Tabletón de dulce de leche, frutos rojos y mascarpone

Una combinación con un balance inmejorable

Este postre es uno de mis preferidos por siempre. Tiene un crocante hermoso, el dulzor de la mousse de dulce de leche, la frescura de los frutos rojos y la cremosidad y acidez del mascarpone. 

Esta opción es buenísima, pero también se pueden ir cambiando los rellenos y sabores, puede ser con peras, mousse de chocolate y una crema de café o algo más tropical con mango y crema de coco y menta. Realmente, hay muchas posibilidades. 

INGREDIENTES
Para 4 personas

Para la masa
 2 yemas de huevo
 62 cc vino blanco
Harina c/n (300 g aprox.) 

Mousse de dulce de leche
200 cc crema doble 
200 cc dulce de leche repostero
200 cc mascarpone
200 g frutillas frescas cortadas en mitades 
100 g de arándanos 
1 naranja 
Azúcar impalpable c/n

Preparación de la masa
En un bowl colocar las yemas y el vino blanco, y batir apenas hasta integrar. Agregar de a poco la harina hasta formar una masa uniforme, similar a la de una pasta. Cuando la masa esté lista, envolverla con papel film y llevarla a descansar a la heladera por lo menos durante una hora. 
Retirar la masa de la heladera y utilizando una pastalinda estirarla hasta que quede del grosor de una hoja. Dividir en tres rectángulos de 20 × 10 centímetros aproximadamente. Colocar en una placa y pinchar la masa con tenedor para que no se infle en el horno. Cocinar a 180 °C por cinco minutos aproximadamente hasta que esté crocante pero no dorada. Dejar enfriar la masa.

Preparación del mousse
En un bowl batir la crema a medio punto. Agregar el dulce de leche a temperatura ambiente con movimientos envolventes hasta que los ingredientes estén integrados. Reservar en la heladera por un tiempo mínimo de dos horas. 

Para el emplatado
En una tabla grande esparcir una cucharada de mousse de dulce de leche para que la primera capa del tabletón no se mueva. Colocar una lámina de tabletón. Por encima, con mucho cuidado de no quebrar la masa, colocar la mousse de dulce de leche. Para hacer esto poner cucharadas de mousse en toda la superficie de la masa, luego con una espátula fina estirar suavemente hasta llegar a todos los bordes. Encima de esto, colocar otra capa de masa, luego el mascarpone de la misma manera que hicimos con la mousse, por encima los arándanos, las frutillas y ralladura de naranja. Colocar la última capa de masa y espolvorear con azúcar impalpable. 

Del libro Relatos y recetas, Editorial Grijalbo, Penguin Random House