¡Hola !

En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
$ Al año*
En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
* Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

¡Hola !

En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
$ por 3 meses*
En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
* A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

Las novedades en arte, moda y gastronomía para la temporada en el este

Desde una chacra ecológica que invita a ensuciarse las manos a un vagón antiguo que oficia de galería de arte, el principal balneario sorprende con sus propuestas

El verano en el Este significa sumergirse en el arte local e internacional, en la moda uruguaya contemporánea, en la gastronomía del más alto nivel. Que la zona es un hub artístico consolidado no es noticia. Aún así, cada temporada surgen nuevas propuestas que logran sorprender y atrapar tanto a uruguayos como a extranjeros­. 

Para los diseñadores de indumentaria, al mando de marcas de todos los tamaños y estilos, estar presentes en el verano esteño significa abrir una ventana al exterior teniendo en cuenta la cantidad de turistas que visitan la costa, desde argentinos y brasileños a franceses y suecos, durante los meses calurosos. 

Los restaurantes se encargan de ofrecer un panorama cada vez más variado en temporada y fuera de ella, convirtiendo al Este uruguayo en un hot spot para distintos paladares. La oferta no puede ser solo de servicios sino también de experiencias, ya que el público merece y exige sorprenderse a través de nuevos sabores y emociones.  

A continuación, una selección de espacios de todo tipo, color y sabor, para disfrutar en las vacaciones. 

La Comunal 

<em>Foto: Mauricio Rodríguez</em>Foto: Mauricio Rodríguez

Una fiesta en José Ignacio en la que las argentinas Flor Aprile y Dani Barrero se conocieron y “pegaron buena onda” derivó en que emprendieran juntas con el restaurante La Comunal, ubicado en la intersección entre Jose Ignacio, La Juanita y Garzón.  El restaurante de temporada, que abrió el verano pasado, inaugura este año un nuevo espacio, Piso 1, pensado para un máximo de 25 personas sentadas o 30 paradas; el lugar ideal para disfrutar del atardecer escuchando algo de jazz o música francesa. 

En ese nuevo espacio tendrá lugar, entre otras cosas, Cocinando con Vinos y Vinilos, una experiencia gastronómica en la que otros restaurantes cocinan en vivo y comparten sus recetas con los asistentes, que maridan las preparaciones con vinos Catena Zapata.  

Aprile contaba con la experiencia como fundadora de La Apasionada Almacén Boutique en Buenos Aires, de la que Barrero era clienta antes de que se conocieran. Barrero, por su parte, ya había tenido una experiencia gastronómica como socia del parador La Choza de Mar, en la Mansa de Jose Ignacio. Juntas idearon lo que definen como “una cantina con una vuelta de tuerca”, relacionando gastronomía con música, diseño, vinos y coctelería en el bosque. La tendencia europea que incorporaron en el restaurante de utilizar grandes mesas comunales —que se puso de moda en algunas ciudades de Latinoamérica este año— fue una novedad el verano pasado y lo sigue siendo por esta zona, explica Aprile. 

Al llegar al predio se distinguen dos entradas, una lleva a Piso 1 y la otra a La Comunal, una casa nórdica con un estilismo ecléctico y una gran mesa estilo barroco para muchos comensales, con grandes candelabros y muebles de mimbre pintados de negro. Ambos espacios comparten la propuesta gastronómica y una musicalización curada por el DJ Fernando De Leo. 

El chef uruguayo Álvaro Martínez es el responsable de una carta de cantina cuidada pero sin pretensiones, que incluye, entre otras cosas, tortilla de papa, chipirón con morcilla especiada y puré de arvejas, y milanesa de ojo de bife con puré de boniato y manteca de salvia. La coctelería es clásica y variada así como la carta de postres de La Comunal, que recibe como máximo a unas 80 personas.

Los Lobos, entre Ruta 10 y Eugenio Saiz Martínez. Abierto todos los días a partir de las 19 h.  

Agnes Lenoble, Sierra Mora y Actitud Sur

<em>Foto: Adrián Echevarriaga</em>Foto: Adrián Echevarriaga

Hace poco más de un mes que las hermanas Agnes y Ana Elena, junto con su madre, Ana Arocena, abrieron las puertas de su local en Punta del Este. Las marcas de cada una, Agnes Lenoble, Sierra Mora y Actitud Sur, comparten un espíritu rústico y al mismo tiempo contemporáneo. El cuero, la guampa y las piedras son de los materiales predilectos de las tres. “Estamos teniendo una muy buena respuesta y la experiencia de estar en Punta del Este es muy linda”, comentó Agnes, la más chica de la dupla de hermanas. “Sentimos por ahora que los clientes locales ya nos conocen y tenían muchas ganas de que estuviéramos por acá. Ahora estamos expectantes de lo que pase con los turistas”. 

