• Cotizaciones
    miércoles 05 de junio de 2024

    Con cambios que intentan contemplar a organizaciones civiles, oficialismo reimpulsa el proyecto de ley de nacidos sin vida

    La iniciativa establece el derecho de los padres a la inhumación o cremación y a la inscripción; el Frente Amplio solo está dispuesto a respaldarlo si es para muertes que se producen a partir de las 20 semanas de gestación

    Transcurridos casi dos años desde que ingresó el proyecto de ley “hijos nacidos sin vida” a la Comisión de Población, Desarrollo e Inclusión del Parlamento, las senadoras Carmen Asiaín, del Partido Nacional, y Carmen Sanguinetti, del Partido Colorado, trabajan actualmente en una nueva versión de la iniciativa, que introduce cambios en algunos de los contenidos que aún generan polémica entre organizaciones sociales, académicos y actores políticos.

    La comisión tenía previsto aprobar el pasado 12 de abril —solo con los votos de la coalición— la última versión del texto acordado en agosto de 2022, que establece el derecho de los progenitores a optar por la inhumación o cremación e inscripción de los hijos nacidos sin vida. Sin embargo, la ONG Luz del Cielo, una organización de padres que brinda contención frente a la muerte gestacional y perinatal —quienes redactaron otro proyecto de ley en 2021 que fue respaldado por el Frente Amplio—, solicitó una reunión urgente para frenar el proceso.

    Tras el encuentro y luego de escuchar los planteos de los referentes de la organización, Asiaín y Sanguinetti definieron aplazar la votación con el objetivo de incluir nuevas modificaciones en el texto. Uno de los principales cambios que se analizan es incorporar la aplicación de una licencia maternal ante una pérdida en etapas avanzadas del embarazo, ya que actualmente solo se aplica una licencia por duelo de tres días. Por otro lado, también se estudia que la redacción contemple la posibilidad de una aplicación retroactiva de algunas disposiciones.

    Respecto al primer punto, Sanguinetti dijo a Búsqueda que aún no se definió exactamente a partir de qué semana comenzaría a aplicarse, pero entienden que sería sobre el tercer trimestre de gestación. Y en cuanto a la retroactividad del proyecto de ley, señaló que se trata de un aspecto solicitado por la ONG en la iniciativa presentada con la bancada del Frente Amplio. La asociación de padres pide que este punto se aplique al menos en las familias que hoy tengan un certificado de defunción para poder registrar a sus hijos con un nombre.

    “Estamos viendo cómo redactarlo para que los hijos se puedan inscribir aunque el suceso ya haya ocurrido; porque como hasta ahora esto no era posible, no podían nombrarlos”, señaló Sanguinetti, al argumentar que esto “ayudaría en el proceso de duelo”.

    La senadora dijo a Búsqueda que al incorporar estas modificaciones a pedido de la organización civil, “algo que se va a resolver la semana que viene”; se busca llegar “a un texto de consenso” para que el proyecto se vote en comisión en el correr de las próximas semanas y en el plenario del Parlamento en junio.

    “Ojalá se logre una votación por unanimidad. La ciudadanía espera que el sistema político pueda ponerse de acuerdo en estos temas”, opinó Sanguinetti.

    En tanto, Asiaín dijo a Búsqueda que el año pasado se introdujeron otras modificaciones en el proyecto de ley ante las críticas de expertos y actores de diferentes ámbitos. Entre ellas, se definió como “nacido sin vida” a “todo embrión o feto en gestación que, antes de encontrarse completamente separado del vientre materno, muere y no ha sobrevivido a la separación un instante siquiera”. En la primera versión de la iniciativa se hablaba directamente de “toda vida humana en etapa de gestación”, así se tratara de un aborto precoz (antes de las 12 semanas de gestación), aborto tardío (entre 12 y 22 semanas) o mortinato (más de 22 semanas de gestación).

