Una de las primeras recetas que aprendió Lucía Soria: bifes a la criolla

En homenaje a Charo, su mamá, la cocinera comparte esta receta sustanciosa y fácil, que se hace toda en una olla

Este domingo es el Día de la Madre y quiero rendir un pequeño homenaje a mi mamá, Charo. Una gran cocinera, que me inculcó el cariño por la comida casera, el sabor bien logrado y el placer de celebrar y encontrarse a través de la comida. Desde chicas mi madre nos sumó (con mis hermanas) a la cocina, primero como ayudantes y después como protagonistas en la alimentación diaria de nuestra familia.  
Esta receta fue una de las primeras que aprendí a hacer sola, cuando era adolescente. Me acuerdo que mi mamá llegaba tarde de trabajar, y ver que la cena estaba resuelta era su mayor alegría (hoy, que soy madre, la entiendo mucho mejor). 
Esta es una preparación fácil, lleva un tiempito el corte de los vegetales, pero después se hace todo en una olla, superfácil. 
Los invito a que le regalemos a mamá­ cosas valiosas de verdad y no solo en esta fecha; regalemos ayuda genuina, resolver comidas y tareas del hogar. De esa manera le estamos regalando lo más valioso: tiempo para hacer otras cosas que seguro nos divierten más. 

Ingredientes
1 kg de nalga feteada (puede ser cuadril, peceto, bola de lomo u otro corte) 
3 morrones (el color que quieras o variados) sin semillas, cortados en rodajas bien finas
3 cebollas blancas cortadas en pluma 
3 papas medianas 
2 zanahorias medianas 
1 lata de tomates perita quebrados con las manos 
1 cda. de harissa (opcional). Podés usar pimentón o alguna otra especia que te guste 
3 hojas de laurel 
Sal y aceite mezcla 
Se puede sumar una ensalada con: 
1 atado de chauchas chico, blanqueado 
2 rabanitos cortados en rodajas finas 
1 puñado de almendras tostadas picadas 
Perejil  
Vinagreta de mostaza 

Procedimiento 
Empezamos preparando todos los vegetales. Pelamos las papas, zanahorias y cebollas. Lavamos los morrones, retiramos la parte de arriba y sacamos el centro con las semillas. Después cortamos en rodajas finas. La cebolla la cortamos en pluma fina; la zanahoria, al sesgo, de 1 cm aproximadamente, y las papas, en rodajas de 1,5 cm. Reservamos todas las verduras para después armar la olla. 
Abrimos la lata de tomates y los quebramos con las manos para que queden pedazos más chicos. Chequeamos las fetas de carne y, si se necesita, sacamos exceso de grasa o nervios. 
Cuando tengamos todos los ingredientes, vamos al armado. En una olla de doble fondo amplia vamos a ir colocando capas de verduras y carnes alternadamente. Empezamos poniendo una base de aceite mezcla, colocamos una capa fina de morrones y cebollas, una de papas y zanahorias, agregamos sal, un poco de harissa o la especia que quieras usar, una hoja de laurel y sumamos unas cucharadas de salsa de tomate. Cuando terminamos esta capa, agregamos otra con la carne fileteada, sin que se superpongan un bife con el otro; tiene que cubrir toda la superficie. 
Agregamos sal y volvemos a repetir las capas de verduras y capas de carne. Completamos hasta llegar al tope de la olla. Tapamos, prendemos el fuego, dejamos que llegue a hervor y luego pasamos a un fuego mínimo para que se cocine bien. Depende de la cantidad que hagas, el tiempo que te va a llevar de cocción. Para 4 personas lo cocinamos a fuego bajo por 45-50 minutos, hasta que las papas y las zanahorias estén bien cocidas y la carne se quiebre con tenedor. Una vez que terminamos la cocción, dejamos descansar con el fuego apagado por unos 10 minutos. 
Con esta preparación tenés una comida supercompleta; pero si querés sumar algún vegetal más fresco, podés hacer una ensalada de chauchas con rabanitos y vinagreta de Dijon, una ensalada verde, de repollo o alguna otra que quieras. 

Del libro En tu casa, Editorial Grijalbo­, Penguin Random House.