<em> Foto: Adrián Echeverriaga</em>Foto: Adrián Echeverriaga

Alejado de un estilo veraniego y relajado, el local tiene una estética moderna, más característico de una ciudad contemporánea. Las hermanas y su madre pensaron el diseño del interior con la idea de desplegar aires amigables con todas las estaciones del año, no exclusivamente del verano. Abundan los colores teja y el blanco, y la calidez del lugar abraza a quienes visitan el local. La selección de prendas que lo viste es atravesada por el mismo estilo y abarca todas las temporadas del año. Allí se pueden encontrar desde sombreros, carteras, vestidos y tops hasta sus clásicos abrigos de lana y botas de cuero. 

Actitud Sur se encarga de ubicar la decoración en el menú del local. Sus cuadros de lonja, bandejas con mármol y mesas hacen de la propuesta una experiencia 360.

Calle 20, esquina calle 25. Abierto todos los días de 10 a 21 h.

Mostrador Santa Teresita en Bodega Oceánica José Ignacio 

<em>Foto: Mauricio Rodríguez.</em>Foto: Mauricio Rodríguez.

El 1 de diciembre abrió Mostrador en Bodega Oceánica José Ignacio, un nuevo enclave rodeado de naturaleza para el clásico restaurante liderado por el reconocido chef argentino Fernando Trocca. La nueva propuesta se suma al clásico Mostrador Santa Teresita, que funciona desde hace 11 temporadas en José Ignacio, y a mostradores en Nueva York, Montauk y Olivos, en Buenos Aires.

Los mostradores de Trocca son un culto a la sencillez, la frescura, los productos locales y el servicio. En la Finca José Ignacio (Ruta 9, km 157) se materializa una nueva propuesta en la que se une este concepto gastronómico a dos mundos hermanos, el del vino y el del aceite de oliva de la casa. 

En la bodega la carta está más orientada a la dieta mediterránea. “Apunta más a la aceituna, al tomate, a lo fresco, al vino Bodega Oceánica y al aceite de oliva O’33, obviamente, porque se producen aquí”, explica el encargado de cocina, Mariano Carlucci, que trabaja en mostradores de distintas partes del mundo. “Se diferencia de los otros mostradores en que la comida es más fresca, menos pesada, más parecida a la de Italia, España”, añade. 

El mostrador está abierto mediodía y tarde. A partir de las 16 h se sirve un menú de tapeo tradicional para acompañar el vino, con panes de masa madre, queso de chancho, morrones marinados, hummus, baba ganush, escabeche de pollo y lengua a la vinagreta, entre otras opciones. La propuesta dulce, a diferencia de otros mostradores, no es de pastelería, sino de una variedad de postres que siempre incluyen alguna opción fresca y frutal y otras para los paladares más golosos. 

Ver caer el sol sobre los olivos en este restaurante, que trabaja con reservas, grupos y walk-ins, es realmente hermoso. Para vivir la experiencia completa e interiorizarse de la producción, se recomienda hacer el tour de la bodega y luego quedarse a almorzar.

Ruta 9, km 157. Todos los días de 13 a 20 h. Abierto hasta fines de febrero. 

La Casa de las Hermanas

<em>Foto: Mauricio Rodríguez</em>Foto: Mauricio Rodríguez

Enamorada de los aires puros y el ritmo lento de Pueblo Garzón, Amber Wright se mudó allí desde Brooklyn con su familia de tres: su esposo, Marshall, y sus dos hijas, Clarke (8) y Olive (5). La temporada pasada inauguró Hills and Stone, una tienda de artesanías, junto con su amiga y socia, Nicole Tuvi. Motivada por la buena respuesta que obtuvo y la comunidad que logró desarrollar alrededor del proyecto, Amber decidió abrir su propio espacio. Tuvi, por su lado, también optó por enfocarse en sus proyectos Estudio Garzón y Mesa, junto con Lucía Soria. 

