Cómo sortear las barreras del mercado laboral para los mayores de 45

Cada vez más iniciativas impulsan una mayor apertura y valoración de esta franja etaria por parte de las empresas

Después de vivir 32 años en Brasil, Betty tuvo que volverse a su país natal, Uruguay, para cuidar de sus padres, que ya estaban mayores. Al principio solo se dedicó a ellos, pero pronto se vio en la necesidad de buscar empleo para poder solventar sus gastos. Con 56 años tuvo que armar un currículum y salir por las calles a encontrar lugares donde presentarlo. Durante un buen tiempo no tuvo éxito. “Hay una cosa que los empresarios y los que trabajan en recursos humanos tienen que tener en cuenta. La edad que está en la cédula, la cronológica, muchas veces no tiene nada que ver con la edad fisiológica. El cuerpo y la cabeza a veces van mucho más adelante de lo que ese número representa”, reflexionó Betty en el segundo encuentro del ciclo Promoviendo la empleabilidad +45, organizado por Talento Senior.

En junio de este año se realizaron cuatro instancias en una sala de Life Cultural Alfabeta en las que distintos profesionales y empresarios brindaron consejos y herramientas para que la población mayor de 45 años pueda reconvertirse laboralmente. Betty fue una de las personas que compartió su testimonio en el encuentro del jueves 15. En Brasil había sido principalmente ama de casa, más allá de algún trabajo puntual. En Uruguay, después de buscar empleo durante alrededor de un año, encontró una oportunidad en Nuevocentro Shopping. Con 61 años, hace cuatro que trabaja allí en el cargo de “anfitriona”, que consiste en ayudar y acompañar a los clientes en cualquier cosa que puedan precisar: desde acercarles una silla de ruedas hasta acompañarlos a un cajero automático y enseñarles a usarlo. Se trata de un servicio que se ofrece de forma gratuita y del que cualquiera que visite el shopping puede hacer uso.

La tasa de desempleo de personas de entre 30 y 50 años en 2019 en Uruguay fue de 5,6%, y la de la franja etaria de 51 y más años, de 4%. No parecen porcentajes elevados si se los compara, por ejemplo, con el 42,8% de jóvenes de entre 14 y 19 años que en ese entonces se encontraban desempleados. Pero personas como Betty están convencidas de que su edad fue uno de los principales obstáculos a la hora de salir a buscar un trabajo con más de 45 años.

Así lo demuestran también algunos sondeos, como el que realizó Talento Senior, una organización que surgió en el marco de la economía plateada para promover la contratación de personas pertenecientes a las franjas de mayor edad. Una de sus fundadoras, Mónica Estefan, explicó a Galería que entre las tareas de Talento Senior está el reclutamiento y la selección de personas mayores de 45. Además, brindan opciones de capacitación para aquellos que necesitan o desean reinventarse.

El año pasado, Talento Senior se propuso estudiar el mercado laboral y consultó a empresas de distintos rubros para ver si contrataban personas mayores de 45 o no y, en el caso de respuestas negativas, cuáles eran los principales motivos. Ese fue el sondeo que detectó, principalmente, dos obstáculos. El primero es que las personas más grandes tienen expectativas salariales más elevadas que los jóvenes. El segundo, que esas personas “no son digitalmente hábiles o que, a en el terreno tecnológico, están atrasadas”, dijo Estefan.

Tras ese estudio de mercado, Talento Senior emprendió el desafío de realizar reinserciones laborales de personas mayores de 45 años. En uno de los primeros casos ofrecieron de forma gratuita a una empresa la contratación de un empleado de esa edad, como muestra de su servicio. La empresa quedó muy conforme y resaltó la empatía y la paciencia de quien quedó como trabajador efectivo de un call center. Según Estefan, esas virtudes “tienen que ver con la edad” y están más presentes en las personas mayores que en los jóvenes. “Nosotros no apuntamos a que se empleen personas grandes y no se empleen jóvenes. Resaltamos la importancia de que los equipos sean diversos. Hoy, que hablamos tanto de diversidad, ¿por qué no estamos hablando de la diversidad de edad, generacional, que es más numerosa que cualquier otra, sobre todo en nuestro país? Los equipos se enriquecen cuando hay hombres, mujeres, jóvenes y más veteranos”, dijo a Galería la cofundadora de Talento Senior.

