Figueredo dijo que no es un “buchón”, pero que hay que “empezar a decir la verdad”: “soy el único” que está “poniendo los huesos”

8min 31
Nº1850 - al de Enero de 2016
escribe Victoria Fernández

El próximo lunes 18 el fiscal de Crimen Organizado Juan Gómez, responsable junto a la jueza Adriana de los Santos de encarcelar al ex dirigente de la FIFA Eugenio Figueredo, retomará la investigación sobre las maniobras de lavado de activos y las estafas en las que estuvo involucrado.

Pero Figueredo no es el único que sigue con atención los movimientos de la Justicia. Es que la ruta del dinero del ex dirigente pasó por bancos, casas de cambio y empresas constructoras, involucra a sociedades anónimas panameñas, a estudios contables y a profesionales que de alguna forma se vincularon con sus negocios, y todas esas transacciones serán escudriñadas por la Justicia.

Además, dispuesto a “no caer solo”, Figueredo dio a la Justicia detalles de las maniobras por las cuales recibía grandes sumas de dinero a cambio de mantener privilegios en los contratos de televisación de los torneos organizados por la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), e involucró a varios dirigentes del fútbol americano y mundial en el modus operandi que lo llevó a la cárcel.

Según el acta del interrogatorio a Figueredo —a la que accedió Búsqueda—, realizado el 24 de diciembre pasado en el juzgado, y tras el cual fue procesado con prisión por estafa y lavado de activos, el ex dirigente dijo que aunque no se considera un “buchón”, cree que en “algún momento” hay que “empezar a decir la verdad”. Además sostuvo que si se encuentra en esa situación es “porque alguien habló”, pero hasta ahora es el “único” que esta “poniendo los huesos por esta causa”.

Figueredo dijo en forma explícita que el ex presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) Sebastián Bauzá —al igual que los demás presidentes de las asociaciones de fútbol— cobró 400.000 dólares de parte de Full Play por la firma de contratos por los derechos de televisación de torneos de la Confederación.

Eugenio Figueredo con pelota
Figueredo dijo que aunque no se considera un “buchón”, cree que en “algún momento” hay que “empezar a decir la verdad”. Foto: AFP

También opinó que el fallecido dirigente del fútbol argentino Julio Grondona era un “dictador del fútbol” que tenía más poder que el entonces presidente de la Conmebol Nicolás Leoz y afirmó que luego de que los clubes uruguayos presentaran la denuncia en la Justicia, recibieron notas de la FIFA “diciendo que podían ser suspendidos los equipos y hasta la AUF”.

El ex dirigente aseguró que fue con su negocio automotriz que crió “a sus cinco hijos”, y no con el fútbol. Además dijo que “nunca jamás” recibió plata de ningún empresario uruguayo, y que Francisco “Paco” Casal fue a buscarlo al aeropuerto para “zamarrearlo” cuando quiso venderle a otros los derechos del fútbol uruguayo (ver recuadro).

Figueredo llegó a Montevideo el pasado 24 de diciembre desde Zurich, donde estuvo detenido a pedido de la Justicia norteamericana, que investiga hechos de corrupción en la FIFA. Los suizos concedieron la extradición de Figueredo a Uruguay, donde se lo investigaba desde 2013, cuando siete clubes de fútbol y la Mutual de jugadores presentaron una denuncia por presuntas irregularidades en contratos de televisación de torneos de la Conmebol.

“Buscando un lugar”.

Figueredo relató en la audiencia ante la Justicia que su primera participación en la Conmebol fue como veedor y luego desempeñó tareas administrativas. Gracias a su “dedicación”, asumió un rol de secretario, y se encargaba de organizar las reuniones, contó. Así fue “buscando un lugar dentro de la organización”. Su actuación fue cercana al presidente Leoz, y la “amistad con él” le permitió acceder a cargos internacionales, afirmó. Finalmente quedó vacante el cargo de vicepresidente y así ingresó al Comité Ejecutivo.

Antes de asumir un cargo en la Confederación, Figueredo dijo que se dedicó 40 años al negocio automotriz. “Yo con eso crié 5 hijos, no con el fútbol”, aseguró.