Inspirada en la relación que tienen sus dos hijas y buscando un nombre que aludiera a la razón por la que decidió mudarse a Garzón, Amber llamó a su tienda La Casa de Las Hermanas. “Decidimos instalarnos en el pueblo para criar a nuestras hijas en la naturaleza”, contó Amber a Galería

Con una fachada blanca y celeste gastado, la Casa de Las Hermanas mira a la plaza principal del pueblo. Invita a los transeúntes a conocer un universo delicado de artesanías, ropa y objetos, hechos en Uruguay y Argentina. En La Casa de las Hermanas se pueden encontrar los ponchos para niños de Minerva Littles, los muñecos de tela de Azafrán, los juguetes infantiles de BecaToys, jabones naturales, difusores y velas de Almendra Home Deco, y los perfumes naturales de Sagrada. También los objetos de cerámica de Meula, Mossa y Hannah­ Sandling, y la ropa y accesorios de Carolita Home, Rania y Pilar Clo.

Frente a la plaza principal de Pueblo Garzón. Consultar horarios vía Instagram (@thehouseofthesisters).

Bio Chácara Ecológica

Bio Chácara Ecológica, de ocho hectáreas, abrió su portera en Manantiales con el objetivo de producir alimentos ecológicos en un espacio del que el consumidor se pueda sentir parte. La apuesta de los emprendedores, una familia de cuatro generaciones de productores rurales que tienen Ecomercado en Montevideo, es que en este espacio la gente se sienta bienvenida y participe en la producción.  

Además de presentar sus productos en distintas ferias y locales de los balnearios aledaños y de tener una tienda in situ, la propuesta incluye envíos a familias y restaurantes en la zona, que abarca desde José Ignacio a Punta del Este. Por fuera de ese formato más tradicional se realizan talleres —por ejemplo, uno de Diego Ruete para niños—, actividades vinculadas a la siembra y recorridas de cosecha guiada por la mañana y al atardecer y eventos por la noche. 

También se ofrece la posibilidad de adquirir una membresía, un sistema que funciona de forma similar a como lo hacen los clubes canábicos. Se ofrecen distintas opciones de membresía en función del tamaño de la familia y la huerta se convierte en una extensión del jardín hogareño: cada familia retira los alimentos que desea consumir y, si lo desea, puede participar en el proceso de cosecha o directamente recibir los alimentos. 

Aquellos que deseen se pueden acercar a la chacra o conocer los productos los viernes de tarde en Picniquería en Punta del Este, los sábados de mañana en Mercado Verde de José Ignacio, los sábados de tarde en el club social El Popu en La Barra y los lunes, martes y miércoles de mañana en La Proveeduría en Manantiales. 

Ruta 104, km 6, Manantiales. Todos los días de 8 a 12 h y de 16 a 20 .

La Galerilla 

<em>Foto: Mauricio Rodríguez</em>Foto: Mauricio Rodríguez

Si se habla del verano esteño, se habla de la experiencia artística que ofrece Pueblo Garzón. Son cinco las galerías de arte que lo adoptan como casa y La Galerilla es una de las más nuevas del pueblo. Sin duda, es también la más extraordinaria. Se trata de un vagón antiguo que Iván Martínez, fundador y director argentino de la galería, consiguió a través de Aaron Hojman, director de Casa Zinc en La Barra. 

El arte corre por las venas de Iván. Su abuelo es Jacques Martínez, reconocido galerista bonaerense, y su bisabuelo Rosendo también fue galerista. Hoy, su tía Clara está a cargo de la galería que inauguró Jacques, Witcomb. Iván creció entre cuadros de Ernesto Deira, Pérez Celis, Raquel Forner y varios otros artistas. De grande viajó a Estados Unidos, donde se instaló por cuatro años a trabajar en un programa de galerías de arte en la Universidad de Nueva York. “Allá aprendí que hay que hacer todo por romper con las estructuras y hacer lo posible para mostrar el arte que a uno le copa”, comentó a Galería

<em> Foto: Mauricio Rodríguez</em>Foto: Mauricio Rodríguez

La Galerilla invita a artistas internacionales, o uruguayos radicados en el exterior, para que expongan en el espacio. El estadounidense Benjamin­ Clemens es el artista residente de este verano, que llegó al país recientemente y se encuentra desarrollando su obra en Garzón. El ceramista inaugurará su exhibición el 11 de enero. Además, lo acompañarán los argentinos Cloe Galasso y Julian Pesce. 

Coordinar visita por Instagram (@lagalerilla)

Café de la Mansa Zunino  

<em>Foto: Adrián Echeverriaga</em>Foto: Adrián Echeverriaga

En su sexto cumpleaños, la marca Zunino suma una nueva propuesta en Punta de Este, ahora en la parada 1, tras ganar una licitación abierta por la Liga de Fomento. Café de la Mansa Zunino ofrece en un punto clave del balneario el mismo cuidado del producto, materia prima y calidad que caracteriza a la marca. En esta oportunidad, el pastelero argentino Nicolás Zunino, que llegó hace 13 años al balneario para hacerse cargo de la pastelería del Conrad, trabaja en sociedad con Analía Suárez, propietaria del parador I’ Marangatú, del hotel AWA, y presidenta del Centro del Hoteles de Punta del Este, y Sebastián Freire, presidente de la Corporación Gastronómica. 

