• Cotizaciones
    miércoles 12 de junio de 2024
    • Temas del día

    El poder de las minorías

    Sr. Director:

    “Los años me han enseñado que no se convence más que a los convencidos. Pretender apartar a las gentes de sus gustos, de sus inclinaciones naturales, para acercarlas a nosotros, es tan estéril como renegar de nosotros mismos para borrar la distancia que nos separa de tal o cual ser” (Victoria Ocampo).

    Hace alrededor de medio millón de años, el ambiente inhóspito determinó que, si no podías colaborar, no podías sobrevivir. Por tanto, dentro de la especie humana creció la presión por colaborar.

    Ello dio lugar a que “es nuestra capacidad para cooperar y conectar nuestras mentes lo que nos separa del resto de los animales”.

    Los seres humanos somos una especie que desarrolló una gran capacidad para vivir en grandes grupos comunitarios. Esta vida en sociedad ha tenido ventajas evolutivas que permiten que nuestro cerebro logre el desarrollo extensivo de las áreas dedicadas a las funciones sociales. También tuvo implicancias en nuestra conducta y la toma de decisiones muchas veces no puede ni debe ser realizada ni analizada de manera particular, sino colectivamente (Manes, Facundo y Niro, Mateo, 2014, Usar el cerebro, Editorial Planeta S. A.,1ª ed., agosto 2014, pág. 264 y siguientes).

    No obstante, también existen especies de animales que toman decisiones colectivas y exhiben conductas complejas y coordinadas.

    Investigadores de la Universidad de Princeton (Manes, Facundo y Niro, Mateo. 2014, op. cit., pág. 265) han generado modelos computacionales que posibilitan emular poblaciones animales con distinto grado de información. A partir de estas simulaciones digitales, los investigadores encontraron que, como era de esperarse, cuando la mayoría de los animales tenían una fuerte preferencia por mudarse a una locación, el grupo efectivamente se iba a su nuevo lugar predilecto.

    Pero también encontraron que, cuando la fuerza de la minoría superaba cierto umbral, que era el resultado de múltiples procesos, esta podía determinar el comportamiento grupal. Ello demostró que una minoría con opiniones fuertes puede prevalecer sobre una mayoría con convicciones más débiles.

    En la arena experimental se observa la idea de muchos filósofos: “El significado de las palabras se construye por medio de acuerdos que se difunden entre pares” (Sigman, Mariano, 2022, El poder de las palabras, Penguin Random House, pág. 52). Si el grupo de activistas es al menos un 25% de la población, entonces son capaces de convencer a todos los demás. Su fortaleza reside en la coherencia con que actúan, manteniendo tozudamente la misma convicción en medio de una mayoría más indecisa. He aquí la clave: el poder de los pequeños grupos no proviene de su autoridad, sino de su compromiso con la causa (Sigman, Mariano, 2022, op. cit., pág. 52).

    1. ¿Somos el que elige vivir la vida asumiendo riesgos o de manera conservadora? Para nadie puede ser sorpresa que en las personas pesan mucho más las pérdidas que las ganancias. Es que la evolución de las especies llevó a que en el cerebro de los humanos haya mecanismos que den prioridad a los eventos malos (Kahneman, Daniel, Pensar rápido, pensar despacio, 2012. Penguin Random House, Grupo Editorial Sudamericana, pág. 392). Por tanto, las amenazas son privilegiadas sobre las oportunidades. La sensibilidad al peligro procesa la opinión que estamos en radical desacuerdo con lo nuevo. “Lo negativo anula lo positivo de muchas maneras y la aversión a la pérdida es una de las muchas manifestaciones de predominio de la negatividad” (Kahneman, Daniel, 2012, op. cit., pág. 393). “El ‘yo’ está más motivado para evitar las caracterizaciones negativas de él mismo que para buscar las buenas. Las impresiones y los estereotipos malos se forman con más rapidez y son más resistentes a las refutaciones que los buenos” (Kahneman, Daniel, 2012, ibidem, pág. 393).

