• Cotizaciones
    miércoles 12 de junio de 2024
    • Temas del día

    Directora de Opypa advirtió “encarecimiento” de la tierra, “riesgos” y “vulnerabilidad” por concentración

    Uruguay tiene “fortalezas” para “especializarse” en productos del agro “diferenciados” y de “alto valor”, dijo Durán

    Uruguay tiene un “diagnóstico global macro” que refiere al “lento crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) y del per cápita en particular”, ya que “en los últimos 70 años creció solamente 1,1% promedio anual”, y esto “está explicado por un lento crecimiento de la productividad a nivel macro”, lo que “genera brechas de bienestar con respecto a otros países más desarrollados”.

    El punto fue señalado por la directora de la Oficina de Programación y Política Agropecuaria (Opypa), Verónica Durán, en el marco del ciclo denominado Diálogos sobre el futuro de Uruguay: agro y producción sostenible, que promueve Naciones Unidas Uruguay.

    El encuentro fue el martes 7 de mayo en el salón de actos de la Torre Ejecutiva y en esta oportunidad se realizó en conjunto con la oficina de la Organización de la Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

    En la apertura del evento participaron los ministros de Ganadería, Agricultura y Pesca y de Ambiente,Fernando Mattos y Robert Bouvier, y el coordinador Residente de Naciones Unidas en Uruguay, Pablo Ruiz Hiebra.

    Al destacar las “tendencias nacionales futuras”, la directora de Opypa, del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), se refirió a “cambios” provocados por el incremento de la actividad agropecuaria, que “seguirá generando un encarecimiento de la tierra”, tanto en arrendamiento como en la compraventa, y la “mayor presión” sobre los recursos naturales, que implica “riesgos de degradación del suelo”, “uso intensivo de agroquímicos”, “pérdida de biodiversidad” y “presión sobre recursos hídricos”. “Es necesario atender” estos asuntos para “evitar efectos” negativos en el país, acotó.

    Planteó que “el aumento de la exposición del capital provoca mayor riesgo”, las “innovaciones organizacionales” derivan en que “se desdibuja la figura de productor tradicional” y en cuanto a la mano de obra hay “baja disponibilidad” y “brechas respecto a las competencias necesarias”. Es “necesario un crecimiento de la productividad”, como “motor del desarrollo” económico, consideró.

    Durán afirmó que “Uruguay es un jugador de primera línea en la mayoría de las agroindustrias”, tiene un porcentaje “muy alto” de exportaciones que se expresan en los agronegocios, 48% del total; la superficie del suelo de uso agropecuario acapara el 90%, unas 16 millones de hectáreas; la mano de obra ocupada por la agroindustria comprende 13% del total; y las emisiones netas de gases de efecto invernadero representan 0,03% del total.

    Capacidades y fortalezas

    Uruguay tiene “capacidades” y “fortalezas “para poder “especializarse” en productos del agro diferenciados y de “alto valor”, que tienen demanda creciente, sostuvo.

    Entre los “bienes públicos” destacados por la técnica del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) figuran el estatus sanitario, que es “clave” para el acceso a los mercados, la inocuidad regulada en cuanto al uso de hormonas promotoras del crecimiento en la producción de proteínas animales, en la innovación y en las tecnologías aplicadas al agro, específicamente en genética animal y vegetal.

    Mencionó además el “marco regulatorio que protege los recursos naturales”, como el campo natural, los recursos hídricos, planes de uso y manejo de suelos y los planes de lechería sostenible y el bosque nativo, así como la trazabilidad obligatoria del ganado, en la miel, los citrus y la avicultura.

    La “fuerte” institucionalidad agropecuaria es otro de los puntos valorados por la titular de Opypa, con el argumento de que permite un “trabajo interinstitucional” entre los sectores público y privado, pero ahí hay “desafíos” y una “posibilidad” de “mejora” en la articulación y en el diseño institucional, reconoció.

    Y señaló que identificaron seis “dimensiones estratégicas” de cara al futuro del agro y las políticas, que comprenden la inserción internacional, la logística, la sostenibilidad de los agroecosistemas, el desarrollo productivo y social, las tecnologías de información y comunicación y las capacidades institucionales.