“Un cliente me dijo el otro día: Zunino se merecía un lugar así”, cuenta Nicolás, y explica que la marca había crecido por encima de las posibilidades que ofrece el local inicial, ubicado en Budapest y Roosevelt. 

“La carta es bien de una pastelería donde los postres son la vedette, aunque siempre digo que en realidad la vedette es el producto, la excelente calidad de la manteca, del azúcar, el chocolate belga”, asegura. “Lo que nos distingue es el producto, más allá de lo estético, que cuidamos mucho también”, añade. Además de la pastelería, se ofrecen combos de desayunos, almuerzos, ensaladas, sándwiches­, milanesas y quesadillas, por mencionar algunas opciones. “No somos un restaurante, pero tampoco solo una confitería”, dice. 

Dada su cercanía a la playa, la propuesta incorpora una novedad: una heladera al frente con productos listos para take away. Yogur con granola y fruta, ensalada de fruta, jugos envasados en el día, ensaladas y otras propuestas frescas pensadas para llevar a la playa: todo en empaquetados descartables y biodegradables. 

Parada 1, Punta del Este. Abierto todos los días de 8 a 21.30 h

Del Campo 

<em>Foto: Adrián Echeverriaga</em>Foto: Adrián Echeverriaga

Los hermanos Gastón y Tomás Magariños pasaron de ser productores de carne de cerdo a elaboradores y también revendedores cuando en 2019 abrieron el primer local de Del Campo en el barrio de Punta Carretas, en Montevideo. Esta temporada de verano se enfrentan a un nuevo desafío con la apertura en Punta Ballena del segundo local de venta de carnes y quesos de autor. 

“Teníamos clientes en el Este que no estábamos atendiendo como nos gusta, recibíamos muchas consultas de clientes que nos pedían que abriéramos en esa zona y eso nos hizo ver que había un público latente. Además, tras varios años de crecimiento, sentimos que el equipo establecido en Punta Carretas nos daba la confianza para expandirnos”, explica Gastón, uno de los hermanos. 

El nuevo local es más grande que su par en Montevideo, lo que les permite mayor comodidad en la zona de atención al público, pero también en el área de elaboración. Además, ofrece la posibilidad espacial de seguir expandiéndose de ser necesario. Por otra parte, se encuentra en una zona con buena logística para envíos a hoteles y restaurantes, y es un punto que queda de pasada para el consumidor, que puede hacer su pedido en el camino, estacionar en la puerta, levantar los productos y seguir viaje. 

<em> Foto: Adrián Echeverriaga</em>Foto: Adrián Echeverriaga

“Estamos arriba de todos los procesos, tenemos recetas innovadoras y recetas clásicas y sencillas, pero que no fallan.  Hacemos énfasis en la limpieza, en los detalles y en brindar un servicio de primera categoría”, asegura Magariños. Otro aspecto destacado es la variedad de carnes y cortes que se ofrecen. “Tenemos carnes de todo tipo y color y si nos piden una carne o un corte diferente o un elaborado distinto lo conseguimos”, cuenta. 

Su experiencia en Montevideo los llevó a ver que el público que busca los productos para la parrilla del fin de semana es muy importante, pero al mismo nivel de importancia está quien busca soluciones para la comida de todos los días. Cada local tiene sus características particulares, algo que los hermanos ya han empezado a notar. “El asado en Montevideo casi todo el mundo lo pide cortado bien fino y en Punta Ballena lo piden en tiras gruesas, más al estilo argentino”, cuenta. Resta ver qué otras cualidades van descubriendo del público a lo largo del año. 

Ruta 10, km 118,5. Lunes, miércoles, jueves, viernes y sábado de 10 a 20 h. Domingo de 10 a 14 h. Martes cerrado. Contacto: 091 609 375.  

Savia y Milø 

Con paredes de madera blanca y una gran luminaria rústica que cuelga del techo, este local se encarga de abrazar los mejores diseños de las marcas uruguayas Savia y Milø. Sus percheros están divididos por tonalidades, siendo el de los vestidos fucsias, rojos y naranjas el que más atrae la mirada de los que curiosean por el local. Milø, fundada por las amigas de la infancia Marina Carisimo y Antonella De Giuda, es una marca de diseño uruguayo, producción brasileña y de hilados importados de Italia. Ambas fundadoras viven desde niñas en Punta del Este y es por eso que su marca se inspira en todo lugar marino, siendo la isla griega la que le da nombre. Savia, por su lado, es la marca de Helena Betolaza, que, comprometida con el fomento de la mano de obra nacional, diseña y realiza el 90% de su producción en Uruguay. 

