• Cotizaciones
    jueves 18 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    Disminuyeron los conflictos colectivos y aumentaron los negociados individualmente

    Sin contar la negociación colectiva, la Dirección Nacional de Trabajo (Dinatra) recibió el año pasado casi 46.000 consultas, atendió 1.639 conflictos colectivos e intermedió en casi 28.000 audiencias de negociación individual. Juan Castillo, su titular, declaró a Búsqueda que se necesitan más funcionarios para atender ese caudal de actuaciones, que solo refieren a Montevideo (en el interior tiene más de 40 oficinas).

    La Dinatra es “el CTI del mundo del trabajo. El que viene es porque tiene un problema, y tener un problema en el trabajo es el problema de tu vida y alguien lo tiene que resolver”, dijo.

    Según datos de su memoria anual, la Dinatra recibió en 2016 15% más de consultas que el año anterior. La cantidad de funcionarios —unos 70, estimó Castillo— se mantuvo, pero hubo “más horas disponibles por registrar menos ausencias y realizar más horario”, señala el documento. Además de las consultas, la división negociación individual atendió a 110.620 personas agendando 29.471 audiencias (que se incrementaron 6% respecto a 2015).

    “En la (negociación) individual viene el que no tiene sindicato, o el trabajador que tiene un caso directo o siendo un afiliado a un sindicato tiene un problema personal con la empresa, por ejemplo que le liquidaron mal. Normalmente los más expuestos son los que te dejan más desarmados. En dos o tres seguidillas encontré mujeres llorando”, contó el jerarca, ex dirigente sindical.

    Casi 40% de las audiencias culminaron en acuerdo (frente a 65% en 2015) y 18% fueron dejadas sin efecto por quien las solicitó. El 10% fueron audiencias “plurales”, donde participaron cinco o más personas. También la cantidad de casos que pasaron a juicio se incrementó: de 35% en 2015 a 42% el año pasado.

    Cubículos.

    “La negociación individual se trata en cubículos de metro y medio por metro y medio, con el trabajador y el empleador ahí. Salvo en muy pocos casos, hay presión del empleador al trabajador”, señaló Castillo. Informó que los intermediarios de la Dinatra sí sufren una “presión psicológica brutal”, ante lo cual la dependencia procura un acuerdo con la Facultad de Psicología para la atención de esos funcionarios.

    En 2016 los montos de retribución acordados en esas instancias de negociación individual sumaron casi $ 405 millones y más de U$S 301.000, según la moneda en que se pactó el arreglo. Además, se procesaron 3.482 multas por incomparecencia de empresas a las audiencias, más del doble que en 2015.

    Colectivos.

    Por otro lado, los conflictos colectivos supusieron para la Dinatra 3.412 audiencias el año pasado y hubo acuerdo en el 98% de los casos. La memoria del organismo puntualiza que en el 95% de las veces los actores concurrieron haciendo uso del mecanismo preventivo, evitando la conflictividad.

    En 2016 la cantidad de conflictos colectivos disminuyó 16% en relación al año previo “pese a que los Consejos de Salarios en varios casos fueron un factor detonante y en algún caso también lo fue el deterioro de alguna fuente de trabajo producto de las dificultades regionales”, agrega la memoria. Reclamos salariales, por envíos al “seguro de paro”, despidos, problemas de relacionamiento, reivindicaciones de mayor seguridad, diferencias en torno a los descansos, fueron las quejas más atendidas. Hubo “escasos” conflictos por represión sindical.

    Al igual que en 2015, la construcción fue el sector que originó la mayor cantidad de conflictos el año pasado. Le siguió servicios generales, que muestra una “complejidad y diversidad en las modalidades de contratación de empresas tercerizadas”, según el documento. Las actividades financieras son por “tradición” las menos conflictivas.

    Economía
    2017-06-15T00:00:00