• Cotizaciones
    miércoles 05 de junio de 2024

    El precio del dólar sigue sin afirmarse en la plaza local

    Mientras, el Banco Central defiende su manejo monetario y el descenso de la inflación logrado

    Después de haber arrancado el mes con una relativa estabilidad, el dólar en la plaza uruguaya se valorizó al inicio de esta semana, aunque ayer, miércoles 8, no terminó de afirmarse.

    En el circuito mayorista —conocido en la jerga como el mercado “interbancario”— la divisa se negoció a un precio promedio de $ 38,431 ayer, casi medio punto porcentual menos que en la jornada previa. En lo que va de abril el tipo de cambio aumentó 0,3%.

    Atraso y déficit parafiscal

    Según indicó el Banco Central (BCU) en su Informe de Política Monetaria del primer trimestre, publicado el viernes 3, la “evolución moderada del tipo de cambio” y un crecimiento económico por debajo del nivel potencial permitirán que la inflación se mantenga dentro del rango objetivo de 3%-6% durante todo el horizonte de política monetaria (marzo de 2026). Hacia esa fecha, estima que la tasa anual se ubicará en 5,6%, por encima de los guarismos actuales (3,7% a abril).

    Según el BCU, considerando las tres metodologías que utiliza, el tipo de cambio real de fundamentos redujo a 15,0% —desde 15,9% en el último trimestre de 2023— su desvío respecto al tipo efectivo real. Esa brecha es la que se asocia con el concepto de “atraso cambiario”, que sectores agroexportadores y políticos visualizan en los tiempos recientes como un problema serio para la producción nacional.

    El informe agrega que el IEBU, un indicador que elabora para medir la rentabilidad de las industrias exportadoras uruguayas, retrocedió 1,9% en el trimestre móvil cerrado en enero respecto al precedente y se ubicó 12% por debajo que un año atrás (noviembre de 2022-enero de 2023). El BCU lo atribuye a que la disminución de los precios de venta no logró compensar los menores costos unitarios de producción.

    En su informe el organismo también presentó los resultados de una estimación de cuánto contribuyó la política monetaria al ubicar la inflación dentro del rango meta desde hace casi un año. A partir de esos ejercicios contrafactuales, concluyó que haber mantenido la tasa de política en terreno contractivo “habría jugado un rol central”. En cambio, los factores externos no favorecieron el proceso desinflacionario.

    El BCU también consignó un cálculo sobre la eficiencia de la política monetaria desde el punto de vista del impacto que su aplicación acarrea en el resultado de la institución. Según esa simulación, “el déficit parafiscal estimado se encontró a nivel del promedio histórico”.

    Mientras tanto, el Banco Itaú Uruguay rebajó su pronóstico de inflación para todo 2024 hasta 5,50%, desde 6,50%, debido sobre todo a las “sorpresas a la baja” que dio en el primer trimestre y a un peso uruguayo “más fuerte de lo esperado”. De hecho, también revisó su proyección para el tipo de cambio para finales de año en un peso: de $ 40,50 a $ 39,50. En cambio, mantuvo la previsión de que la tasa de política quedará en 8,50% a lo largo del año, salvo que las expectativas inflacionarias sigan cediendo (en ese caso, el BCU podría recortarla).

    Misión

    Una delegación técnica del Fondo Monetario Internacional (FMI) que estuvo en los últimos días en Montevideo realizando el monitoreo anual del país destacó que “las políticas monetaria y fiscal apoyaron a la economía y preservaron las ganancias de credibilidad”. En un comunicado, el staff del organismo internacional elogió que el BCU sigue “sin intervenir en el mercado de divisas, lo que permite clarificar y hacer consistentes los principales objetivos de la política monetaria”.

    La misión del FMI también hizo recomendaciones. “Las autoridades deben seguir enfatizando en sus comunicaciones públicas que el objetivo de inflación es el punto medio del rango meta (4,5%), lo que ayudaría a anclar las expectativas (de inflación). Fortalecer la independencia de iure del Banco Central aumentaría aún más la credibilidad y respaldaría la continuidad de la política. El tipo de cambio debería seguir actuando como amortiguador, con intervenciones cambiarias limitadas a responder a condiciones desordenadas en el mercado”.

    Economía
    2024-05-08T20:23:00