• Cotizaciones
    miércoles 05 de junio de 2024

    El Frente Amplio vota mejor en territorios “municipalizados” y en lugares donde la “presencia del Estado” es “mayor”

    El Frente Amplio no debe menospreciar el valor de los municipios y tiene que mejorar su performance electoral en aquellos territorios del país que no están “municipalizados”. Esas son dos de las conclusiones a las que arribó un informe que maneja la Comisión de Interior de la fuerza política y que fue elaborado por un equipo de frenteamplistas que se desempeña en el Congreso de Intendentes.

    El texto analiza la realidad de las administraciones municipales y comenta los cambios en el tercer nivel de gobierno que proponen los proyectos de ley del senador Sergio Botana (Partido Nacional) y de los diputados colorados Marne Osorio, Gustavo Zubía, Martín Melazzi y Sebastián Sanguinetti, sin realizar una valoración sobre su pertinencia. En la interna frentista, no obstante, hay miradas críticas sobre algunos cambios propuestos, sobre todo de la iniciativa del exintendente de Cerro Largo.

    Además de ser un insumo para el debate de estos textos, el documento busca también ser un aporte de cara al programa que la fuerza política presentará en las futuras elecciones.

    Si bien los intendentes del Frente Amplio gobiernan sobre el 60% de la población uruguaya, solo encabezan tres de 19 departamentos (Montevideo, Canelones y Salto). En las últimas elecciones departamentales, la fuerza política logró ganar en 32 de 125 municipios en disputa, mientras que en 51 participa en minoría. En ningún municipio los frenteamplistas obtuvieron los cinco concejales, mientras que la coalición oficialista consiguió “la totalidad” de los concejales en 42 casos, son algunos datos que maneja el documento.

    “Descentralizar altera el sistema de intermediación de intereses y de las modalidades que asume la participación de la ciudadanía en el proceso de toma de decisiones y transforma la estructura institucional del Estado para cumplir la función gubernativa”, dice el texto. Sostiene que la descentralización además “influye sobre el desarrollo económico y las relaciones sociales en los territorios, muchas veces con fuertes identidades”. En última instancia, este proceso “depende del proyecto político que la respalde y del avance en el desarrollo de la puja distributiva dentro y entre los territorios”.

    El documento luego realiza un análisis del balance del cuerpo electoral, y sostiene que, mientras que el 39% de los votantes están en la capital, el 15% son de Canelones y el restante 46% se encuentra en el interior, la izquierda consiguió 46% de sus votos en la capital en octubre de 2019 y el 49% en las departamentales de 2020.

    Así, mientras el Frente Amplio obtuvo 54% de sus votos en el interior del país (que fueron 50% en 2004, 53% en 2009 y 56% en 2014), los partidos de la coalición cosechan el 70% de sus adhesiones en el interior, donde gobiernan 16 de las 19 intendencias.

    “Obviamente que esta distribución no solo es producto de una construcción histórica de adhesiones, sino que también determina los discursos actuales de las fuerzas políticas, que deben, en cada circunstancia, procurar ganar adhesiones en el territorio del otro sin perder las adhesiones en el propio”, analiza el documento.

    A su vez, el Frente Amplio “obtiene sus más bajas votaciones en territorio no municipalizado, en oportunidad de las elecciones departamentales de 2020: 30%”. Esta tendencia ha sido una constante en el último ciclo electoral. Según los datos del documento, en las nacionales de 2019 la fuerza política votó 38,1% en los territorios municipalizados y 32% en los no municipalizados; mientras que la diferencia fue de 44,2% contra 29,4% en la departamentales de 2020. Incluso, si se mira los resultados de las departamentales de 2015, el Frente Amplio había logrado votar 45,9% en territorios municipalizados contra 35,6% en los no municipalizados.

    Los 125 municipios del país, dice el texto, cubren casi el 35% del territorio nacional, pero agrupan a más del 73% de la población, porcentaje que es aún mayor entre los votantes efectivos. A su vez, “casi el 80% de las 900.000 personas ‘no municipalizadas’ residen en poblaciones de más de 20.000 habitantes, básicamente en 16 capitales departamentales” (excluyendo a Montevideo, Canelones y Maldonado).

    A partir de estos datos, el texto sostiene que en primera instancia se “puede afirmar” que “el FA vota mejor donde la presencia del Estado es mayor y, por tanto, la intermediación de líderes y caudillos locales, menos necesaria, entre otros motivos”.

    Alternativas

    Sin emitir juicio de ningún tipo, el documento también hace referencia a los cambios propuestos por los dos proyectos que reforman las elecciones municipales y que se encuentran en el Parlamento. Tanto el presentado por Botana como el de los legisladores colorados separan el mecanismo de elección de los concejales de la del alcalde, impidiendo que en la elección de este último se pueda acumular votos por sublema. Además, la iniciativa de Botana le da más atribuciones al alcalde, como la posibilidad de designar un secretario general ejecutivo y de que su voto sea imprescindible para ordenar gastos. En tanto, los colorados proponen habilitar el voto cruzado entre las elecciones departamentales y las municipales.

    El presidente de la Comisión de Interior del Frente Amplio, Aníbal Pereira, saludó que la iniciativa de Botana permite seguir debatiendo el tema, aunque a su juicio favorece una “descentralización dominante”, que no es la que aspira a obtener la coalición de izquierda. “Hay aspectos electorales que corregir pero para nosotros lo prioritario es lo que genera más involucramiento de la ciudadanía”, dijo el exintendente rochense a Búsqueda, y recordó que el Frente Amplio se manifestó en contra del voto cruzado cuando se aprobó la norma, pero en la actualidad no tiene postura al respecto. “Personalmente, soy más partidario de que el voto de la departamental sea separado de la municipal”, sostuvo.

    Información Nacional
    2023-05-04T00:47:00