Interrogado sobre si sus cargos en la AUF y en la Conmebol eran remunerados, Figueredo dijo que no, pero que se cobraban viáticos. Aseguró que durante su presidencia en la AUF derogó los viáticos de los cinco integrantes del Comité Ejecutivo.

Además afirmó que cuando fue presidente de la AUF “no solo” no le cobró nada a la asociación sino que puso 300.000 dólares “de su bolsillo” para Huracán Buceo. “No puede ser que en un fútbol como el nuestro se paguen tres millones de dólares en sueldos para los dirigentes”, cuestionó.

En la Conmebol, por otra parte, se cobraban viáticos y el presidente Leoz percibía un sueldo que luego se hizo “extensivo” a los demás integrantes del Ejecutivo. “En este momento tengo entendido que el presidente cobra 40.000 dólares y los demás 20.000”, dijo. “Quiere decir que la Confederación, en vez de tener gente honoraria, les pagan pasajes más sueldos”, añadió.

Casal.

Según dijo Figueredo en el interrogatorio, “Paco” Casal sin hacer una oferta concreta empezó a “desparramar la opinión de que los campeonatos valían más”. Sin embargo, los contratos por los derechos de televisación que tenía la Confederación con TyC eran de “largo alcance”. “Cuando Casal irrumpe dando una oferta diez veces mayor” había “contratos vigentes hasta 2018”, sostiene Figueredo. Por eso él le recomendó que realizara una oferta para 2018 en adelante, pero los diez presidentes decidieron extender el contrato con TyT (Torneos y la brasileña Traffic) hasta 2022, relató.

“¿Por qué motivo si habían propuestas de otras empresas que ofrecían pagar sumas mayores por los derechos de televisión, se continuaba contratando a TyT?”, interrogó el fiscal. Porque Casal “debería haber ofrecido de 2018 en adelante”, insistió Figueredo. La oferta del empresario pretendía adquirir los derechos a partir de 2015. Como no fue así “la oferta no fue tomada en cuenta”, dijo.

El fiscal también consultó a Figueredo sobre la vinculación de Fox Sports en las negociaciones. “Ellos negocian directamente con Fox. Nosotros negociamos con TyT y ellos vendían a Fox. “¿Tiene ideas de los precios en que se revendían?”. “Yo calculo que si se pagaban 30 millones se revendían en 50 millones”, estimó el ex dirigente.

Extorsiones.

Figueredo aseguró que Gorka Villar, director ejecutivo de la Conmebol e hijo de Ángel María Villar, miembro de la FIFA, extorsionó a los clubes uruguayos que presentaron la denuncia en su contra. “Sobre todo a Peñarol”, afirmó. La amenaza fue que si no retiraban la denuncia no podrían jugar la Copa Libertadores. Gorka Villar “utilizaba la influencia de su padre para que la FIFA respaldara mediante notas coactivas a la AUF”, relató Figueredo. “Venía una nota de la Confederación y una ratificatoria de la FIFA diciendo que podían ser suspendidos los equipos y hasta la AUF”.

La extorsión que Gorka Villar “encabezó” contra los denunciantes buscaba hacer que la AUF presionara a los clubes hasta hacerlos “temblar”. Bauzá, presidente de la AUF en ese momento, “en cierto punto se dejó extorsionar”, afirmó Figueredo.

“Mis sueldos”.

Figueredo dijo que compró sociedades panameñas al estudio de Juan Pedro Damiani. El estudio trabajaba para él de forma honoraria: “Salvo las SA que le compré, nunca me cobraron honorarios”, aseguró.

El estudio Damiani ya fue citado por la Justicia para informar sobre las sociedades anónimas de Figueredo, según consta en el acta. De todas formas, en el pedido de procesamiento el fiscal Gómez aclara que las sociedades que Figueredo utilizó para realizar inversiones inmobiliarias serán “objeto de una pronta investigación”.