Herramientas para la reconversión. Desde 2021, la Ley de Promoción del Empleo (19.973) otorga incentivos para las empresas que contraten a personas mayores de 45 años con más de 12 meses en situación de desempleo. Se trata de subsidios de hasta un año de duración y que pueden llegar hasta los 10.000 pesos mensuales por persona de esta franja contratada. El objetivo de esto, según dijo el director nacional de Empleo del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), Daniel Pérez, en el segundo encuentro organizado por Talento Senior, es “poder generarle una oportunidad” a esa población objetivo, porque “cuando una persona que tiene más de 45 años pierde el empleo le cuesta mucho conseguir uno nuevo”.

Como ventaja, Pérez destacó que las empresas empleadoras cada vez valoran más las llamadas “habilidades blandas”, como la capacidad de adaptarse, de trabajar en equipo, la empatía y la fidelidad hacia la empresa. Pero otra de las claves, según el director nacional de Empleo, es estar dispuesto a aprender, sobre todo, las habilidades y conocimientos vinculados al sector tecnológico. “No hay que tenerle miedo a la tecnología”, aconsejó.

En la órbita del MTSS funciona el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop), que dispone de opciones de formación para distintos grupos poblacionales. Ese instituto ofrece, a través de la plataforma Coursera, una gran variedad de cursos para personas en situación de desempleo. Estos cursos son gratis y pueden acceder individuos de cualquier franja etaria. Hay opciones para aprender programación y herramientas tecnológicas, pero también gastronomía y otros oficios puntuales. Además, Inefop ofrece la posibilidad de acceder a una entrevista de orientación laboral con uno de sus expertos.

Ante esa misma necesidad de la población mayor de 45 años de reconvertirse y de adaptarse al avance de la tecnología, algunas empresas privadas salieron a ofrecer soluciones de capacitación. Una de ellas es Hack Academy, una compañía dedicada a formar desarrolladores de software. “La reconversión laboral es absolutamente posible. Nosotros tenemos 70% de nuestros alumnos reconvertidos de otras carreras, sin formación previa en tecnología”, dijo Romina Prudente, líder de Admisiones y Programas Corporativos de la empresa.

Una de las opciones de formación que ofrece Hack Academy es un curso introductorio de cinco semanas para personas sin ningún conocimiento en programación. Solo tienen que estar familiarizados con el funcionamiento de una computadora, los buscadores y programas básicos. Luego de realizar el curso introductorio, la empresa de capacitación en programación ofrece dos opciones. Uno es un curso avanzado de desarrollo web, que les permite profundizar en el área de la programación para convertirse en desarrolladores web full stack (programadores “completos”), de ocho meses de duración. La segunda opción es un bootcamp de desarrollo web: un curso intensivo, con clases de lunes a viernes de 9 a 18 horas, que pretende generar un ambiente similar al de trabajo en ese rubro. Para ese segundo curso, orientado a la inserción laboral, Hack Academy ofrece la posibilidad de abonar de forma diferida, una vez que consigan trabajo. Al comenzar el curso, se firma un contrato por un monto y el alumno se compromete a pagar cuando tenga un ingreso laboral.

Otra de las empresas del rubro de las tecnologías de la información que impulsa acciones en pos de la inclusión de personas de las franjas etarias más altas, pero desde la contratación, es Pyxis. La compañía implementó un programa específico para incorporar a personas mayores de 50 años. “Hoy estamos encantados de haber hecho eso. El promedio de edad en nuestra organización, que antes capaz que estaba en los 30 años, hoy está en los 38, o algo así. Incorporamos personas de hasta 63 años”, dijo el gerente general de la compañía, Diego Sastre. “Siempre la industria mira mucho al joven, que está muy bien y es muy necesario. Pero no estábamos mirando, y creo que seguimos todavía sin mirar, a la gente de mi edad (54 años) y mayores”, reflexionó.

Pero no solo las empresas de tecnologías se preocupan por reinsertar o ayudar a reinsertarse en el mercado laboral a personas mayores de 45 años. También lo hacen compañías del rubro logístico, como la academia de choferes Luz Verde, con más de 13 años de presencia en el país. El director, Marcelo Viega, contó que hace poco tiempo la empresa capacitó a más de 100 personas mayores de 45 años en el manejo de camiones y autoelevadores para transportar celulosa para UPM. “Fue una experiencia muy rica, hermosa, donde vimos la superación de estas personas”, dijo Sastre.

“Hay oportunidades, se está a tiempo de empezar, no es tarde”, reflexionó el director de Luz Verde. “Si hay alguien que sabe manejar un vehículo cualquiera, sirve. Si nunca manejaron nada en su vida, igual lo van a poder hacer. Los procesos muchas veces no son fáciles, a veces tienen su pico. Tenemos días excelentes y otros no tanto”.