• Cotizaciones
    domingo 23 de junio de 2024

    Ciclovía

    Sr. Director:

    La rambla dejó de ser un sueño en 1935. Rectificó la costa y embelleció la ciudad. El intendente de Montevideo del momento, el Sr. Dagnino, pronunció un discurso en la ceremonia oficial el día 31 de diciembre al ser inaugurada la rambla Sur. El proyecto fue obra del Arq. Scasso, quien fue un profesional destacado en la época.

    Por resolución presidencial 584/986 se declaró monumento histórico cultural en el departamento de Montevideo la zona costera comprendida desde el oeste hacia el este, a partir de la escollera Sarandí inclusive, hasta el arroyo Carrasco y de sur a norte desde el Río de la Plata hasta la rambla Costanera, incluyéndose sus dos aceras y los espacios públicos adyacentes.

    Dicha declaración se basó en el hecho de constituir un área de particular valor paisajístico, histórico y cultural. Se advierte ya al comenzar las obras, la alteración que sufre el paisaje, la amplitud visual que se pierde con estas.

    La rambla va a convertirse en una callejuela de dos vías de circulación, haciendo por lo tanto que el tránsito vaya a ser mucho menos fluido. Es de las pocas salidas que existen desde la Ciudad Vieja y el Centro hacia el este, que ya de por sí y sobre todo en las horas “pico” se encuentran abarrotadas de automóviles. A su vez, el estacionamiento casi en el medio de la rambla es como absurdo y quita la visual hacia el mar. ¿Qué necesidad existe que justifique esta obra?

    Las veredas en la rambla Sur y hasta el parque Rodó son bien amplias. Desde su construcción hasta el presente comparten su uso tanto las personas que circulan en bicicleta como las que circulan a pie. Ni siquiera en verano se recarga demasiado por esa circunstancia.

    Por otra parte, desde abril a octubre no se ven casi bicicletas por la rambla. En cambio, automóviles hay en mucha más cantidad y todo el año; por lo que lo lógico sería, en todo caso, agilizar el tránsito de ellos.

    Creemos que, para realizar esta obra, se debió consultar, además de a la Comisión del Patrimonio Histórico y Cultural, a los ciudadanos, que son quienes se benefician con esta vía. La rambla es de todos los ciudadanos.

    Asimismo, debo señalar que desde la calle Paraguay hasta la Ciudad Vieja el pavimento está totalmente destruido y desde hace ya bastante tiempo. Deberían volcarse los recursos públicos al mantenimiento y no a estas obras totalmente innecesarias.

    Las obras declaradas monumento histórico cultural, en nuestro concepto, no deben modificarse, pero sí ocuparse de su mantenimiento y preservación.

    En este caso, con estas se pierde la razón de ser por la cual se declaró la rambla como Monumento Histórico Cultural, porque se altera sustancialmente su valor paisajístico.

    Dr. Umberto Rienzi

    Cartas al director
    2024-05-01T21:39:19