El ex dirigente informó también, que en Uruguay tenía cuentas en los bancos Santander e Itaú. ¿Qué actividad declaraba en su perfil como cliente? “Yo era jubilado, supongo que dije que era empresario”, dijo. “Yo nunca tuve un problema para abrir una cuenta, pero todo lo que deposité en los bancos locales está todo documentado por FIFA o Conmebol, ya que si no, no me lo agarraban. Eran mis sueldos”.

El escribano que intervenía en sus transacciones inmobiliarias era Elder Améndola, informó el dirigente, a quien conocía por el vínculo de ambos con el club Huracán Buceo.

Por otra parte, el dirigente indicó que “los dineros en efectivo” que enviaba destinados a invertir en proyectos inmobiliarios con la empresa Weiss Sztryk Weiss los giraba a través del Cambio Aspen, en Montevideo. “Cuando venía dinero en efectivo que la contadora no lo quería agarrar, él (Daniel Weiss) lo agarraba sin dramas y lo adjudicaba”.

En el pedido de procesamiento el fiscal también indicó que investigará a la casa de cambio y a los escribanos que intervinieron en las transacciones a solicitud de Figueredo.

“Buchón”.

Figueredo dijo a la Justicia que en el momento en que la empresa Full Play —propiedad de los hermanos Mariano y Hugo Jinkis— adquirió los derechos de televisación de los torneos, pagó a cada uno de los presidentes de las asociaciones de fútbol 300.000 dólares. “Yo no era presidente pero recibía un dinero equivalente o mayor, pero por ninguna cosa en particular, solo por ser integrante”, dijo. “Le digo la verdad, era tan natural que el que ingresaba recibía ese dinero”.

“¿Cuál era el presidente de la AUF que según su relato recibió 400.000 dólares?”, le preguntaron. “Era Sebastián Bauzá”, afirmó.

“¿Era consciente de que esos dineros (...) podía ir en propio detrimento de las distintas asociaciones y futbolistas profesionales?”, continuó el interrogatorio. “Estoy seguro que sí era en perjuicio de los jugadores y las asociaciones”, respondió Figueredo.

Afirmó que no obstante él “legalizó” los sueldos que cobraban los dirigentes. “Cuando yo entré en la Confederación, cobraba 15.000 dólares y 700 de viáticos por día. Como presidente dije que no podía cobrar 700 dólares por día ya que viajaba todos los meses a Paraguay y propuse cobrar 30.000 dólares y sin viáticos. El presidente de Brasil quería que yo cobrara 50.000 dólares así ellos cobraban 25.000, transamos en 40.000 dólares, porque era plata dulce”, relató.

“¿Me puede explicar lo que significa para usted legalizar los contratos de sueldo?”, inquirió el fiscal. “Cuando yo tomé la Confederación se legalizó porque se aprobó por asamblea, fue la primera que yo hice, delante de los diez países representantes. Antes se pagaba y nadie sabía por qué se pagaba”.

“¿Cómo sabe usted que a los presidentes de las asociaciones les pagaron 400.000 dólares?”. “Porque me lo dijo Hugo Jinkis, de Full Play. Eso fue a partir de que él se hizo cargo de la Copa América, con (Alejandro) Burzaco”.

“Ni la FIFA ni la Confederación se pueden manejar de la forma en que lo hacen”, reprobó Figueredo. “No puede ser que (Joseph) Blatter maneje durante 20 años la economía de la FIFA por más de tres mil millones de dólares”. Y João Havelange, ex presidente de la FIFA, “fue socio en todos los contratos con las empresas que firmaba”, criticó.

El abogado que asistió a la audiencia en representación de los hermanos Jinkis le preguntó a Figueredo si alguna vez se sintió presionado o extorsionado por ellos. “No, en ningún momento. Tengo una muy buena relación con ellos. Lo que tenemos que entender es que en algún momento determinado tenemos que empezar a decir la verdad, creo que cada uno tiene que decir la verdad, yo he dicho la verdad. No es que soy un ‘buchón’ como dicen, pero si yo estoy en esta situación es porque alguien habló. El único que estoy poniendo los huesos por esta causa soy yo”.

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.