“De la playa al bar” podría ser el lema de esta unión, que ofrece atuendos para todo el espectro de eventos veraniegos, pues los diseños de ambas son la mezcla perfecta entre lo relajado y lo elegante. Los trajes de baño y piezas knitwear Milø y los vestidos, tops y pantalones de lino de Savia interpretan a la perfección el estilo del verano esteño. Los vestidos largos y sueltos de Savia son las estrellas del local, así como los ponchos de Milø, que compiten por el podio de prenda favorita con sus bikinis. 

Ruta 10, esquina las sirenas, La Barra. Abierto todos los días de 10.30 a 23 h y en temporada baja hasta las 20 h.

Suda

Luego de compartir un pop up en Buenos Aires en julio de este año, las marcas AG-Urioste, Gone y Lost Fantasy unieron fuerzas para exhibir sus piezas en Manantiales. El trío se hace llamar Diseñadores Unidos del Sur, lema que se lee desde uno de los ventanales gigantes del local, debajo de Suda, que grita en mayúsculas. El espacio es completamente blanco y de una decoración minimalista, permitiendo que las prendas se luzcan. 

“Punta del Este es el punto de encuentro ideal para visibilizar y expandir nuestras marcas por la expansión cultural que ofrece”, comentó Agustina Urioste, creadora de AG-Urioste. La orfebre explicó que eligieron abrir su tienda en Manantiales por tener una energía relajada y mantener el espíritu de balneario, algo que identifica a las tres marcas. 

A las piezas de orfebrería las acompañan vestidos de distintos colores y siluetas atípicas, todos hechos 100% en seda, de la marca argentina Gone. También las prendas de ropa y zapatos de Lost Fantasy. Si hay algo que caracteriza a los tres proyectos es el diseño independiente y de producción local. “Nuestros productos se complementan en diseño y situación de uso, compartiendo una impronta alternativa”, contó Agustina. Con una tienda cuyo nombre alude al verano y al latir sudamericano, las tres marcas estarán prontas para recibir a turistas y locales que busquen adquirir piezas contemporáneas. 

Sarandí y Ruta 10, Manantiales. Abierto de 15 a 23 h.

Teodoro 

<em>Foto: Adrián Echeverriaga</em>Foto: Adrián Echeverriaga

La esquina de Pedragosa Sierra y San Ciro se ve renovada desde que hace poco más de un mes inauguró Teodoro, un restaurante para salir en familia, que, a pesar de ofrecer una carta muy variada de alrededor de 70 platos, hace énfasis en la parrilla, las carnes y el vino. El escribano público José Escobal es quien lidera el emprendimiento, que es resultado de un nuevo proyecto de vida que encaró con su familia al mudarse a Punta del Este durante la pandemia. 

Más allá de un gusto personal por el buen comer que lo vinculaba al mundo gastronómico, lo que llevó a Escobal a emprender es la identificación de la necesidad de ofrecer una gastronomía distinta tanto para el turista como para el residente, que ve cómo fuera de temporada las opciones se reducen de forma significativa. La idea es “ofrecer una gastronomía distinta, más que nada artesanal, con énfasis en la carne premium uruguaya”, explica Escobal. 

El nombre se eligió en homenaje al abuelo de sus hijas y tiene una carga emocional y emotiva importante. Pero, más allá de eso, el proyecto fue diseñado de forma muy racional sobre tres pilares: la selección de un buen punto sobre la avenida gourmet en el que se realizó una importante reforma, la selección del personal y un buen encargado, y la creación de un manual de servicio. 

Con lugar para 300 personas, una cava con 170 etiquetas nacionales e internacionales y un equipo en temporada de 55 personas, Teodoro es una apuesta fuerte que busca aportar a la escena gastronómica durante todo el año. Pensado desde su arquitectura para poder funcionar con eventos privados y como restaurante en paralelo, tiene sectores diferenciados en cuanto a música y una agenda seteada de espectáculos musicales y monólogos. 

Hay platos que salen de la cocina y también de la parrilla, pastas artesanales, productos de mar, más de 10 ensaladas y gran variedad de postres. 

Pedragosa Sierra esq. San Ciro, Punta del Este. Martes a sábados de 12 a 16 h y de 20 a 0 h. Domingos de 12 a 16.