicada a una determinada empresa. La ganadora fue DDBA.

Alcántara le pasó a Del Campo los audios para que los manejara como información, en el marco de su campaña a la AUF, y también intercambiaron mensajes explicando a qué hacía referencia Valdez en sus dichos. En uno de estos audios entre Alcántara y Del Campo, al que accedió Búsqueda, el empresario le explica, según Valdez, quiénes estaban involucrados en elegir a dedo a DDBA.

El dueño de DDBA, Diego Di Bello, salió al cruce de las versiones que involucraban al hijo de Vázquez con esa empresa. “No existe ningún tipo de vinculación” con el presidente y su familia”, dijo a El Observador el domingo 5.

Dos días después Valdez presentó una denuncia penal contra Alcántara acusándolo de presionarlo para que renunciara a la reelección en la AUF. En su declaración a la Justicia, el exdirigente reconoció que en sus conversaciones con Alcántara hizo referencia al posible vínculo de la empresa ganadora de la licitación por las cámaras con el gobierno y, en concreto, con el hijo del presidente, dijeron a Búsqueda fuentes judiciales.

✔️ Bonomi, el Perro Vázquez y el hijo de Tabaré

✔️ Alcántara y Del Campo indagados

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.