    “La aversión a la pérdida crea una asimetría que hace muy difícil lograr acuerdos. Las concesiones posibles a hacer se consideran pérdidas irrecuperables que no se pueden otorgar. Por tanto, la aversión a la pérdida es una poderosa fuerza conservadora que solo permite mínimos cambios en el statu quo de las vidas de las instituciones y las personas” (Kahneman, Daniel, 2012, ibidem, pág. 398).

    También obra un mecanismo psicológico de focalización de la atención. Sucede que se ignora la mitad del mundo. Aquello que percibimos es una construcción que realiza el cerebro. Por tanto, se trata de un “desorden atencional” por el cual se seleccionan ciertos elementos para procesar en lugar de otros que se ignoran. “Lo que se ignora es como si no existiese” (Manes, Facundo y Niro, Mateo, 2018, El cerebro del futuro, Grupo Editorial Planeta S.A.I.C., pág. 178).

    Se atiende solo aquello que confirma lo que pensamos (sesgo de confirmación) o aquello que produce facilidad cognitiva en la percepción (impresión de familiaridad).

    En suma, “para experimentar mayor facilidad cognitiva se perciben solo palabras que hemos visto con anterioridad y es esa sensación de facilidad la que nos deja la impresión de familiaridad” (Kahneman, Daniel, 2012, op. cit., pág. 86). Todo lo nuevo es inaceptable.

    “Una manera segura de que la gente crea falsedades es la repetición frecuente, porque la familiaridad no es fácilmente distinguible de la verdad” (Kahneman, Daniel, 2012, op. cit., pág. 88). Todo lo que se desvíe de lo repetido es inaceptable.

    Los académicos sugieren que en algunas especies las decisiones colectivas tienen características intrínsecas que exceden las demandas individuales. Por tanto, las propiedades colectivas surgen de la estructura y dinámica de la interacción social entre los individuos.

    Tomar una decisión colectiva haría que emergieran fenómenos propios de la interacción entre seres de la misma especie. Esta decisión podría verse influida por múltiples variables tales como el grado de información o la preferencia de un individuo por otro.

    Esto permite comprender cómo el partido político mayoritario y más organizado, con el mayor número de cuadros inmersos en las estructuras sociales del país, perdió el referéndum contra la LUC por falta de argumentos sólidos, que solo apelaron a un tipo de respuestas emocionales, cuando los supuestos líderes que los proclamaron no eran los adecuados para la contingencia histórica que vive el país.

    2. “La victoria es siempre una creación” (Sun Tzu). “Estudiosos de la vida política han observado que la heurística de la disponibilidad ayuda a explicar por qué algunos asuntos están muy presentes en la mente del público mientras otros caen en el olvido. La gente tiende a evaluar la importancia relativa a ciertos asuntos según la facilidad con la cual son traídos a la memoria, y esto viene en gran medida determinado por el grado de cobertura que encuentran en los medios. Los temas frecuentemente mencionados pueblan las mentes tanto como otros se escapan de la conciencia. Y viceversa, lo que para los medios es noticia, corresponde, según ellos, están comúnmente en la mente del público (Kahneman, Daniel, 2012, op. cit., pág. 86).

    “Los sistemas humanos crecen y se desarrollan en dirección de los temas que más hablan y las preguntas que se formulan” (David L. Cooperrider).

    Bastará percibir durante los años siguientes, hasta la próxima elección, cuáles son los temas que más se mencionan (rebaja de impuestos o “está todo mal”), para darnos cuenta de si habrá cambio de relato en el Uruguay o si la narrativa actual se mantiene.

    “El viejo mundo se muere. El nuevo tarda en aparecer. Y en ese claroscuro surgen los monstruos” (Antonio Gramsci).

    Rafael Rubio

    CI 1.267.677-8

    Cartas al director
    2023-05-03T21:16:09