    Uruguay tiene un “mercado interno muy chico” y depende de una “correcta” inserción internacional, y en este tema hay “vulnerabilidades” y “riesgos” comerciales, considerando que China es el principal mercado y representa el 30% de las exportaciones de bienes agropecuarios, por lo que “cualquier volatilidad o dificultad jaquea el ingreso de divisas” por exportaciones, alertó.

    La técnica dijo que también hay “mucha” concentración en pocos productos exportados. Carne, celulosa, arroz, lácteos y soja concentran el 80% de las exportaciones agroindustriales, y además tienen una “fuerte” competencia en los mercados. Por lo que resulta “clave diversificar” los mercados y la canasta exportable, y “mejorar” los aspectos de logística que están vinculados a los factores de competitividad, planteó.

    Destacó además la importancia del desarrollo de la informática en el mercado uruguayo, pero que se precisa que haya una “convergencia mayor” entre los sectores de los Tics y del agro, porque “pueden surgir oportunidades de generar productos y servicios de alto dinamismo a nivel mundial”, que “están basados en la fuerte tradición agropecuaria, pero que no son productos básicos, no son commodities sino productos que se generan a partir del conocimiento de las cadenas agroindustriales”.

    “Todos estos esfuerzos trascienden al Ministerio de Ganadería”, por lo que se incorporan otros ministerios e instituciones, sugirió.

    Levantar restricciones

    El evento fue una ocasión más para que el MGAP insista en promover y desarrollar el plan denominado Senda, como estrategia de desarrollo agropecuario, pensando en políticas de Estado que contribuyan a “solucionar el problema” del lento crecimiento económico.

    “El esfuerzo de pensar una senda del futuro, con trayectorias de largo plazo”, apunta a ese objetivo, para “aumentar la productividad de las cadenas agroindustriales en forma sostenible”, señaló Durán.

    Dijo que “la premisa es que las políticas públicas pueden levantar restricciones que enfrenta el sector privado” y “mejorar la coordinación intrasector público y con el sector privado”. “Cómo hacer para generar riqueza, reducir la desigualdad y los impactos ambientales para mejorar el bienestar de la población”, añadió.

    Tras recordar que en 2024 Opypa cumple 60 años de actividad, su directora planteó que las políticas agropecuarias apuntan a “detectar y solucionar fallas del mercado”, también a “solucionar fallas del Estado”, que “son muchas” y “a veces tienen sesgos que no son los mejores y con una línea política se pretende avanzar en una dirección, pero tienen efectos colaterales” sobre otros objetivos, entonces se le pretende dar un “marco de consistencia”.

    “Adecuar incentivos para direccionar todos los esfuerzos de la sociedad hacia el objetivo” planteado, de un desarrollo sostenible de las cadenas agroindustriales, sugirió.

    Con una mirada global, la titular de esa repartición ministerial resaltó que “Uruguay es un jugador muy importante en la oferta de alimentos”, y que “la agricultura tendrá que producir más alimentos y fibras para cubrir la demanda” creciente.

    Las tendencias mundiales marcan que “la superficie agrícola es limitada, entonces tendrá que aumentar la productividad y la eficiencia”, lo que a su vez “genera una mayor presión sobre los recursos naturales”, indicó.

    Valoró que desde el lado de la oferta hay “explotaciones agropecuarias inteligentes” y “digitalización”, que tienden a adecuarse a esas nuevas realidades de cara al futuro.

    Hizo hincapié en la ocurrencia más frecuente de eventos climáticos extremos, que afectan a la producción del agro local, y esto “no es un dato coyuntural” sino que es una situación “permanente”, sostuvo.

    Se refirió igualmente a que las políticas públicas de los diferentes países son un “componente importante”, sean comerciales o productivas, que “afecta a los mercados agrícolas”, y que “la globalización generó un aumento de las plagas transfronterizas, algo que está sucediendo cotidianamente”.

    Agro
    2024-05-21T12:38:00