    Respecto al derecho a obtener el certificado de defunción habilitante para la inhumación o cremación, en 2022 también se estableció que se podría solicitar previa confirmación del embarazo por una ultrasonografía que diera cuenta de la presencia de un embrión, dijo Asiaín.

    Distinciones

    Luego de la reunión con Sanguinetti, la ONG Luz del Cielo compareció por segunda vez ante la Comisión de Población, Desarrollo e Inclusión del Parlamento el pasado 19 de abril. En la instancia, la presidenta de la organización, Belén Piñeyrúa, afirmó que hay puntos sobre los que no pueden concordar.

    Según explicó, la organización elaboró un proyecto de ley llamado “En tu nombre”, que habla de la necesidad de reconocer la maternidad y la paternidad frente a la muerte fetal de los hijos, mientras que el proyecto de Asiaín y Sanguinetti refiere solamente a uno de los aspectos del reconocimiento, que es la inhumación con inscripción en el Registro Civil .

    “Deja a los padres sin la licencia paternal y a la licencia maternal en un limbo, dado que no menciona esto en ningún artículo. No hay una diferenciación en semanas ni en los derechos aplicados; no hay un acompañamiento en salud mental ni en retroactividad”, dijo Piñeyrúa. Es por eso que la iniciativa, tal como está hoy redactada, no los representa, ni habla de sus necesidades ni de la muerte fetal, enfatizó la psicóloga.

    En ese sentido, desde la organización plantearon una serie de cambios para que la iniciativa sea, a su entender, un adelanto en derechos sexuales y reproductivos. Johana Pérez, secretaria de la ONG, señaló que en primer lugar proponen que existan dos capítulos: uno que pueda legislar y regular las muertes tempranas (hasta la semana 20) y otro, las muertes tardías (a partir de la semana 20), ya que las causas “no son las mismas” y “englobarlas” en un mismo proyecto de ley sin límite de gestación podría vulnerar los derechos sexuales y reproductivos y los vinculados a salud mental.

    “Si pretendemos que en nuestro país se haga un registro y que, además, ese registro sirva para estudio y también para la implementación de nuevas políticas sanitarias, es necesario” realizar esa diferenciación, dijo Pérez. Según expuso la ONG, cerca de un 60% de las muertes tempranas derivan de causas genéticas, mientras que el 94% de los mortinatos “son evitables y tratables”; es por eso que no se niegan a que las muertes tempranas se legislen, “pero no de la misma manera”.

    También explicaron que se debería “redefinir” el concepto de nacidos sin vida, el cual tendría que incluir a “todo embrión o feto identificable tras un aborto espontáneo o una muerte gestacional intrauterina y que no ha sobrevivido a la separación ni un instante siquiera”.

    “Existen abortos espontáneos que se dan de manera muy temprana y lo que se expulsa, a veces, es un coágulo y no hay una identificación de un embrión o un feto”, explicó Pérez. Y agregó: “Hacer la inscripción de un embrión que no podemos identificar generaría un dolor psíquico irreparable; nos cuesta descifrar el sentido de este registro o si, realmente, es la demanda de madres y padres”.

    Por otro lado, la también psicóloga se refirió al artículo que trata sobre el derecho a la obtención del certificado de defunción habilitante para la inhumación o cremación y opinó que debería ser un derecho que le competa solo a la mujer. Esto, argumentó, porque no se sabe si el varón es efectivamente el padre de ese bebé y además porque existen situaciones de “maternidades forzadas, situaciones de violencia y abusos” que deberían ser contempladas.

    Consultada, Asiaín opinó que “a veces se lleva la discusión a un terreno erróneo”, en relación con las acusaciones de que este proyecto actúa en detrimento de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. En esa línea, el Frente Amplio mantiene hoy su postura respecto a votar la iniciativa solamente cuando la muerte se produce a partir de las 20 semanas de gestación o cuando el feto tiene un peso superior a 500 gramos, un límite que Sanguinetti definió como “aleatorio” y que no “se alinea” con el avance de la legislación internacional.

    Información Nacional
    2023-05-10T20:38:00